"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 6 de mayo de 2012

Crónica del 1 de Mayo anarquista en Ourense

Dado que estuve en la manifestación, he optado por escribir una crónica propia. No obstante, invito también a leerse la publicada en el diario libertario de Lugo "El retroceso" (aquí), aunque está en galego.

------------------

Crónica de un 1º de Mayo.

La pasada jornada del 1 de Mayo en Ourense, convocada por la Coordinadora de Individualidades y Colectivos Anarquistas del Noroeste, reunía el pasado martes a aproximadamente un centenar de anarquistas de toda Galiza que acudieron a la ciudad de las burgas para recordar, un año más, a quienes fueron asesinados por el Estado no por lanzar aquel explosivo que les adjudicaron, ni tampoco por participar en la revuelta de Haymarket, sino por soñar con otro mundo más necesario que utópico e imposible y por luchar por ese mundo.

A diferencia de los sindicatos, que se movilizaron en las principales ciudades y localidades de Galiza por la mañana como hacen cada año, lxs anarquistas escogimos la segunda mitad del día para colocar nuestra marcha. Además, de este modo lxs compañerxs de Santiago de Compostela o de Coruña pudieron movilizarse también por la mañana en sus ciudades, con dos bloques críticos y anticapitalistas cuya convocatoria apareció de forma paralela a la de la movilización anarquista general en Ourense de la tarde semanas antes, y sin que ello afectase a su posible participación en la convocatoria ourensana.

En la plaza de San Marcial se empezó a reunir la gente a primeras horas del mediodía para luego dirigirse a unos soportales de la zona de vinos que resguardaban de la posible lluvia a lxs compañerxs que montaban ya las mesas y demás material para empezar a degustar cuando el reloj marcaba más o menos las 15:00, la que fue una espléndida comida vegana con platos como empanadas, tortilla vegana, arroz con verduras, ensalada y patatas con ali-oli. Tras el papeo y un buen descanso, lxs activistas regresaron a plaza San Marcial, donde tuvo lugar un acto en el que se leyeron manifiestos anticapitalistas, uno contra el patriarcado y demás material, se montó una pequeña mesa de difusión con panfletos y, ante la lejana mirada de la policía local que ya hacía su aparición, se mantuvo un ambiente animado pese a las provocaciones de un energúmeno que trató de fastidiar la jornada sin éxito insultando y molestando a varixs compañerxs.

Terminado el acto, de la misma plaza comenzó a marchar la manifestación, que se desarrolló sin incidentes entre banderas negras y rojinegras, pancartas con lemas anticapitalistas y anticarcelarios y consignas, cacerolada y cánticos variados como eran "Ata aquí chega o cheiro das torturas en Teixeiro" (Hasta aquí llega el mal olor de las torturas en Teixeiro, cárcel de la provincia de A Coruña conocida por sus malos tratos a lxs presxs y por ser donde el compañero Xosé Tarrío falleció finalmente), "A policía tortura e asasina" (La policía tortura y asesina), "Non pode ser, non pode ser, xs pobres no talego e xs ricxs no poder" (No puede ser, no puede ser, lxs pobres en el talego y lxs ricxs en el poder) entre otras, así como las ya típicas "Morte ó Estado e viva a anarquía" (Muerte al Estado y viva la anarquía) o "Abaixo os muros das prisións" (Abajo los muros de las prisiones). Otro lema no tan escuchado pero sí presente, pegadizo y gracioso fue "Qué pena me da, qué pena me da, la vieja del madero que no pudo abortar". También gritos contra personalidades políticas como la ministra de trabajo, contra el trabajo asalariado o contra los recortes, sean de este gobierno o del anterior (a nosotrxs poco nos importa, aunque el Estado se vista de seda, Estado se queda) ampliaron el repertorio de la movilización.

Al frente, una pancarta que rezaba "O problema non son os contratos-lixo, senón o lixo que nos contrata" (El problema no son los contratos-basura, sino la basura que nos contrata) encabezaba la manifestación a la que de vez en cuando se sumaba algún/a viandante y en la que se repartieron también panfletos con textos contra el capitalismo y el Estado o contra el trabajo asalariado (algunos de los cuales fueron reproducidos en este blog aquíaquí y aquí).

La mani terminaba en el parque de San Lázaro, donde las pancartas fueron colgadas en los muros del parque y se volvieron a leer manifiestos y textos ante la gente que haciendo ruido y entre gritos demostró una vez más que las ideas siguen dentro y que la supuesta invulnerabilidad de este asqueroso sistema y su mundo no es más que un mito, un mito que, por cierto, se derrumba cada vez más deprisa.

Tras ésto, y después de una agradable visita al nuevo centro social okupado de Ourense (CSO Kasa Negra, a quienes deseo suerte y ánimo con su proyecto), tocó regresar dejando atrás un buen día de lucha que, si bien no estuvo lleno de esas imágenes de disturbios y espectáculo incendiario que tanto gustan a los mass-media y sus monopolios informativos, no fue por ello menos combativa ni menos importante.

La anarquía es inevitable.
Os estamos perdiendo el miedo.