"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 18 de abril de 2012

Defensa de la alegría, poema de Mario Benedetti

La alegría. Un sentimiento, una realidad o una palabra que hace referencia a un torbellino de sensaciones encerrado en un instante inefable, en el que parece que las cadenas que nos atan al vacío existencial de la rutina y lo cotidiano se disuelven y la sonrisa se convierte en el mayor acto de subversión posible. ¿Subversión?, ¿contra qué con una simple sonrisa?, contra un mundo de lógica y razonamiento que no deja lugar para lo impredecible, lugar para lo inesperado, para la imaginación o para lo que no encaja en las ecuaciones de la ideología dominante; contra un infierno de deja-vu perpetuo gris y monótono, recorrido por el fantasma de turbas heterónomas que no van a ninguna parte pues sus pasos los guía el giro de la aguja del reloj con cada respiro, con cada tic-tac; contra el murmullo incesante del memento mori, entre el trabajo y el alienante placer del esclavo satisfecho, que compra en el centro comercial a precio de rebaja sucedáneos de autoestima y de supuesta confirmación personal, empaquetando su alma en interminables pasillos de estanterías paralelas, soñando con un Yo publicitario inalcanzable hasta convertirse en un espejismo de lo que antaño fue, sin pasión, sin anhelos y sin vida.

La alegría es el más poderoso de todos los elementos revolucionarios y junto a la rabia, nos levanta cada mañana de la cama para luchar por un mundo mejor que tal vez sea imposible, pero que nosotrxs hemos visto en los arrabales de los sueños prohibidos, de los que no se resignan al secuestro del escaparate y el tráfico de imágenes, que arden como nunca, cada vez más y que poco a poco conspiran entre las sombras para preparar el derrumbe de este mundo fétido y asqueroso.

Contra la rutina y la apatía, anarquía y alegría.

Dejo un poema de Mario Benedetti que me gusta especialmente:

-------------------- 

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y lxs miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas
defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de lxs neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias 
y los graves diagnósticos 
defender la alegría como una bandera 
defenderla del rayo y la melancolía 
de lxs ingenuxs y de lxs canallas 
de la retórica y los paros cardíacos
de las endemias y las academias
defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de lxs bomberxs
de lxs suicidas y lxs homicidas 
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres
defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de lxs proxenetas de la risa
defender la alegría como un derecho
defenderla de Dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar
y también de la alegría

--------------------