"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 5 de abril de 2012

Sobre los incendios en Fragas do Eume (Galiza, Estado español)

Estos días una catástrofe deprimía a más de unx de nosotrxs. El bosque atlántico más grande de toda Europa era pasto de las llamas y el fuego se cobraba un gran tesoro de incalculable valor ecológico y medio-ambiental.

No ha tardado en hacer aparición el discurso oportunista de las instituciones autonómicas del Estado español en Galiza (léase Xunta de Galicia), cuyos datos situaron la cifra de hectáreas arrasadas en 750, de las cuales 500 serían de arboleda. No obstante, estos datos son tan fiables como los datos que la misma fuente nos pueda proporcionar sobre cuestiones financieras, y, sobre todo, como bien señalan lxs compas de Revista Anarquista Abordaxe, si prestamos atención a la actitud de dichas instituciones cuando, ante la ola de incendios, el presidente de la Xunta por el PP, el señor Feijoo, se dedicó a llenarse la bocaza con que ya dio comienzo la campaña de prevención de incendios, cuando, en realidad, lo único que este energúmeno hizo al respecto fue movilizar a la guardia civil, pero sin gastarse un duro en contratar a una sola persona a mayores, y es que, ¿para qué gastarse el dinero en soluciones reales cuando podemos hacer que hacemos lo que no hacemos, y éso, además, nos sale gratis?, ¡la gente no piensa!. Quienes entendáis el galego, os recomiendo la lectura de su artículo al respecto: Aquí.

Duele mucho observar, entre la necesidad de actuar de inmediato y la impotencia de sentir que lo que haces (concentraciones, manifestaciones, ayuda para apagar fuego...) no es suficiente, cómo año tras año agoniza el que es uno de los lugares más mágicos y bellos del mundo (al menos por ahora todavía se le puede llamar así). Y es que, al margen de posibles connotaciones nacionalistas (que mis palabras en absoluto buscan reflejar), vivo en Galiza y ha sido aquí donde he encontrado lugares que semejaban de otro mundo. Bosques y tramos de senderismo, ríos y mar que enamorarían a cualquiera, y que poco a poco son destruidos y subyacen a la voraz industrialización, al urbanismo, a la infraestructura para el turismo (hoteles a pie de playa, carreteras...), al fuego de algunxs desaprensivxs, a las excavadoras y a la contaminación.

Algunas fuentes piensan que es todavía pronto para señalar culpables. Sin embargo, yo me jugaría dos dedos de mi mano derecha a que son lxs de siempre, y creo que ya estamos tardando en señalarles. Y es que detrás de esta valiosa zona se encuentran desde hace tiempo codiciosos intereses económicos por parte de conocidas y poderosas entidades para las cuales la tierra y la naturaleza son sólo recursos a explotar. Los focos de los incendios son, casualmente, zonas de interés para las empresas como ENDESA que, con su falacia de la sustentabilidad y las energías "renovables" y su desarrollo "sostenible" pretende llenar el vacío dejado por la calcinación de la vida con parques eólicos, además de tener su vista fija en el río Eume, donde, camuflando su proyecto en la restauración de las minas (cuya explotación está comprobado que provoca peligrosos vertidos de carbón y metales pesados en el río), lleva tiempo intentando conseguir construir un embalse con el que explotar todo el potencial hidroeléctrico del río. Otro ejemplo de estos intereses es el intento de "repoblar" (mejor dicho, exterminar) la zona forestal con especies alóctonas como el eucalipto (cuya barata plantación frenética está cargándose las especies endémicas), y molinos que hagan las delicias del/de la visitante ignorante (y del bolsillo de más de una lumbrera también).

Además, a mayores, la zona cuenta con un yacimiento de andaluzita que ya se ha convertido en el suculento caramelo de empresas de explotación minera, de capital inglés y sudafricano.

Total, que no son pocas las bocas que babean encima de este paraíso. Sólo espero que reaccionemos a tiempo y empecemos a valorar lo que tenemos antes de perderlo del todo. Por lo de ahora, estos días varias concentraciones tuvieron lugar en diferentes localidades galegas, en concreto Pontevedra, Vigo, Coruña, Santiago de Compostela, Pontedeume, Ourense y Lugo. Informaré de siguientes convocatorias y/o actividades.

Avergonzaros lxs que miráis a otro lado, avergonzaros lxs que llenáis vuestra cuenta bancaria con el sufrimiento de lxs animales no-humanxs que asfixiáis entre las lenguas de fuego y dejáis sin hogar... ¡avergonzaros hijxs de puta!.

"La tierra no se está muriendo, la están matando, y sus asesinxs tienen nombre y apellidos" Utah Phillips.

Para finalizar esta entrada, dejo un texto escrito por una amiga y colgado en su blog (que podéis encontrar aquí), que me ha gustado bastante. Un saludo para ella.

--------------

El fuego que odio hoy lo devora todo, arranca el verde del suelo y mancha el cielo de humo triste. Las nubes se asustan y no quieren llover, el viento corre y alimenta las llamas. El fuego arrasa el bosque. Mueren plantas y animales, abrasadxs, con el miedo en los ojos, en la carne, en las ramas, en las flores. El fuego que odio está lejos, pero puedo oír a Gaya marchitándose, a los búhos huyendo de su reino, desde aquí, desde el desierto, oigo a los árboles chillar y a la tierra quedarse estéril, y hasta los pájaros que vuelan al lado de mi ventana lloran. La vida hoy es un río de llamas, un incendio en los corazones. Codicia humana, asquerosa, que corrompe hasta lo mas puro y nos deja desnudxs, frente a los edificios, indefensxs, heridxs, furiosxs y doloridxs. ¿Quién devolverá a cada ciervx su identidad, a cada insecto su guarida, a cada lobx su mirada?. Ya no creo en nadie, solo en aquello a lo que no otorgan raciocinio, que aunque es capaz de matar, nunca hará tanto daño como ese ser maldito que ha provocado esto. Mandaré abrazos de lluvia a los bosques del norte, para intentar extinguir su dolor.