"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 5 de mayo de 2012

Caso Bombas, se acerca el final - Del 26 de Marzo al 27 de Abril.

Estos días he dejado un poco de lado el Caso Bombas, pero de todos modos, agradezco una vez más a lxs compañerxs del grupo de apoyo a lxs presxs políticxs en Chile el enviarme al correo los dos últimos resúmenes, de los cuales yo he ido extrayendo la información para redactar el texto que sigue. Podéis encontrar ambos resúmenes en el blog del grupo de apoyo a lxs presxs, aquí (del 26 de Marzo al 13 de Abril) y aquí (del 16 de Abril al 27 de Abril).

Empezaban el resumen contando que la fiscalía solicitó permiso al tribunal para instalar una cámara de vídeo en el segundo piso de la sala, con el pretexto de que dicha grabación sería destinada únicamente a fines académicos. No obstante, la cámara fue inicialmente colocada para grabar directamente a la defensa de lxs imputadxs, por lo que seguramente se buscaba tener copia en vídeo de las conversaciones de lxs compañerxs con sus abogadxs. Tras las quejas de la defensa, la cámara se orientó para grabar sólo a lxs testigos que iban a declarar, pero no en pocas ocasiones volvió a haber quejas porque la cámara grababa a lxs jueces/zas. Finalmente, conociendo la "garantía de confianza" que inspira la trayectoria de la fiscalía en este proceso en lo que respecta a verosimilitud y rigor, el tribunal retiró la cámara para evitar que la acusación la usase con fines desconocidos o que el contenido grabado se filtrase a tercerxs.

Otro suceso destacable vino cuando la acusación dijo que en uno de los ordenadores incautados en uno de los allanamientos a la okupa y biblioteca anarquista Sacco y Vanzetti, fue encontrada una foto del ex-fiscal jefe Alejandro Peña, cuya participación en la articulación y desarrollo del montaje mediático, jurídico y policial del Caso Bombas le valió un ascenso de la mano de su amiguete el señor Hinzpeter, que se lo llevó con él a las altas esferas. Según la fiscalía y según concluyeron los supuestamente "minuciosos" análisis de la BIPE (Brigada de Investigaciones Policiales Especiales), dicha foto sería única y especularon con que formaría parte de un seguimiento por parte de lxs supuestxs anarco-insurreccionalistas terroristas que, según los delirios de la fiscalía y de lxs maderxs, habrían convertido el centro social okupado y la biblioteca anarquista de la Sacco su cuartel general, y que buscarían atentar contra el fiscal, razón por la cual le habrían tomado esa foto y le estarían controlando. Sin embargo, la paranoya de la fiscalía fue rápidamente desmontada por lxs abogadxs de lxs compas, que expusieron como prueba un número del periódico burgués "La tercera" donde se puede ver esa foto que el informe de la supuesta "inteligencia" policial calificaba de "única y exclusiva". Para ver la noticia que salía en ese número, y que la defensa usó como prueba para desmontar las falacias de la fiscalía, aquí. Además, como se señala en el resumen de lxs compas, si escribes "Fiscal Peña" en Google, en la sección del buscador de Imágenes, esta es una de las primeras fotos que aparece del susodicho.

Además, la fiscalía utilizó el comunicado de lxs compañerxs de la okupa Sacco y Vanzetti (el último emitido antes de producirse las detenciones) para tratar de desmontar, tan torpes como siempre, la evidencia de que todo este proceso no ha sido más que un montaje con fines represivos y de intimidación hacia quienes construyen y dan vida a alternativas viables que dejan entrever ese mundo que al Capital no le interesa mostrar porque es harto rentable que la peña siga pensando que todo cambio es una utopía y que toca resignarse a una existencia más miserable cada día que pasa.

Según la acusación, la defensa habría extraído del mencionado comunicado, la tesis/perspectiva/argumento de que todo ésto se trata del fruto de la colusión entre cuerpos represivos del Estado y los poderes del Estado, así como también los poderes fácticos y económicos. Es una afirmación absurda, pues no hace falta leer un comunicado de una okupa para darse cuenta de que este asunto hace aguas desde hace tiempo. Basta con echar un ojo y ser objetivxs. De hecho, antes de producirse las detenciones, varios errores de la prensa burguesa al serle filtrada según qué información confidencial acerca de la operación Salamandra, terminaron demostrando que, efectivamente, todo eran falsas acusaciones, falsas pruebas, espectáculo mediático y mentiras. En dicho comunicado, ya antes de las detenciones (que poco tiempo después se hicieron realidad) se decía lo siguiente: "Mientras preparan el terreno y afilan los cuchillos para la cacería, generemos los lazos solidarios que invaliden la estrategia represiva". Para la acusación, ésto sería una instigación a entorpecer la labor investigativa y a tener cuidado de la posible represión, insinuando que dicha represión ya habría sido prevista por lxs compas, lo que para los delirios fecales, perdón, fiscales, implicaría que lxs compas sabían que habían hecho algo y que iban a por ellxs. Pasando por alto que día tras día numerosas pancartas, blogs, foros, canciones y consignas expresadas en mil soportes muestran palabras que vienen a decir lo mismo (tener cuidado de las ofensivas del poder y solidarizarnos con quienes caigan en sus garras), el comunicado únicamente explicaba, basándose en anteriores (y presentes por entonces) experiencias represivas, la más que probable deriva de los acontecimientos y de hecho, al final, no se equivocaba.

Uno de los cabecillas de la BIPE que declaró como testigo afirmó, en un primer momento, que la okupa sería un lugar al que se podía entrar libremente pues la mayoría de actividades eran abiertas al público, aunque dijeron que podían acceder a lo que llamaban el "núcleo íntimo de la casa". Sin embargo, esta vez, el madero al que preguntaron acerca de si se podía o no se podía entrar libremente a la okupa para las actividades, el policía dijo no haber podido entrar dado que es ilegal entrar en un inmueble sin una orden que legitime la incursión y que entrar en calidad de infiltradxs también estaba fuera de la legalidad.

Sin embargo, la defensa mostró un documento (firmado por este mismo agente) donde se recogía todo lo relativo a una de las numerosas actividades que ofrecía la okupa y que era pública y abierta. En ese informe, se recogía de qué se había hablado, quién había hablado y con quién, así como también en qué temas se había hecho más hincapié. Ante ésto, y para evitar reconocer que entraron ilegalmente (suponiendo que fuese verdadera su versión de que se trataba de un cuartel general terrorista cerrado al público, que no lo es, pero bueno), el policía dice que sabe perfectamente lo que pasó en esa actividad pero que no pudieron entrar en ninguna ocasión (¿?¿?), negando así mismo la existencia de cámaras ocultas o micros instalados en el interior, y también haber usado algún tipo de visor térmico desde el cual observar desde fuera. Entonces, o el tío éste sabe hacer proyección astral, o aquí falla algo.

Ante la insistencia de la defensa, abochornado y desesperado por encontrar una respuesta convincente, el policía dice que fue un tal PEB1 quien les relató lo que sucedía en el interior. PEB1 era el nombre falso que se dio a uno de lxs tantxs testigos ocultxs usadxs por la fiscalía y cuya participación en el proceso ya fue totalmente descartada tiempo atrás, antes incluso de las detenciones, en el marco de las investigaciones inmediatamente previas a las mismas, en Agosto de 2010). Con tal de no reconocer la realidad, tratan de involucrar de nuevo a este tío, pero veamos un poco de su historial.

Dicho elemento, hace años, se presentó, al parecer voluntariamente, en las oficinas de la BIPE, donde afirmó haber cometido varios ataques explosivos, de los cuales se arrepentiría ofreciéndose a colaborar con la "investigación" policial. El tío empieza a servir, supuestamente, a la policía de topo en las reuniones, mientras es investigado a fondo por la PDI, Policía De Investigaciones, la cual dedica varios meses a llenar una abultada carpeta con toda clase de datos acerca del sujeto, entre los cuales se contaría una gran cantidad de documentos correspondientes a su ficha clínica, y donde se hablaba de antecedentes por trastornos psiquiátricos de esquizofrenia grave a causa de los cuales habría resultado no imputable en juicios anteriores por diversos delitos.

A pesar de estar al tanto de sus problemas mentales, Xavier Armendariz y Francisco Jacir, anteriores fiscales, en colaboración directa con la PDI, decidieron continuar trabajando con este hombre, pero a pesar de todo, él, en sus declaraciones y testimonios, no citó nunca a la okupa Sacco y Vanzetti, ni tampoco a ninguna de las personas que fueron detenidas y/o investigadas por la policía en relación al caso de dicho CSO. Por otro lado, sí citó a otras personas relacionadas con otros colectivos ajenos a la Sacco y Vanzetti y que también fueron objeto de persecución y hostigamiento policiales.

Recordemos que lxs llamadxs testigos sin rostro, o testigos secretxs, son personas que actúan en el juicio pero sin estar allí, es decir, una entidad que supuestamente hace referencia a una persona física, aunque dicha persona física no acostumbra a aparecer y para creer en su existencia real sólo queda fiarse del testimonio de la fiscalía, a la cual, casualmente, su supuesto testimonio acostumbra a beneficiar.

La fiscalía presentó también testigos que hablaron sobre la presunta vinculación de compañerxs europexs que habrían actuado como financistas internacionales de esa asociación terrorista (la cual, por cierto, recordamos que ya se reconoció como falsa hace varios meses) enviando dinero a una cuenta bancaria y manteniendo contacto con sus destinatarixs en Chile a través del correo electrónico. Así, se insiste en la lectura (reiterada) de los e-mails que habrían intercambiado, haciendo una y otra vez especial énfasis en que el dinero iba para la financiación del terrorismo, para la manutención de la okupa y para ayuda a presxs políticxs. En dicho circo, una policía de la PDI llegó a hablar acerca de Simone y Nora, un compañero italiano y una compañera francesa cuya detención y extradición a Chile la fiscalía habría estudiado, acusándoles de financiar el terrorismo, puesto que según ésta, ambxs habrían enviado dinero para financiar la actividad del falso grupo cuya imputación a lxs compañerxs chilenxs usó la fiscalía para justificar su famosa oleada represiva. Además, se les culpaba también de viajar a Argentina donde habrían tenido contacto con "grupos antisistémicos" (ojo con los "antisistémicxs", que no andan con coñas). Aquí podéis encontrar un escrito de ambxs compañerxs acerca del intento fiscal en Chile por involucrarles en el juicio. El texto concluye, por cierto, con una frase esclarecedora, inquietante y muy cierta:

"Sabemos quiénes son los soportes financieros italianos del terrorismo en Chile: Grupo Angelini, Grupo Matte, ENDESA-ENEL, Ansaldo-Energía, Banco Intesa-Sanpaolo, ANSA Chile, B Ticino...".

Y es que no hay más terrorismo en Chile que el terrorismo de Estado, el cual protege, a su vez, el terrorismo que a través de hidroeléctricas, bancos y otras corporaciones y entidades dedicadas al expolio salvaje de la naturaleza y de las vidas de la gente, continúa hostigando al pueblo mapuche, matando, torturando y encerrando a compañerxs inocentes a lxs que involucran en montajes e imponiendo el silencio y el miedo con telebasura y represión.

Otro madero habló sobre cuánto costaría comprar los distintos materiales que supuestamente lxs compañerxs habrían usado para fabricar las bombas, señalando una por una el precio de todas las piezas. Tras ésto, una nueva testigo de la que no se tenía registro y que apareció de la nada citada por la fiscalía entró en escena para hablar sobre la entrevista que realizó al compañero Omar Hermosilla mientras éste se encontraba recluido bajo arresto domiciliario.

En esa entrevista el compañero desmintió todas las mentiras que la fiscalía había construido mediante falsas evidencias, negando así el llamado "financiamiento del terrorismo" y señalando que los fondos que, efectivamente, pudiesen haber recibido iban exclusivamente destinados a dos fines: Ayudar a compas entalegadxs y ayudar a mantener la biblioteca anarquista autogestionada de la Sacco y Vanzetti. En ningún caso para fabricar explosivos ni para amortizar el dinero del coste de los componentes de esas presuntas bombas que se inventaron Alejandro Peña, Hinzpeter y demás nostálgicxs de Pinochet.

La testigo resultó ser periodista del medio burgués Bio-Bio y, a pesar de ser una testigo citada por la fiscalía, y entre el desconcierto de sus buitres (que sin duda esperaban el típico testimonio lleno de imaginación y ajustado a los intereses y a las realidades virtuales creadas por el poder), señaló que su trabajo no era de la suficiente importancia como para hacer declaraciones concluyentes al respecto del Caso. Así, se limitó a reproducir lo que escuchó a uno de los imputados (refiriéndose a Omar Hermosilla, quien concedió una entrevista) acerca del verdadero destino del dinero de lxs colaboradorxs, y se quejó del trato mediático dado al Caso Bombas y de todo el espectáculo que se había hecho en torno al mismo, señalando como principales responsables a otros dos medios burgueses, La Tercera y El Mercurio, cuya labor des-informativa es cuanto menos vomitiva.

A lo largo del juicio, como se ha ido difundiendo, no fueron pocos los informes en los cuales, una vez utilizados como prueba, se pudo comprobar que la firma que figuraba no pertenecía al agente correspondiente, siendo descubiertos varios documentos con la firma falsificada o simplemente, firmados por otras personas aleatorias. En ninguno de estos casos lxs testigos reconocieron ni mencionaron a las personas que fueron firmando en su lugar, no siendo cuando el último día de la presentación de las pruebas por parte de la fiscalía, un testigo reconoció haber firmado varios informes de otros maderos.

Otra irregularidad es la pérdida por parte de la fiscalía de la llamada "cadena de custodia", un documento ligado a cada una de las pruebas almacenadas en un juicio y que recoge toda la información relativa a su manipulación, estudio, levantamiento, peritaje etc... La fiscalía culpó en un primer momento al funcionario encargado del tribunal de extraviar la cadena de custodia, y derivó en una discusión tras la cual lxs jueces/zas decidieron suspender el proceso hasta que apareciese el susodicho documento. Dos días después, miembros de la fiscalía aparecieron con la cadena reconociendo que había sido encontrada en sus oficinas, aunque naturalmente sin disculparse ni desmentir sus acusaciones contra el funcionario. No ha trascendido la prueba a la que correspondía esa cadena ni tampoco la razón por la cual la fiscalía la "perdió" (apostaría a que fue deliberadamente).

Declaró también un madero que se proclamaba como un "experto en el tema del anarquismo" y, especialmente, en el insurreccionalismo. El tío relató al equipo de la brigada DIPOLCAR (dirección de "inteligencia" policial de los carabineros) cómo él pensaba que podían ser lxs activistas del anarquismo de tendencias insurreccionales y para ello hace uso, según la información del resumen de lxs compañerxs, de una escueta reseña histórica y política del movimiento anarquista en la cual queda demostrado una vez más el verdadero móvil de ésta y otras tantas operaciones desarrolladas contra movimientos anarquistas y espacios o ámbitos anti-autoritarios, es decir, el amparar bajo cualquier pretexto (real o fabricado con pruebas falsas y manipulaciones, como es este caso) el interés punitivo contra todas las personas que osan poner en tela de juicio el sistema socio-económico imperante o cualquiera de sus dinámicas o lógicas.

En el juicio se hace mención al peritaje que un madero habría hecho sobre la web chilena de contrainformación Hommodolars (que la mayoría conocemos ya, pero que por si acaso no se conoce se puede encontrar aquí). En el peritaje se señala que la contrainformación en general sería monotemática y que en ella sólo se hablaría de cárceles, crítica al Estado y al capital y movimientos y luchas. Bueno, lo cierto es que como persona que gestiona un espacio contrainformativo (este blog en el que estás) y que colabora con alguno más por ahí, reconozco que sí, es un poco monotemática, pero es porque para escuchar hablar de "diversos" temas con "pluralidad" y de forma "interesante" (fútbol, fútbol, fútbol, prensa rosa, prensa rosa, prensa rosa y un poco de crónica social alarmista y noticias manipuladas) ya tenemos a vuestros medios burgueses.

A la web Hommodolars se suben tanto noticias de interés para las personas que integran/integramos movimientos sociales (especialmente aquellos de corte anarquista y anti-autoritario), como textos de solidaridad con compas entalegadxs y comunicados donde se reivindican acciones de sabotaje o destrucción en apoyo también a éstas. Entonces, dentro de la cabeza del policía, la realidad sería que esa web es una gigantesca red de comunicación donde todo está relacionado (lxs presxs son íntimxs colegas de quien recoge la información de otra web o la publica o de quién la recibe de un/a tercerx anónimx en su correo electrónico). Me pregunto si para la ilimitada imaginación de este notas, yo seré alguna clase de terrorista internacional por escribir ésto, pues según su lógica, al dar soporte informativo al caso de lxs compañerxs chilenxs les conozco y formo parte de esa red terrorista de comunicación articulada en el "desconocido" e "inexpugnable" secretismo de algo tan inaccesible para "la gente común" como lo es internet. Sarcasmos aparte, hay que reconocer que lo que no tienen de veraces y sincerxs la fiscalía chilena y sus cómplices, lo tienen de caraduras, mentirosxs pero también de imaginativxs y de ocurrentes. Más que a la inteligencia policial algunx podría intentar escribir un libro, no sé, así tal vez aprendan a leer, se culturicen un poquito y dejen de hacer el ridículo. Pero vamos, que esto es otra prueba irrefutable de que lo que se está investigando y persiguiendo son las ideas de solidaridad, libertad, autonomía y apoyo mutuo que hay tras esos textos y esas acciones, y no tanto la autoría de dichas expresiones de solidaridad, que como tales serían un pretexto bajo el que excusar esas investigaciones y persecuciones de carácter ideológico y represivo a nivel político.

También se menciona a la web Solidaridadporlxspresxs (aquí) de donde yo por cierto recibo la información en el e-mail. No, si al final la voy a liar con tanto difundir las noticias, ya veréis.

Al respecto de la ya anteriormente conocida intención del poder de involucrar a los espacios contrainformativos en el montaje (con el fin de minarlos, de "cortarles la lengua"), se puede leer aquí la réplica del colectivo de Hommodollars tras leer el peritaje en el cual se les presenta como parte de esa "red terrorista" responsable del "imperdonable" crimen de ofrecer a la gente herramientas para soñar y pensar por sí misma y de romper con los cauces establecidos por quienes nos roban la vida. No negaréis que es original.

Se habló también de las más de 60.000 escuchas telefónicas que se realizaron a cientos de personas y que fueron amparadas en que guardaban relación con el Caso Bombas. A pesar de todas las horas y dinero público (que tampoco es que importe, pero bueno) empleados en ese apéndice de la labor investigativa, lo único que se escuchó y que tuvo algo de relevancia fue una llamada realizada por el hermano de Candelaria Cortez cuando la compañera fue apuñalada por su ex-pareja, Gustavo Fuentes Aliaga "Grillo" la apuñaló y en el cual el hermano de la compa decía querer encontrar a quien la había agredido, es decir, que no se encontró nada más que una mínima información más que, en todo caso, sería válida para el caso de la agresión machista que la compañera sufrió de su ex-pareja pero que no guardaría relación con el Caso Bombas no siendo porque a la compañera se la involucró en el montaje junto a su ex-pareja, que a cambio de beneficios de reducción de condena en su sentencia por el apuñalamiento, accedió como un parásito a colaborar con el ministerio público presentándose como autor de algunas de esas bombas y contando justo lo que la fiscalía quería oír, relatos de bombas, de lazos de amistad con imputadxs etc... vamos, lo necesario para escribir el guión de la película de terror-ismo en que se ha basado todo este embrollo.

En el juicio, mientras se trataba el asunto de las escuchas, un capitán de la "inteligencia" policial, la DIPOLCAR, fue inquirido acerca de un esquema de llamadas y conexiones telefónicas entre distintas personas, donde se demostraría que uno de los teléfonos intervenidos sería el de uno de lxs abogadxs del  caso. Entre esas conexiones telefónicas figuraría la del teléfono de este abogado el cual habría telefoneado a otro, desde donde se habría llamado a otro, que a su vez llamaría a otro que habría llamado a otro que, finalmente, contactaría con un comunero mapuche, Waikilaf Cadin. En el esquema ponía, además, con tono alarmista y siniestro que el abogado había "contactado a través de tercerxs". Bueno, en realidad, más que mediante tercerxs parece que el abogado ha contactado mediante quintxs, porque joder, un teléfono llama a otro y este a otro y este a otro y así sucesivamente hasta el infinito y más allá. De todas maneras, el estupor del abogado, allí presente, fue tal que solicitó al testigo el nombre de algunx de lxs propietarixs de esxs teléfonos que actuarían de eslabones entre la supuesta conexión entre el abogado y el mapuche, así como la relevancia que esxs sujetos podrían tener para la investigación concreta del Caso Bombas, y aseguró que aunque existía esa relación según el documento del esquema, él no conocía de nada a Waikilaf. El madero dijo no acordarse de nada y se hizo el tonto. Como siempre, cuando llega el momento de demostrar la validez de las pruebas, resulta que todxs lxs testigos de la acusación tienen amnesia. Éso va a ser falta de hierro, ¿eh?, ¡hay que comer más lentejas y más vitamina C!.

Y hasta aquí la info por ahora. Se acerca el fin de la telenovela. Y es que, tras 5 años de investigaciones, seguimientos, escuchas telefónicas, falsas pruebas, documentos falsificados, elementos extraviados, testigos ocultxs, allanamientos, vigilancia y represión, tras casi 2 años de espectáculo del Caso Bombas y 5 meses de juicio político post-hundimiento del citado montaje (ruido de tambores) ¡¡la fiscalía ha terminado de exponer todo el material y la "evidencia" que recopiló sobre el caso!!. Sí, sí, no es broma, ¡han terminado!. Ahora a comienzos de Mayo la defensa se encuentra preparando sus testigos y peritos para que, finalmente, cada parte (fiscales, querellantes y abogadxs) dicten al fin sus alegatos de clausura y, con ellxs, pueda el tribunal lanzar el veredicto definitivo que pondrá fin a ésto (o tal vez no... nunca se sabe).

Si por fin termina el circo, echaré de menos actualizar al respecto, os lo aseguro...

¡Absolución definitiva para lxs 5 compañerxs!.