"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 29 de mayo de 2012

Más información respecto a la redada policial racista en Lavapiés

Creo que terminaré volviéndome impermeable a este tipo de movidas, pero por ahora no, ni siquiera después de haber leído sobre tantos sucesos de este tipo, y presenciado alguno que otro personalmente. Sí, sí, en esa situación en la que te das cuenta de que, pese a que la calle está llena de transeúntes, nadie tiene pensado intervenir y tú sientes la necesidad de decir algo, intentas que dejen en paz a lxs migrantes y con suerte sólo te llevas un par de empujones y algún insulto o amenaza de los maderos, mientras te tragas la impotencia para no acabar en comisaría. Pero anécdotas aparte, una vez más la rabia me muerde las entrañas y siento un odio difícil de explicar.

Una compañera me enviaba el siguiente enlace (aquí) al correo, para que actualizase la información, que ya compartí ayer en este blog (aquí) basándome en el testimonio de una testigo, acerca de los sucesos que tuvieron lugar durante una redada policial en Lavapiés contra unxs migrantes del Top-Manta.

Reproduzco lo que se dice en el enlace. También invito a ver el vídeo que aparece en el medio burgués ABC (aquí) al cual, aunque me joda, no tengo otra que hacerle publicidad para mostrar el vídeo, y recomendaros que comprobéis por vosotrxs mismxs cómo han descontextualizado su contenido y manipulado lo ocurrido para dejar a los maderos como héroes.

--------------------------

Hacia las 2:30 p.m. de ayer 27 de mayo, varios policías municipales de paisano abordaron a un grupo de vecinos de Lavapiés que se ganaban la vida vendiendo gafas, bolsos, cd's, etc. en la plaza de Tirso de Molina. Los vendedores, al ver que los policías iban a robarles una vez más su mercancía, echaron a correr con las mantas al hombro por la calle Amparo. Los agentes los persiguieron. Nuestros vecinos entraron en el portal de la C/Amparo nº 10 para apoyar allí sus mantas y descansar, confiando en que de esa forma los dejarían en paz y podrían regresar en breve a su trabajo. Para su sorpresa, los agentes armados entraron a la fuerza en el edificio y empezaron a golpear las puertas de las viviendas del primer piso, mientras ellos escapaban subiendo por las escaleras. Un vecino de ese edificio, que se llama Sirindi y es también de origen africano, nos explicó que, al abrir la puerta de su casa, los policías se metieron dentro, lo amenazaron y lo identificaron, mientras él insistía en vano en explicarles que no tenía nada que ver con el asunto, que estaba en su sofá viendo la televisión.

Hacia las 2:45 p.m., y al verse acorralados por los policías, los “manteros” intentaron salir del edificio de la calle Amparo 10. Allí mismo los policías cogieron a Modu, el más joven y frágil de los vendedores. Según nos contaron sus compañeros, Modu no tiene aún 18 años. A golpes, y con la pistola en la mano, como se puede ver en el vídeo que un oportunista periodista de ABC obtuvo de uno de nuestros vecinos, lo arrastraron fuera del portal y lo tiraron al suelo. Una vez reducido, uno de los agentes continuó agrediéndole. El muchacho empezó a gritar retorciéndose de dolor. Algunas personas que estaban en las proximidades de la Plaza de Cabestreros, al observar cómo pegaban a un chaval indefenso que ya estaba reducido en el suelo, se acercaron a increpar a la policía. Entonces uno de los agentes de paisano, que estaba vigilando, sacó una porra extensible y empezó a utilizarla contra quien protestaba. Los policías, para disuadir la denuncia pública de sus abusos que se estaba produciendo de forma espontánea en la calle, empezaron a hacer disparos al aire, en un acto de despropósito que podía haber causado muertes. Para los que no conozcan Lavapiés, la calle del Amparo es una vía angosta, donde muchxs vecinos y vecinas, especialmente los domingos cuando hace buen tiempo y ha terminado el Rastro, permanecen asomadxs a los balcones. Además, cualquier persona, alertada por el ruido de la calle, pudo haberse asomado al balcón a ver qué pasaba. Si nadie resultó alcanzado por los disparos fue por pura suerte.

Finalmente, la policía acabó arrestando al menos a dos de los vendedores ambulantes, el mencionado Modu y otro chico llamado Abdoulai, que fueron trasladados a la comisaría de la Policía Nacional en la calle Leganitos. Como el caso ha tenido cierta repercusión mediática, esta vez los policías sí han avisado a un familiar de cada uno de los dos arrestados informando de su detención. Después de un año trabajando en estos temas en el barrio, en el Grupo de Migración y Convivencia de la Asamblea Popular de Lavapiés sabemos que es muy frecuente que a los detenidos, cuando son inmigrantes que carecen de documentación en regla, no se les conceda ni siquiera el derecho de informar sobre su detención a algún/a familiar o amigx. Muchas veces salen de los calabozos después de 48 o 72 horas sin ningún documento que demuestre el haber estado allí.

Aparte de los dos vecinos arrestados en la tarde de ayer en el barrio de Lavapiés, y que fueron brutalmente agredidos por la policía durante sus detenciones, al menos otras dos personas tuvieron que ser atendidas por heridas de diversa consideración provocadas por las porras eléctricas utilizadas por los policías municipales para disolver la manifestación espontánea que tuvo lugar con la intención de denunciar los hechos recién ocurridos.


Uno de ellos, trasladado en ambulancia a la Fundación Jiménez Díaz, sufre un “edema e inflamación del tercio medio con delimitación clara del objeto que causó el traumatismo” (una porra), y tendrá que permanecer al menos 3 días sin apoyar el pie, y el segundo de ellos, que acudió acompañado de unxs vecinxs al Centro de Salud Legazpi, y a falta de las correspondientes pruebas radiológicas en el hospital, presenta “traumatismo craneoencefálico y tumefacción y deformidad en el antebrazo derecho”, además de otras contusiones por porrazos en las piernas y brazos.





Pocas horas después de estos sucesos, los principales medios de comunicación escritos empezaron a publicar una versión falaz de los hechos, fiel reflejo del atestado policial aireado desde el departamento de prensa de la policía. Según esa versión, los agentes se habrían visto obligados a hacer un tiro al aire porque personas pertenecientes a una asamblea del 15-M les habían agredido con la idea de obstaculizar una intervención policial contra unos delincuentes de origen extranjero. Así lo decía, por ejemplo, el mercenario Francisco Javier Barroso, que trabaja para los dueños del diario El País, y que a las 18.45 p.m. titulaba:“Confusión, trifulca y un tiro al aire en Lavapiés: Un grupo de personas vinculado presuntamente al 15-M agrede a dos agentes que trataban de detener a un mantero en Lavapiés”.


Al poco tiempo apareció el vídeo de la agresión policial en el diario fascista ABC, y la mayoría de los y las redactorxs, entre ellxs el tal Barroso, se vieron obligadxs a cambiar sustancialmente sus notas.

En el barrio de Lavapiés sentimos la muerte cada vez más cerca en nuestras calles. La muerte a manos de policías que se arman con sofisticados artefactos, que nos secuestran y nos torturan por intentar ganarnos la vida con la dignidad que ellos y ellas no tienen. Tenemos la sospecha fundada de que, si no ponemos freno a esa violencia inmediatamente y somos capaces de unirnos para combatir con valentía a sus ejecutorxs y sus cómplices, en breve tendremos que lamentar la muerte de vecinas o vecinos nuestrxs, sin duda personas trabajadoras pobres, en plena calle.

--------------------------

Podría deciros mil cosas. Insultaros, echaros en cara esa cobardía que intentáis ocultar tras la fachada de bravucones sucedáneos de Clint Eastwood, pero en fin, seguramente me cerraríais el blog o me trincaríais por atentado contra la autoridad, ¿verdad?. Mejor me callo y me guardo los insultos y la rabia para cuando de verdad sean útiles. Lo mismo digo para lxs periodistas manipuladorxs que en nombre de la justicia, la democracia y la ética periodística seguís encubriendo abusos como éste, sabiendo que el común de la ciudadanía lee y se cree lo que dicen esos inmundos papeluchos que osáis llamar medios de información. ¿Sois capaces de mirar a la cara a la gente después de hacer lo que hacéis?, ¿de verdad tenéis tan poca vergüenza como para prostituir vuestros principios y vuestra prosa por cuatro cochinos euros, e incluso sabiendo a toda la gente a la que perjudicáis con ello?, miserables bastardxs, ¡¡buitres!!

A los agentes de la ley y el orden que valientemente se jugaron el tipo en Lavapiés para librarnos a todxs lxs españolxs buenxs, responsables, cívicxs y democráticxs de esa lacra inmigrante y delincuente (lxs españolxs nunca delinquen, y si lo hacen, es porque están poseídxs por algún Satanás que seguro que también es inmigrante), os dedico esta canción, del grupo de hardcore melódico de Madrid "Decisión", que espero que os guste tanto como a mí:


Marioneta satisfecha de ser manejada
en nombre del orden corriges, castigas
impones por sucio dinero y sentir que estás por encima de otras personas
parásitx armadx, verdugx del/de la pobre
ejecutor/a de la ley, sirvientx del amo
Don Nadie, escoria, muertx de hambre
sin uniforme ¿quién te respeta?

¡Sois despreciables!, ¡sois asquerosxs policías!
toda nuestra rabia contra todxs lxs policías

¿Qué sientes al llegar a tu casa saludando a tus hijxs satisfechx del duro trabajo?
tu madre orgullosa de ver que su hijx se ha convertido en lo que ella quería
¿Qué sientes sabiendo que tanta gente se aparta?
te miran con asco y desprecio, no quieren estar a tu lado
con gusto devolverían el daño que has hecho

¡Sois despreciables!, ¡sois asquerosxs policías!
toda nuestra rabia contra todxs lxs policías

Vigilante de nuestras sombras, algún día serás tú el/la vigiladx
el día que aprendas que no sale gratis ser un/a patéticx policía