"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 28 de abril de 2012

Nombran presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria a una directiva de Coca Cola

Artículo escrito por mí con la información que extraje de Revista Anarquista Abordaxe: Aquí y Aquí (en galego).

Hace un tiempo, y con el fin de difundir el libro "Coca-Cola, la historia negra de las aguas negras", escribía en este blog un artículo sobre sus despreciables actividades, haciendo un resumen de las mismas y mencionando algunas de las más escandalosas. Podéis encontrar dicho artículo aquí.

Pues bien, ésto no parece ser suficiente para el gobierno español, el cual ha nombrado a una de sus directivas, Ángela López de Sábado y Fernández, presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, algo que, además, implica también el control del Instituto Nacional de Consumo (fusionado con la otra entidad) por parte de una empresa genocida y conocida por sus horripilantes prácticas corporativas (deforestación salvaje para cultivo transgénico, sobornos a la OMS para callar su boca y conservar su prestigio, explotación infantil, financiamiento de grupos paramilitares, destrucción y contaminación de acuíferos, persecución y asesinato de sindicalistas...).

Ahora, Coca Cola España ha decidido no modificar un componente de la bebida que en EE.UU. fue retirado tras demostrarse que producía cáncer. Debe ser que para lxs altos cargos de esta gran empresa, y para aquellxs encargadxs de velar por nuestra salud (al menos en la teoría), lo que provoca cáncer a un/a norteamericanx, no se lo produce a alguien del Estado español. Quizás sería por lo tanto buena idea coger a cualquiera de estxs y hacerle tragar una buena cantidad, ya que de todos modos, seguro que no enfermarían (y yo, como soy gilipollas, voy y me lo creo).

A mayores, cabe señalar que la nueva presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria ni siquiera abandonó su puesto de directiva en Coca Cola España, sino que se ha limitado a pedir una excedencia con toda la jeta del mundo.

En fin, este hecho se suma al nombramiento de Pedro Morenés como ministro de defensa, cuando es conocido el puesto de consejero que éste ocupaba en la empresa Instalaza S.A antes de pasar a formar parte del ejecutivo (lo cual él, con no menos morro que su compañera de la inseguridad alimentaria, negó en repetidas ocasiones hasta que el registro mercantil disipó toda duda al recoger los datos de su cese en 2011). A ver si adivináis a qué se dedicaba esa empresa. ¡Respuesta correcta!, fabricación de armas. Mira, ya tienen dónde eliminar el excedente, a ver con qué nueva guerra nos sorprenden dentro de un par de años, cuando esta legislatura se acerque a su año final y toque allanar el terreno a la "oposición" y, mientras tanto, podemos seguir metiendo caña en Oriente Medio o vendiéndoselas a cualquier ejército imperialista del mundo.

El señor Pedro Morenés, además, nos sorprendía con una rara historieta hace un par de semanas. Veréis. Hace años, en Febrero de 2007, el proceso de Oslo promovió, entre otras medidas, la prohibición de fabricar y utilizar bombas de racimo. Dichos dispositivos explosivos consisten en bombas que, una vez lanzadas desde un avión de combate, se dividen en muchos fragmentos que caen como una lluvia bombardeando todo. No obstante, algunos "trozos" no explotan y cumplen accidentalmente función de minas anti-persona. 

El Estado español hizo efectiva dicha medida en su territorio a partir de Julio de 2008 y fue en este contexto cuando, la empresa Instalaza (de la cual, repito, formaba parte privilegiada el señor Morenés, actual ministro de defensa) demandó al Estado por supuestos delitos de "daño emergente" y "lucro cesante". Dicho proceso culminaba a comienzos de Abril cuando el recién nombrado ministro de defensa movió los hilos necesarios para conceder a su antigua empresa la friolera de 40 millones de euros (que lógicamente, saldrán de las arcas del dinero público) a modo de indemnización por prohibirles fabricar bombas de racimo, una decisión que, en cualquier caso, sólo fue fruto de la aplicación a la legislación española vigente entonces de las recomendaciones y conclusiones de la ONU.

Ergo, estamos hablando de que el ministro de defensa, en tiempos en los que la supuesta crisis sirve de pretexto para precarizar la vida y mantener a la gente en unas condiciones de miseria cada vez más intolerables mientras el mundo se precipita al abismo, ha cogido 40.000.000 de euros de dinero público y se los ha entregado a su antigua empresa. Y lo ha hecho, nada más ni nada menos, que porque en el 2008, las prácticas asesinas y genocidas de la susodicha empresa no coincidían con la visión de la Organización de las Naciones Unidas.

En fin, la fusión entre las empresas y los distintos cargos del Estado es cada vez más descarada y la tecnocracia se consolida. Tenemos de ministro de economía a un tío que trabajó de broker para nada menos que Lehman Brothers, una de las principales entidades causantes de la crisis económica que nos ahoga. De ministra de trabajo tenemos a una enchufada que, qué casualidad, nunca trabajó (y es que, perdóneme usted, pero ser ministra no es un trabajo). Tenemos también a una directiva de Coca Cola de presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y, para poner la guinda al pastel, a un ex-fabricante de armas de ministro de defensa que, por si fuese poco con todas las muertes y horrores que sus petarditos provocaron en el pasado, ahora entrega a su anterior empresa 40 putos millones de pavos de dinero público como indemnización, indemnización además ¿por qué?, ¿por cumplir las exigencias de la ONU?, ¿si yo infrinjo una ley de esa manera me vais a recompensar?, no lo creo. Entonces, la pregunta del millón es... ¿a qué hostias esperamos en este país para prender fuego a todxs estxs bastardxs que se están riendo en nuestra cara?.