"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 14 de marzo de 2012

Sigue el Caso Bombas - Resumen del 20 de Febrero al 2 de Marzo.

Agradecer a lxs compañerxs chilenxs de la Agrupación por lxs presxs el haberme enviado la información.  Podéis encontrar el resumen del grupo de apoyo a presxs que me llegó a mí al correo en la página Libertad a lxs 14-A, aquí.

Una vez concluyó la exposición de todo el material relativo al lugar donde se produjo la explosión que acabó con la vida del compañero Mauricio Morales (fotografías, informes de peritaje, testimonios de policías que acudieron al sitio para la investigación, y que declaraban como testigos...), comenzaron a presentar las "pruebas" que supuestamente involucran al compañero Felipe Guerra en el mismo atentado, al ser, en el montaje de la fiscalía, el presunto acompañante de Mauricio Morales.

Cabe decir que, el montaje en el caso de Felipe, tiene su sentido. Puesto que la fiscalía no pudo vengarse de Mauricio por haber roto la paz de la metrópolis de Santiago de $hile aquella noche (dado que falleció en el intento), intentan ensañarse ahora con un compañero inocente, Felipe Guerra, al cual con montajes y mentiras pretenden hacer pagar por la bomba de Mauricio acusándole falsamente de acompañarle aquella fatídica noche.

Así mismo, la fiscalía dejó fuera del caso a 216 de lxs testigos de la acusación, eliminando a todxs lxs que hablaban en sus declaraciones de otros atentados. Resulta extraño, puesto que se intuye que, dado que lxs testigos eran de la acusación, las declaraciones de éstxs obedecerían con toda seguridad a los intereses de la misma. No cabe duda de que la fiscalía busca sacar algún provecho de esta decisión, y de hecho, a excepción de ésto, su actitud de cara al juicio no ha cambiado nada y continúan con interminables y sensacionalistas exposiciones de todo el material recopilado sobre los atentados, las cuales van acompañadas de delirantes aseveraciones que intentan relacionar a lxs compañerxs juzgadxs con los hechos creados por la fiscalía con sus estratagemas y su juego sucio (afirmaciones, por cierto, de una asertividad preocupante, dada la escasez de pruebas realmente concluyentes en poder de la fiscalía). Como ya he ido comentando y como ya han dicho lxs compañerxs del grupo de apoyo en sus resúmenes anteriores, la fiscalía ya ha recibido varias llamadas de atención tanto por parte de la defensa como por parte del propio tribunal, por lo repetitivo y aburrido de sus intervenciones, las cuales les hacen culpables de que el juicio del Caso Bombas se haya convertido en uno de los procesos jurídicos más largos de la historia de Chile.

Un buen ejemplo de la constante redundancia de la fiscalía es cuando esta semana la dedicaron en su totalidad a tratar lo referente al allanamiento del centro social okupado La idea, uno de los espacios liberados allanados por la poli en el marco de una de las varias operaciones represivas que fundamentaron el que luego sería el montaje de la Operación Salamandra, mediáticamente conocida como Caso Bombas. No faltaron las menciones una vez más a la pólvora cuya propiedad atribuyen al compañero Cristian Cancino pese a que éste ya pagó su deuda por dicho delito al declararse culpable y quedar bajo firma en comisaría, y siendo luego objeto de los delirios de la fiscalía quienes trataron torpemente de encausarle de nuevo a través de un proceso paralelo, aunque sin éxito, pues la defensa apeló que le estaban juzgando dos veces por el mismo crimen (modificando el contexto de éste) y el compañero quedó finalmente sobreseído. A pesar de dicho sobreseimiento oficial, la fiscalía continúa repitiendo lo de "su" pólvora. Lo que no sé, es si lo hace por prolongar todo lo posible un espectáculo que ya hace tiempo que ha superado las barreras del absurdo, o si se trata de cabezonería o si por el contrario, están tan mal de la cabeza que verdaderamente se creen sus gilipolleces de conspiraciones super-secretas e internacionales de anarco-insus y ex-lautaristas okupas y devoradorxs compulsivxs de niñxs que pisan la hierba del parque y corren por el pasillo del colegio (además de otras actividades terminantemente prohibidas y altamente peligrosas tales como pensar por sí mismxs, soñar, creer en sus sueños e intentar hacerlos realidad pese a la represión, leer algo más que revistas del corazón o los periódicos de la media burguesa...).

Además de repetir hasta la saciedad referencias a la pólvora de cuya posesión culparon a Cristian Cancino (varios maderos de los que participaron en el allanamiento declaran insistiendo mil veces en la, en realidad, falsa relevancia para el caso de datos como dónde la encontraron o su composición química), también hicieron un especial hincapié en el material "terrorista" encontrado dentro de la okupa, como fanzines o libros de temática anarquista, cd's de grupos de música comprometidos, panfletos etc. En fin, si encontrar fanzines en un lugar implica que es la guarida de unxs terroristas, mejor no vengáis a casa, que tengo una estantería llena de bombas, digoo, llena de fanzines y de libros. Cabe destacar que, al parecer, en el juicio, se mencionó que durante la búsqueda de esos "materiales anarquistas" encontraron una famosa obra de Lope de Vega, de la cual es oportuno rescatar el diálogo siguiente:

- ¿Quién mató al Comendador?.
- Fuenteovejuna, señor.
- ¿Y quién es Fuenteovejuna?.
- Fuenteovejuna es todo el pueblo, señor.


Continuando con lo referente a la okupa La idea, declaran algunos de los maderos que participaron en dicho allanamiento y comentan las supuestas declaraciones de algunas de las personas que se encontraban en el interior del edificio. No obstante, cuando son inquiridos sobre ello, niegan ser capaces de concretar en calidad de qué realizaron dichas declaraciones (¿imputadas, detenidas, simples entrevistadas, testigos del caso...?, ¿existirán de verdad esas declaraciones o serán más paja fabricada en las oficinas del ministerio público, como otras anteriores ya desmentidas por falsas, descontextualizadas o manipuladas?). Muchos agentes responden a la pregunta sobre el status con el que contaban lxs que hicieron supuestamente tales declaraciones con el comodín estándar (o sea, "No recuerdo") lo que es curioso dado que ésto significaría que recuerdan perfectamente las declaraciones pero no se acuerdan de si estaban esposadxs o no o si fueron detenidxs o no, lo que lleva a pensar que tienen serios problemas de lagunas o amnesia y deberían ir al/a la médicx. Sin embargo, al final algunos agentes de la PDI (Policía de investigación) afirman que lxs declarantes eran simples testigos, que se ofrecieron voluntariamente a ir a declarar al cuartel. Aunque se ve un poco borroso porque son imágenes sacadas de un telediario de la televisión burguesa chilena, vemos en estas fotos el momento en el cual, "voluntariamente", son conducidxs a un furgón por hombres equipados con armaduras de placas y armados con balas de goma (y de fuego) y gases lacrimógenos, con las manos esposadas a la espalda, para ser luego trasladadxs al cuartel, registradxs y retenidxs varias horas contra su voluntad. Curioso trato (o mejor dicho, mal-trato) para unxs testigos que habían, supuestamente, accedido a declarar y a colaborar voluntariamente con la policía, ¿no os parece?. Joder, si no llega a ser voluntariamente, ¿a quién mandáis?, ¿a lxs Power Rangers?.



Hay que señalar, por cierto, que como bien dicen lxs compañerxs chilenxs, la versión de que esas declaraciones son de lxs compas es poco creíble pues ellxs nunca accederían a proporcionar a la policía información relevante sobre sus luchas ni muchísimo menos sobre sus compañerxs, pues aquel/la que colabora con la policía no está ayudando en ningún caso a frenar la represión. No se van a compadecer de ti porque seas coleguita suyx de repente, te sacarán todo lo que puedan y luego buscarán cómo joderte a ti también. No se declara a la policía nunca, y menos cuando juegan al/a la poli buenx, poli malx. Darles información significa darles material que puedan manipular y sacar de contexto en el diseño de futuras operaciones represivas y ésto es así en Chile, aquí y en todas partes. Cuando alguien accede al chivateo a la policía, puede ser por tres razones. La primera, que es tontx, la segunda, que le han torturado y se ha derrumbado y la tercera, que ha recibido algún suculento beneficio a cambio. Para esta última posibilidad, léase el caso de Gustavo Fuentes Aliaga, alias "El grillo", bastardo que a cambio de auto-inculparse y de crear de la nada hechos y personajes que no existieron pero que sin duda ayudaron a sumar cohesión a la inconexa realidad construida por la fiscalía (que aún así, se sigue cayendo a pedazos, o sea que figúrate tú...), recibió una buena reducción de su condena por intentar matar, tiempo atrás, a Candelaria Cortez, compañera anarquista que era entonces su pareja sentimental. A fin de cuentas, ¿qué es un caso de violencia de género comparado con un montaje contra lxs terribles y malvadxs anarquistas y ex-lautaristas?.

Respecto al asalto policial al Centro Social Okupado y Biblioteca anarquista Sacco y Vanzetti, las "cabezas pensantes" de la fiscalía han esnifado alguna sustancia alucinógena o se han puesto a chupar sapos (es conocida la afición de algún que otro cargo de la fiscalía chilena por las drogas duras) y han dejado divagar su mente por derroteros psicotrópicos hasta que, volando, volando, su imaginación, nuevamente, les condujo a establecer conexiones absurdas entre dos casos que no tienen nada que ver, no siendo el tinte de represión política que marca ambos.

El 11 de Diciembre del año 2009, un grupo de agentes de un equipo táctico completo de la PDI intenta entrar por la fuerza a la okupa, en cuyo interior se encuentran algunxs compas que responden al ataque y resisten en el interior, motivo por el cual son finalmente detenidxs una vez que la poli consigue entrar en el edificio donde entre hostias y esposas, trinca a un total de 4 personas, de las cuales sólo una se encuentra involucrada en este juicio, el cual, por otro lado y aunque sobre la aclaración, no tiene nada que ver con la aplicación de ley antiterrorista ni con este juicio en concreto y se trata de un caso aparte, del cual no se debería haber hablado en este juicio pero que, mire usté, lo que son las "casualidades" del destino, que finalmente ha salido el tema de la Sacco y Vanzetti y las típicas declaraciones que intentan establecer la resistencia a un desalojo como un acto de tinte terrorista.

Aquí vemos el momento en el que una de las personas detenidas sale (voluntariamente, por supuesto) del interior de la okupa, mientras los robocops le "ayudan a caminar". Madre mía, fijaros en los maderos, si parece que en vez de a desalojar una okupa, se van al jodido desembarco de Normandía.



Cuando la fiscalía pregunta a uno de los maderos que acuden como testigos sobre lo que habían encontrado en la okupa para pensar en que se pueda relacionar con terrorismo, el madero menciona que encontró "cartuchos", omitiendo descaradamente lo que luego revelará cuando la defensa pregunta sobre la clase de cartuchos que fueron encontrados, a lo que el poli responde que se trataba de algunos de los casquillos de los cartuchos disparados por la policía contra la casa con el objetivo de "disuadir" (oiga, ¿disuadir a la peña de qué, de seguir respirando?).

Declaran luego miembros de la BIPE (Brigada de Investigaciones Policiales Especiales) que son consultados acerca del material incautado en la okupa Sacco y Vanzetti y repiten una vez más un largo etcétera de libros, fanzines, bicicletas (¿?¿?, ¡corred, tiene una bicicleta!), ordenadores, pendrives, recortes de diarios, textos, panfletos y básicamente todo lo que les dio la gana.

Declara también un "experto" perito que realizó los correspondientes análisis a una serie de pruebas que él, en su "experiencia", afirma determinar que podrían contener lo que, en un principio, parecían restos de pólvora y para sumar credibilidad a su testimonio, emplea tecnicismos varios de su gremio para referirse a las cuatro clases de partículas que, en concreto, se supone que buscaba (iones de nitrito, nitrato, partículas carbonosas y amonio). Dichas pruebas son primero analizadas por este mismo perito de manera preliminar, con un estudio superficial que tiene como fin determinar qué piezas son enviadas al laboratorio para una investigación a fondo y cuáles no necesitan ser analizadas. Total, que los elementos seleccionados por el perito son enviados al correspondiente laboratorio que las devuelve junto con los resultados de los experimentos, los cuales no debieron agradar a la fiscalía (si es que os sale todo mal, ¿eh?), razón por la cual en el juicio, misteriosamente, la fiscalía no cuenta con el documento de los informes finales sino que sólo presenta el informe del primer análisis preliminar realizado por el perito que actúa como testigo y en el cual se indica que las partículas encontradas PODRÍAN ser restos de pólvora. Ante las preguntas y dudas de la defensa y del propio tribunal respecto a esta afirmación, la versión del perito (es decir, la versión de la fiscalía) se va desmoronando por momentos hasta que, finalmente, el testigo cede y reconoce que las partículas encontradas en algunos de los materiales incautados, además de en la pólvora negra, también se encuentran presentes en productos tan cotidianos y normales como lo son el detergente en polvo, los gases insecticidas o productos de limpieza, la madera que ha estado próxima a una hoguera o a un fuego, el jabón, determinados tipos de papel, en la cabeza de las cerillas y en otra serie de productos. A las altísimas posibilidades de que esas supuestas trazas procediesen de alguno de estos elementos, se le sumaría el hecho de que en la represión a lxs compañerxs de la okupa, el equipo táctico de la policía empleó grandes cantidades de gas pimienta, lo que termina de dejar una vez más en evidencia las mentiras y las manipulaciones de la fiscalía y deja en mi opinión bien claro el origen de esas "partículas explosivas", además de definir al perito testigo como otro más de lxs embusterxs a sueldo del ministerio público. Conviene reproducir aquí las palabras de lxs compañerxs chilenxs del grupo de apoyo a lxs presxs, al respecto de cómo lxs agentes de la represión pueden aprovechar hasta los informes más irrisorios para sus fines:

"Si bien muchxs pueden decir y aludir o burlarse de estos peritajes, es necesario saber evaluarlo desde un prisma político. Como estos peritajes son tan imprecisos, pueden justificar lo que sea, entre ello abrir una causa judicial y una extensa prisión preventiva bajo ley antiterrorista, es ese el elemento a destacar para estar conscientes de la represión, acá a nadie le importan las pruebas científicas ni a la policía, ni a la fiscalía. Con peritajes lo mas imprecisos pueden llegar a inventar certezas de cualquier cosa y crear una causa o vinculaciones, esa es una variable que nunca se podrá controlar o tomar en cuenta, al igual que las fantasías o delirios de la represión".

Y llega el momento del espectáculo final. Se empieza a mostrar como evidencia todo el material incautado en la okupa. Detenidamente, se procede a la lectura de documentos que no guardan ninguna relación con el caso, como por ejemplo un "Manual de seguridad" en el que se explican cuestiones de seguridad y pasos a seguir a la hora de llevar a cabo una liberación de animales de una granja (pese a que ninguno de los sabotajes o atentados que se imputan a lxs compas guarda relación alguna con los rescates de animales no-humanxs), recortes de prensa escogidos al azar y con cuya lectura la fiscalía no concreta aquello que se supone que pretende demostrar o extensos informes en los que se recoge todo tipo de información sobre los ordenadores confiscados en la okupa (a pesar de que se reconoce que dichos equipos no pertenecen a ningunx de lxs 5 imputadxs ahora mismo en el juicio, perteneciendo tanto a algunxs de lxs compas ya sobreseídxs como a otras personas que no se encuentran ni tan siquiera formalizadas por este caso y cuya vida e intimidad no deberían incumbir al Estado y sus perrxs).

Y hasta aquí. El juicio continúa con la exposición lenta y tediosa de todas las "pruebas" encontradas tanto en la okupa durante los tres asaltos policiales que ésta sufrió (uno el 11 de Diciembre de 2009, otro el 14 de Agosto de 2010, fecha en la que comienza el montaje y el último a tan sólo dos días de haber sido desalojada, y en el cual lxs maderxs se encuentran tan sólo a un guardia de seguridad custodiando la entrada de la casa), como en los domicilios particulares allanados. A la espera, por ahora, de más información sobre cómo prosiguió la cosa.

Aquí vemos a lxs agentes de la PDI fuera de la okupa, con una caja llena de "peligroso material para la fabricación de explosivos" (y la gente se lo tiene que creer porque lo ha dicho la tele, ¿sabe usté?):


En una de las últimas entradas anteriores sobre este caso, difundía una entrevista concedida por el ministro del interior chileno, Rodrigo Hinzpeter, en la que hacía unas declaraciones absurdas. Pues bien, su actitud no ha variado y, es más, insiste en continuar tratando de mostrarse como un buenazo inocentón diciendo que en el marco de esta operación, él, como ministro del interior al frente del ministerio público, se limitó a presentar las respectivas querellas cada vez que había un bombazo, señalando a lxs jueces/zas como únicxs responsables de las decisiones de entalegar en preventiva o no a lxs compas en los periodos de tiempo que duraba la investigación. Por supuesto es ridículo pensar que el ministro del interior tenga menos poder de decisión en estos casos que un/a simple juez/a.

A continuación, el tío dice estar muy enfadado con quienes intentamos evidenciar que todo ésto no es más que un montaje que no se sostiene y que tiene como fin exclusivo el criminalizar, aislar, perseguir y reprimir una serie de ideas y posicionamientos políticos en contra de un poder Estatal y de un sistema de privilegios que configuran el marco de una sociedad injusta y egoísta, que enriquece a unxs pocxs con las miserias del resto mientras que impulsa genocidios, guerras, destrucción del medio ambiente etc.

Dejo dos de sus declaraciones que me han hecho bastante gracia:

"Me duele mucho, porque al final del día lo que uno trata de hacer es su trabajo por el bien de Chile, porque uno no está para hacer tonterías (…) generando la idea de que lo único que nos importa es la represión, cuando lo que nos importa es la solución de los problemas. Dejen gobernar al Gobierno".

Diálogo propuesto:

- Dejen gobernar al gobierno.
- No.

Me duelen las criticas y me afectan, pero saco fuerzas para seguir trabajando, porque cuando uno es ministro del Interior, tiene que inspirarse en cómo consigue que lxs chilenxs tengan mejor vida. Los sentimientos de uno tiene que guardárselos”.

Vaya hombre, pobrecillo, si hasta da pena y todo el cabrón. Dolor es lo que sienten lxs mapuches al perder a sus familiares y amigxs impunemente cada vez que escuadrones de asesinxs armadxs con metralletas y botes de gas asaltan sus aldeas. Dolor es lo que sienten aquellxs cuyas vidas habéis secuestrado en el trabajo agotador y los anhelos insípidos. Dolor es lo que sienten esxs jóvenes insurgentes y precarixs de la periferia que tu policía revienta a hostias y tirotea en las calles, las cárceles y las comisarías sólo por protestar y revolverse con rabia contra un sistema genocida y depredador que les ha recluido en los ghettos de la periferia de las grandes metrópolis de Chile como por ejemplo La pincoya o los cerros y que han crecido entre drogas, prostitución y tiroteos en cárceles de cemento y podredumbre donde es más fácil comprarse una pistola que un libro. Dolor es lo que sentiría cualquier persona con un mínimo de compasión y de corazón al mirar a su alrededor en un mundo como éste.


En fines. Que hasta aquí por ahora. Esperamos nuevas actualizaciones y por supuesto, me hago eco por enésima vez del llamado a la solidaridad con lxs 5 del 14 de Agosto, que sigue activo hasta que lxs compañerxs sean sobreseídxs y absueltxs, así como con el resto de presxs de la lucha social en Chile.