"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 10 de marzo de 2012

Tribunales intentan ocultar un asesinato racista perpetrado por la policía en Magdeburgo (Alemania)

Información extraída de Contrainfos: Aquí
Más información aquí y aquí (en alemán) y también aquí y aquí (en inglés).

Según la noticia de Contrainfos, el 5 de Marzo el tribunal provincial de Magdeburgo, en Dessau (Alemania) anunció su intención de cerrar el caso contra el agente de policía Andreas Schubert, el cual está envuelto, con varias pruebas en su contra, en el cruel asesinato de Oury Jalloh, un hombre de 36 años procedente de Sierra Leona y refugiado en Alemania que fue arrestado y quemado vivo en una celda de una comisaría el 7 de Enero de 2005. Para matarle, le ataron de pies y manos a un colchón impregnado de algún líquido inflamable y luego le prendieron fuego.

Oficialmente, se habló de un golpe de calor como causa de la muerte (y en parte es cierto, sólo que no es la clase de "golpe de calor" a la que responde ese concepto). No obstante, la actividad de grupos solidarios llevó un caso legal a los tribunales contra la policía de Dessau.

Como siempre, el sistema judicial y el policial hacen lo posible por cubrirse y defenderse mutuamente cuando una de las barbaridades que cometen en el ejercicio de sus "honorables" y "respetables" funciones, trasciende y se hace de dominio público. Es por ello por lo que ahora los tribunales hacen lo posible porque el madero sólo pague una multa de mierda (matas a un refugiado en un calabozo quemándolo vivo, y te ponen una multa, te defiendes de una agresión policial en una manifestación y vas al talego varios años, ¡viva la justicia!). Además, pretenden que tras pagar la "desproporcionada" multa que le pondrán al agente de policía, el caso sea archivado definitivamente, de manera que se aseguren de que éste no vuelva a pisar los tribunales por este asunto.

Es por ésto por lo que el 6 de Marzo un grupo de compañerxs se concentró en los exteriores de la audiencia provincial de Magdeburgo para expresar su rechazo a la impunidad con la que el sistema judicial alemán ha tratado al asesino. La policía protegió el edificio con vallas y efectivos antidisturbios aunque no se produjeron enfrentamientos, ni siquiera cuando, una vez terminó la concentración, una manifestación espontánea recorrió algunas calles de la ciudad gritando la verdad sobre el caso de Oury y rompiendo el silencio y la impunidad.

El juicio se aplazó al 13 de Marzo cuando el abogado de la familia de la víctima pidió el cambio de 3 de lxs jueces/zas así como de dos jurados por considerar que falta independencia e imparcialidad.

Policía es xenofobia y asesinato.