"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 17 de abril de 2012

El Caso Bombas vuelve a la carga - Resumen del 5 al 23 de Marzo

Continúo con los resúmenes tras una temporadilla sin actualizar al respecto.

Según la información colgada en Liberación Total (aquí), la cosa continuó con la exposición del resto de "pruebas" relativas a dos de los tres allanamientos policiales de la okupa Sacco y Vanzetti (el del 11 de Diciembre y el del 14 de Agosto), así como al de la casa de la familia de Felipe Guerra.

No hay mucho que resumir aquí, la cosa continúa como de costumbre, sensacionalista muestra de todo el material incautado en la okupa por parte de la BIPE (Brigada de Investigaciones Policiales Especiales), una muestra que se enmarca en un intento del ministerio público de lograr que el Centro Social Okupado y Biblioteca anarquista Sacco y Vanzetti parezca una especie de laboratorio maligno, un centro del mal. Ejemplo de ésto es el hecho de que en el marco de esa exposición de las "evidencias", fuesen usadas fotos de las habitaciones particulares de algunas personas que vivían en esa okupa a pesar de que ellas ni siquiera estaban involucradas en el juicio, dado que éste sólo envuelve a una de las varias personas que habitaban la Sacco y Vanzetti, basándose únicamente en que se trataba de "espacios comunes". Incluso en las okupas, aunque en muchos casos se comparta habitación con otras personas, en otros cada persona cuenta con su habitación particular. Sí, en efecto, es algo que cae de cajón, pero por lo visto para la fiscalía y su imaginación no basta con que sea obvio.

Además, en todas las fotos se muestra cómo los maderos manipularon totalmente la "escena del crimen", moviendo los objetos y el mobiliario para que se ajustase lo más posible a la clase de ambiente que éstxs buscaban crear en torno a la imagen de la okupa y de las personas que allí vivían y participaban.

En lo que respecta al asalto policial a la casa familiar del compañero Felipe Guerra, más de lo mismo. Cuando toca mostrar todos los libros que fueron incautados, el descaro de la fiscalía llega al punto de tratar de esconder los títulos menos comprometedores bajo la mesa, mostrando sólo los que tenían algo que ver con la ideología política de Felipe o los que se consideraban con un contenido más "radical". Se demuestra por enésima vez consecutiva el interés de la fiscalía de criminalizar la lucha a través de la  construcción de falsas evidencias que alimenten el espectáculo macabro del "terrorismo insurreccionalista".

Acto seguido se da paso a las imágenes tomadas por parte de maderos de paisano durante los seguimientos que realizaron a lxs compas. Dichas imágenes se reducen en su práctica totalidad a fotos tomadas de los exteriores de la okupa Sacco y Vanzetti donde únicamente se ve a personas que entran y salen del interior del CSO, para luego, torpemente, mostrar una foto que nada tiene que ver con el contexto de éstas y que muestra a un compa encapuchado haciendo una pintada durante una de las múltiples manifestaciones que tienen lugar en Santiago de Chile. Cuando se pregunta por la relación, los maderos que declaran como testigo afirman que "según lo que escucharon decir a otro policía" (cuyo nombre no revelan, por lo que seguramente tampoco será llamado a declarar, qué casualidad), ese encapuchado sería una de las personas que se encuentran entre lxs acusadxs. Por si ésto fuera poco, cuando se pregunta a los testigos si reconocerían, en particular, al imputado que se correspondería con la identidad del encapuchado de la foto, sólo responden con torpeza que "reconocen a lxs imputadxs". Hombre, yo no es por nada, pero sólo jodería que no les reconociesen, después de estar años haciéndoles fotos y, "discretamente" (tan discretos como Mortadelo y Filemón), siguiendo sus pasos por las calles. Pero tal vez no es buena idea el apresurarse a darles tal "mérito" a las fuerzas represivas del Estado chileno, pues parece ser que en varias de las fotos que se enseñaron y donde aparecían los exteriores de la okupa Sacco y Vanzetti, algunos maderos que declararon como testigos confundieron a lxs imputadxs con personas que aparecían en ellas, afirmando que era la misma gente para luego quedar constatado que no era así. 5 años estudiando cada movimiento de 5 compas y aún así se equivocan. Conviene destacar así mismo un hecho en particular que lxs compañerxs de Liberación Total reflejan en su resumen. Al parecer, uno de los polis que declaró como testigo trató de explicar que una caja de cartón piedra pintada, encontrada en el interior de la okupa, sería en realidad una "maqueta" de uno de los objetivos que lxs "peligrosxs anarcoinsurreccionalistas" tratarían de volar por los aires con sus temibles bombas , perturbadoras de los sueños felices de lxs niñxs pequeñxs (qué cabronxs que son lxs vándalxs estxs, ¿eh?, nada que ver con esa policía que asalta los suburbios precarios maltratando a la población, y por supuesto, tampoco nada que ver con los ejércitos genocidas que en el nombre de la paz arrasan con culturas enteras). Resultó que esa supuesta maqueta (que el poli, insisto, indicaba que lxs okupas usaban para planificar la estrategia de un atentado) no era otra cosa que una de las piñatas utilizadas durante la fiesta de conmemoración del octavo aniversario de la okupa. La defensa de lxs compañerxs mostró las demás piñatas, confeccionadas de forma muy similar, dejando en completo ridículo al madero. Entre esas maquetas se encontraba, de hecho, una correspondiente al propio edificio de la okupa, ergo, o lxs okupas pensaban poner una bomba en su propio centro social, o algo falla. Cuando el madero insiste en que se están ocultando datos, la defensa pide que se muestre, una vez más, el vídeo correspondiente al programa Informe Especial, un programa de televisión en el que se hizo un espectáculo de sensacionalismo grotesco y paranoico a costa de la llamada Operación Salamandra (nombre oficial de las intervenciones represivas que culminaron con las detenciones que desencadenaron el luego mediáticamente denominado Caso Bombas).

Este vídeo muestra un fragmento del programa:


La intención de mostrar ésto es que en ese programa aparecían imágenes de las citadas piñatas (o si lo preferís, de las maquetas diseñadas para planificar atentados terroristas), en las que se veían los hilos de las mismas (que por supuesto, fueron retirados antes de mostrar la prueba en el juicio). Además, se pregunta al testigo si en aquel momento, la persona que grabó aquellos hechos en directo para obtener las imágenes del reportaje (o peor todavía, la persona que filtró esos datos a la prensa burguesa) contaba con la debida autorización de sus superiores, ante lo que el poli dice no recordar a ningún/a policía o periodista grabando y reconoce que no existía tal autorización lo que nos lleva a pensar que, seguramente, esas imágenes fueron deliberadamente filtradas a la prensa por alguien de los cuerpos policiales para que se construyese el reportaje y se sembrase el miedo en la población antes incluso de que cualquiera de lxs compas detenidxs pudiese exponer su versión y defenderse, tanto en el juicio como en otro medio de expresión, y aún por encima, que esa filtración fue completamente ilegal, demostrándose que, como siempre, sus propias leyes son infringidas cuando se trata de "evitar un mal mayor", como por ejemplo que esxs "malvadxs anarquistas" sigan realizando actividades y ofreciendo a las masas instrumentos y vías para pensar por sí mismxs y romper con la alienación impuesta sutilmente por la paz social, los mass-mierda y las mentiras de lxs políticxs.

A mayores, yo pregunto... ¿y esta peña es el servicio de "inteligencia" del Estado chileno, gente que confunde a personas a las que lleva espiando 5 años, o que confunde una piñata de cumpleaños con una maqueta para planificar un atentado con bomba?, en fin, por lo menos sabemos una cosa: en el Estado chileno las cosas irán mal, pero van mal para todxs. Aquí en el Estado español tenemos que jodernos con recortes en gastos sociales y en materia de derechos mientras que la pasta de los fondos dirigidos a los cuerpos represivos y militares no se ve afectada lo más mínimo, sin embargo, parece que en Chile el dinero no les alcanza ni para contratar maderos competentes. En fin, qué triste...

Respecto al testigo secreto de la fiscalía, la cosa no es menos estrambótica. Para quien no lo sepa, un/a testigo secretx es una persona que actúa en el juicio pero sin estar allí, es decir, una entidad que supuestamente hace referencia a una persona física, aunque dicha persona física no acostumbra a aparecer y para creer en su existencia real sólo queda fiarse del testimonio de la fiscalía, algo que, dadas las circunstancias, constituye una grave imprudencia. Su testimonio acostumbra a ser "revelador" o "importante" para el juicio pero casualmente juega casi siempre en pos de los intereses del Estado y sus perrxs guardianxs. En este caso, R.J.V.M. (iniciales del nombre ficticio que la fiscalía dio al supuesto testigo secreto) sería un vecino que viviría en la casa abandonada contigua a la de la okupa Sacco y Vanzetti y poco a poco intenta apropiarse de la Sacco mientras que su conducta le convierte en un ser despreciable (desde la venta de drogas hasta la violencia de género hacia su compañera sentimental). La fiscalía utilizó su testimonio (no estando él presente, claro está, lo que nos lleva a lo que dije antes, de fiarse de que eso lo escribió ese tío y no un/a notas cualquiera, con mucha imaginación, miembro del ministerio público o de algún cuerpo policial) donde él habría afirmado que en el transcurso de los enfrentamientos que tuvieron lugar el 22 de Mayo entre compañerxs y policía en los exteriores de la okupa, a él le habría aparecido en la puerta de su casa un artefacto explosivo que él, hábilmente, habría desactivado (claro, te encuentras un petardo en la puerta de casa y lo primero que se te ocurre es intentar desactivarlo para ver si estalla y te hace pedazos, si es que es de sentido común...) para luego guardársela en casa y pasados unos días entregársela a la policía. La bomba entonces cobra vida y en un primer momento se señala que contaba con un número determinado de mecanismos y mechas, que va en aumento progresivo en siguientes informes, y lo mismo sucede cuando le son supuestamente añadidos a su estructura original bidones y extintores, para luego reconocer que los extintores no formaban parte del explosivo y que eran del supuesto vecino. Vamos, un lío de agárrate y no te menees. Evidentemente, no hace falta decir que nadie ha estudiado ese supuesto explosivo ni hecho registro alguno. No se sabe cómo era en realidad el artefacto, ni tampoco quién lo investigó, ni si se encontraron huellas u otros elementos incriminatorios, ni quién lo levantó, ni dónde está ahora, ni por qué brigadas pasó ni nada de nada no siendo una mediocre acta de levantamiento redactada por dos maderos que pobremente supieron resolver las dudas y preguntas que les fueron planteadas. Volvemos a lo de antes, hay que creerse que los maderos han redactado ese acta, ¿no?. En ningún momento se da señal de querer profundizar en la supuesta existencia de ese vecino fantasma (cuya inexistencia ya varixs vecinxs de la zona han denunciado ante los medios de comunicación, siendo su voz deliberada y descaradamente silenciada y ocultada en los patéticos reportajes de espectáculo alarmista que éstos realizaron) ni mucho menos se revela su verdadera identidad ni se aclara si éste acudirá o no a declarar.

Recomiendo ver este vídeo para más información del asunto:


Bueno, finiquitado el tema de la okupa Sacco y Vanzetti, continúa la función con el comienzo de la etapa que hace referencia al atentado explosivo contra la iglesia de Sacramentinos (del cual acusan a la compañera Mónica Caballero) y el posterior allanamiento a la okupa La Crota, donde la compa residía.

Dicho atentado consistió en un artefacto de poca potencia, colocado en la puerta de la mencionada iglesia. Cuando el encargado de mantenimiento de ésta acudió la mañana del sábado 29 de Noviembre de 2009 a abrir la iglesia como de costumbre, activó el mecanismo de iniciación e hizo detonar el artefacto del cual salió una llamarada que quemó la puerta del edificio y causó otros daños leves para luego ir disminuyendo poco a poco su intensidad hasta que finalmente fue apagada con un extintor por el propio portero.

Aquí está el comunicado mediante el cual una tal Célula Rodrigo Orias se adjudica el ataque. Por cierto, ojito con abrir el enlace, pues en el comunicado hay una lista de materiales necesarios y de indicaciones a tener en cuenta para fabricar un artefacto similar. Tal y como está el percal, lo mismo un día os trincan en una mani y cuando os registren el portátil (que previamente os habrán robado, dígoo, "confiscado como prueba"), encuentran que habéis estado mirando éso y entonces mal rollo... ¡hala!, ¡toma montaje y condena de 15 añitos por listillx!. Ay, ay, ay...

La historia de quién es Rodrigo Orias (nombre que lxs ejecutorxs del citado ataque a la iglesia pusieron a su grupo de acción) es cuanto menos extraña. Se trata de un joven, al parecer de religión satánica, que el 24 de Julio de 2004 acudió a Santiago de Chile para cargarse a puñaladas al entonces sacerdote Faustion Gazziero mientras éste daba una misa en una de las catedrales más importantes de la ciudad. Al final, el adorador del demonio terminó entalegado en un psiquiátrico y le diagnosticaron esquizofrenia paranoide. En la actualidad, el tío es un conocido icono del deporte y el culturismo y ha dejado atrás su bizarro pasado de anticristo. Sobra señalar que el tío no tenía ningún tipo de inquietud política ni vinculación de cualquier clase con el movimiento okupa o anarquista. Una anécdota digna de Cuarto Milenio, anonadado me hallo madre mía...

El 11 de Diciembre de 2009 es allanada por la policía la okupa de La Crota, donde vivía la compañera Mónica Caballero, ahora imputada. Dicho asalto se produce en el marco de una operación que afectará a más espacios sociales y okupados de la ciudad y que busca intimidar al movimiento anarquista de cara a las por entonces cercanas elecciones presidenciales, ante las cuales el poder augura una nueva oleada de ataques y acciones de corte insurreccional. En este allanamiento se sigue un procedimiento similar al que se produjo en la Sacco y Vanzetti. Se obtienen fotos de todas las habitaciones (cuantas más mejor, para llenar muchas carpetas y así dar ilusión de que detrás de todo este absurdo montaje hay algo de verdad o que tenga sentido) y se incauta material que, lógicamente, fue mostrado en el juicio a lo largo de las sesiones que tuvieron lugar el mes pasado. Así, se comienza a mostrar una tras otra todas las fotos tomadas en el interior de la okupa y también a enseñar panfletos incautados y, cuidadito, parches para la ropa en los que se habían impreso lemas o dibujos contra la iglesia, tratando de que eso sirva para relacionar a la compañera con el ataque a la iglesia. Ahora mismo por aquí no puedo ponerlo, pero el descojone del que estoy siendo objeto es de campeonato, os lo aseguro. Voy a tener que ir pensando en dejar de llevar pintas, no sea que me vinculen con la lucha armada por llevar una camiseta de solidaridad con lxs compañerxs de Grecia o con el FLA por llevar un parche que pone "Liberación Animal". A fin de cuentas, cosas peores se han visto. Al final tendremos que ir en pelotas por la calle, si no al loro. Ah, no, que eso también es delito, maldita sea...

Concluye el resumen de lxs compañerxs con la denuncia de que uno de lxs abogadxs que asisten a lxs compañerxs fue detenido durante la última marcha por la educación. Aquí se puede leer su testimonio donde él mismo explica la razón (si es que se puede calificar de "razón" a eso) por la cual fue arrestado y de los malos tratos que sufrió mientras que duró su detención. Yo recomiendo dedicarle un par de minutos a su relato, pues también se esclarece de soslayo el trato recibido por algunxs de lxs estudiantes detenidxs y reprimidxs pese a que no habían hecho gala de una actitud agresiva ni ofensiva, sino simplemente por expresar su deseo de una educación pública. Yo no estoy en absoluto de acuerdo con esa clase de reivindicaciones reformistas ni con el carácter pequeño-burgués y democratilla de la CONFECH y demás estructuras de "lucha" estudiantil, pero eso no impide que me solidarice igualmente con aquellxs militantes de ésta y otras que sufren la brutalidad policial (aunque luego pidan por favor y de colegueo las cosas al mismo Estado que controla y envía a esa basura mercenaria a callar a hostias y mediante tortura las bocas que no interesa oír hablar).

Y nada más, hasta aquí hemos llegado. Esperamos más noticias.
La solidaridad debe continuar, lxs compas no estarán en el talego pero todavía pueden regresar si al final de este proceso son declaradxs culpables.
¡A la calle lxs prisionerxs de la guerra social!.