"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 4 de abril de 2012

[Texto] Sobre la magia griega, por una compañera anónima que anda por tierras helenas

El siguiente texto lo saqué del blog de una amiga/compañera de Sevilla que anda por tierras griegas, y a la que mando un saludo. Me lo pasó y la verdad me enamoré de él, así que os lo dejo por aquí.

La compañera, del mismo modo que yo utilizo las "x" en el género, acostumbra a usar la "e" para no dar preferencia a ningún género. Tenedlo en cuenta al leer el texto y espero que no cause molestias.

-----------------

Sobre la magia griega.

Sólo cuando vives esa fuerza, lo entiendes.

Sólo cuando las consignas que llevas años cantando empiezan a tener sentido de verdad.

Cuando ese grito único "Το πάθος για τη ελευθεριά είναι δινατότερο απ'ολα τα κελιά"* se escucha retumbando en la calle mientras los gases les queman los ojos y resisten, mientras los gases no les dejan respirar, y resisten; sólo cuando les ves y encuentras a niñes y a ancianes y a jóvenes, y todes aguantan el tirón como pueden, sólo cuando les ves desnudando la calzada, buscando adoquines para resistir porque saben del dolor de la cárcel y no es justo, porque saben del hambre de pan duro y tampoco es justo, porque saben más que nadie de recibir golpes y cómo cojones llamarle violencia a ese puto pedrusco en la calzada, como cuándo han visto tantas costillas rotas y tanta sangre y han visto a tantes morir de hambre o de cárcel o de guerra.

Sólo cuando sabes que si van a por une, van a por todes, cuando entiendes lo que es no estar sole en la lucha, porque te defenderán les tuyes pase lo que pase.

Sólo cuando ves esa barricada gigante y en primera plana a elles, a les niñes de la calle desfogando su rabia. Y quién puede tener los cojones de decirles que no al fuego, cuando tienen los huesos tan fríos de invierno y calles frías y de pañuelos que nadie les vende por tres cuartos. Quién cojones va a negarles la rabia.

Sólo cuando vives esa fuerza y estás dentro y las consignas no son frases hechas, son frases que sientes, que te salen de dentro (To pazos yia t'i eleferiá..), son frases que se gritan les unes a les otres para que no se olviden por qué aguantan los golpes, porque tiran más alto, para no perder fuerzas en los momentos más jodidos de la batalla, para seguir adelante aunque duelan los huesos.

Sólo cuando lo vives, lo entiendes.

Y sabes lo que es ese cuento chino de la solidaridad, y sabes que vale la pena luchar por preservar ese mundo, y sabes que se puede, cuando estás en el suelo aguantando los golpes ya sin poder moverte y una desconocida aparece de pronto entre tú y ese policía rabioso que no para de hincarte la porra en las costillas y se pone en medio y se lleva las hostias por ti y lo echa como puede. Sabes que se puede, que vale la pena luchar por otro mundo, que si el ser humano aún no perdió el potencial de crear esa magia, de perder ese miedo, aún estamos a tiempo de entender que podemos crear ese otro mundo. Que ya lo vivimos en cada uno de los pasos que damos hacia él. Que no queda tan lejos. Que lo llevamos dentro.

*"Το πάθος για τη ελευθεριά είναι δινατότερο απ'ολα τα κελιά" = La pasión por la libertad es más fuerte que todas las jaulas.

-----------------


Asedio - Masticando piedras.

Masticamos piedras mientras urdimos el plan, masticamos piedras mientras urdimos el plan de la batalla final, de la batalla. ¿Qué pasará cuando no haya vuelta atrás?, ¿qué pasará cuando no haya vuelta atrás?. el punto sin retorno ha llegado y ya no hay marcha atrás, en la batalla los brazos se levantan ansiosos en armas mientras mastican las piedras con las que se forjaron los altares de la normalidad.