"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 24 de febrero de 2012

Textos de grupos anarquistas de afinidad a propósito de los sucesos en Valencia.

A continuación dejo dos textos que dos grupos anarquistas del Estado han escrito y difundido al respecto de los hechos en Valencia y de la lamentable (que no sorprendente, pues algunxs, para bien o para mal, estamos curadxs de espantos) actuación policial, la cual, haceros a la idea bastardxs, os devolveremos, llegado el momento, con toda nuestra rabia, con esa rabia que día a día sentimos y acumulamos como nuestro bello tesoro, el que nos empuja a seguir y nos da fuerzas para seguir soñando.

Porque estamos en guerra, en guerra contra este sistema sustentado a través de la explotación de una mayoría para el enriquecimiento imparable de una minoría privilegiada, en guerra contra quienes intentan aprovechar la creciente desesperación de las masas para obtener suculentos beneficios políticos (sean nazis, patriotas, sindicatos o traidorxs vestidxs de rojo), en guerra contra quienes nos exprimen día a día obligándonos a soportar curros de mierda y humillaciones constantes para poder sobrevivir, para comer, beber y acceder a un techo en el que pasar las horas muertas deseando todos esos sucedáneos de bienestar que aparecen en nuestro televisor, persiguiendo eternamente el sueño roto de una vida próspera.

Solidaridad y ánimo una vez más desde aquí para lxs estudiantes de Valencia. No dejéis que se apague vuestra lucha, intentarán contentaros con reformas, con sonrisas de falsa cordialidad y promesas vacías, no cedáis, sed fuertes y, juntxs, hagamos del capitalismo historia.

Larga vida a la anarquía. Muerte al Estado y a toda autoridad.

-------------

Texto del grupo Bandera Negra, adherido a la FIJA (Federación Ibérica de Juventudes Anarquistas, aquí).

Lxs perrxs del sistema atacan de nuevo - Un análisis sobre las cargas policiales contra estudiantes en Valencia

El Estado saca de nuevo a paseo a sus fieles y serviles perrxs y lxs lanza rabiosxs contra estudiantes en Valencia. Buen pistoletazo de salida a las políticas represivas que del nuevo gobierno nos esperan. Sus ajustes y recortes irán acompañados de la consiguiente represión para garantizar su aplicación.

El Estado, fiel a su tradición histórica, se erige como institución tiránica, garantizando de esta manera el mantenimiento de los privilegios de las clases dominantes. Y es que el sistema estatal-capitalista tiene muchas caretas. Habitualmente, en los regímenes democráticos el control social es más sutil y se ejerce indirectamente mediante los medios de comunicación, el ocio, la cultura y por supuesto, la educación. Pero a veces, no es suficiente, porque resulta que los dominadxs, a veces, se despiertan del letargo impuesto y reaccionan. Es entonces cuando se recurre a una represión directa y descarada, como sucedió hace días en Grecia y pasa ahora en Valencia.

Pero hemos de estar alerta. Porque no solo muerde el perro, sino que también ladra. Nos transmite el mismo odio ver las imágenes de la policía golpeando a los estudiantes del IES Lluis Vives de Valencia como el papel que los medios de comunicación izquierdistas están jugando. Está claro, que los partidos de izquierda, los Sindicatos burócratas CCOO y UGT y los medios de comunicación “progresistas” tratan de sacar rédito electoral de las luchas estudiantiles y vaciar de contenido real todo conflicto que se preste. Hasta hace nada, el PSOE era el encargado de gestionar la maquinaria represiva del Estado y CCOO y UGT firmaban y pactaban todo lo que se les ponía encima de la mesa y, como mucho, representaban alguna pataleta con huelgas generales de un día cuando estaba ya todo atado y bien atado.

Así nos muestran algunas cargas policiales como desmesuradas contra pacíficxs estudiantes, así nos justifican la brutal represión mediante cargas, detenciones y cárcel contra lxs “violentxs incontroladxs”. No es nuevo este doble rasero de los media diferenciando entre “manifestante buenx” y “manifestante malx”. El sistema tiene sus propios mecanismos de integración de la rebelión; y la realidad se nos muestra como un teatro donde cada actor/actriz juega su papel, según las necesidades del Capital. Ahora lxs policías son lxs malxs, lxs estudiantes lxs buenxs. Mañana lxs policías protegerán el orden y lxs manifestantes serán “violentxs radicales”. Los medios de desinformación jugarán siempre creando esta dicotomía, para generar de esta manera opinión donde la discrepancia en ningún caso amenace a la raíz del problema: el propio sistema. La divergencia no es más que algo puntual y circunstancial: es espectáculo. Mientras nada se salga de los márgenes de actuación impuestos por el sistema, todo va bien. ¡Ay de aquellxs que no acepten las reglas del juego!.

Pero atención nuevamente. El sistema no gana para correas para sus perrxs. La represión no siempre viene representada por un/a maderx con una porra puestx de speed. A veces se gesta en nuestra propia retaguardia y se dice nuestrx “compañerx”. Reciben diversos nombres como “comisión de respeto” o “cordones de seguridad interna”. Se autoerigen como represorxs legitimadxs por una supuesta tarea de garantizar que todo transcurra en calma. Les da igual que hayan detenido a compañerxs o que los recortes desmantelen todo servicio público que nos quede. Como es habitual en todx aquel/lla que goza o cree tener autoridad, su sentido común ha quedado anulado. Son estxs lxs que garantizarán que la protesta no se escape de los cauces marcados por el sistema, velan porque la lucha no se radicalice y no se señale al Capital y al Estado como auténticos orígenes de todo malestar social y de toda forma de dominación.

Mucho ojo, insistimos, porque éstxs hicieron su entrada en acción en Grecia bajo el amparo de una fachada marxista-autoritaria (KKE y sus Juventudes), acusando a lxs trabajadorxs que querían acceder al Parlamento griego de provocadorxs, formando auténticos cordones policiales junto con la policía, guardando conchabados simbólicamente los pilares del sistema. No es de extrañar que ya salgan a relucir lxs apagafuegos habituales. Que no nos engañen: son sistema.

Y ya por último, lanzar un grito de ánimo para lxs compañeros estudiantes de Valencia. Llamar a toda la comunidad educativa (profesorxs, personal laboral no docente y estudiantes) así como al conjunto de la clase trabajadora a que cojan de una vez por todas las riendas de su propio destino. Que se destierre todo vestigio de autoridad y delegación, que aleja a lxs propixs implicadxs de su problemática, cayendo poco a poco en la apatía y la desmovilización. Cuidado con lxs líderes estudiantiles aspirantes a políticxs. Cuidado con lxs políticxs de cualquier pelaje. Cuidado con los sindicatos subvencionados.

Golpes y hostias para lxs estudiantes en Valencia. Golpes y hostias para el pueblo griego. ¡Golpes y hostias para lxs represorxs!, esa debería ser nuestra principal consigna. A la violencia estructural del sistema se le planta cara con todas nuestras fuerzas. A un sistema que relega a la explotación, a la miseria y a una vida gris y de rodillas a las personas, se le planta cara y no valen medias tintas.

La solidaridad debe ser un arma que empleemos allí donde algún/a compañerx emprenda una lucha, allí donde un/a compañerx sea heridx, allí donde un/a compañerx sea detenidx: hemos de hacer como nuestras sus reivindicaciones. Las luchas contra los recortes de derechos y la mercantilización de los servicios públicos deben ir encaminadas a atajar sus causas, que no son otras más que el actual orden socio-económico basado en la propiedad y la autoridad. Luchemos por un régimen de libertad y horizontal, donde la explotación no tenga cabida. Luchemos por un mundo nuevo. Luchemos por la anarquía.

Contra sus perrxs de presa, vengan de donde vengan; contra toda autoridad, venga de donde venga, tenga el aspecto que tenga.

¡SOLIDARIDAD CON LXS ESTUDIANTES VALENCIANXS!
¡MADERXS, CERDXS, ASESINXS!

Grupo Bandera Negra, adherido a la Federación Ibérica de Juventudes Anarquistas (FIJA)

-------------

Texto del grupo Amor y Rabia (Valencia, aquí).

Como ya todxs sabemos en estas dos últimas semanas se han desencadenado una serie de conflictos en la ciudad de Valencia entre maderxs y estudiantes.

Todo comenzó con las protestas de lxs alumnxs del IES Lluís Vives por los recortesen la enseñanza pública. Si bien lxs policías y demás instituciones políticas valencianas no entendían que dicha protesta supusiera un peligro para la paz capitalista.

Ya vimos como el fenómeno barracón de hace unos años para acá tampoco supuso un enfrentamiento directo lxs chavalxs del Lluís Vives dieron una lección de desobediencia y justa intransigencia ante lxs policías. Cosa que nos sorprendió a todxs aquellxs que vimos como el 15-M acabó copando los espacios y portadas de la socialdemocracia más progre.

Estudiantes de 15, 16 y 17 años imposibilitaron el tráfico de una de las vías de mayor afluencia de la ciudad desatendiendo las órdenes de lxs perrxs (i) nacionales que como de costumbre acabaron por cargar violentamente contra alumnxs y profesorxs.

Luego llegaron las protestas de estudiantes universitarixs y las muestras de solidaridad generalizada con lxs represaliadxs y como respuesta la represión del Estado hacia todo reducto de desobediencia al régimen. Y vino el lunes y con él, el hálito salvaje de la revuelta.

Estudiantes y demás individuxs nos movilizamos hacia el IES Lluís Vives para declararnos en guerra contra lxs policías que reprimieron a lxs compañerxs la semana anterior y enviarles todo nuestro amor rebelde. Allí nos esperaban lxs antidisturbios con las porras y la pose de mercenarixs consolidadxs por el clamor de lxs civilizadxs. Allí estaban, impidiéndonos el paso para evitar que nos pudiésemos encontrar con lxs compañerxs que se encontraban al otro lado del cerco. Y, a cada atisbo de avance por nuestra parte otro tanto hacían ellxs augurando que el combate estaba próximo. Poco después vinieron los porrazos, las vejaciones, los puñetazos y el rescate de aquellxs que caían presxs ante lxs policías. También tocó correr. Hubo una persecución continua por las calles (1) colindantes en dónde cada uno intentábamos reencontrarnos con nuestrxs compañerxs y reagrupar el ataque y la solidaridad contra aquellxs que lxs policías reducían. Mientras, en el suelo, o en portales se retenía a todxs aquellxs que habían opuesto resistencia y habían sido capturadxs, o a cualquiera que hubiese pasado por allí. Poco después nos trasladamos a la comisaría de Zapadores para exigir la libertad de lxs detenidxs de días anteriores dónde continuó el ataque y la respuesta.

La tarde tocaba a su fin y la revuelta nos llevo hasta el símbolo del despotismo urbanita, la faraónica y omnipresente Av/ Blasco Ibañez, dónde se ocupó la facultad de Historia y cortó la calle con algunos contenedores en llamas. En el interior la conspiración seguía.

Si bien este llegó a la cúspide con el pacifismo ghandiano del 15-M, el ciudadanismo es poliforme y está presente en la rutina capitalista. Prueba de ello son lxs honradxs ciudadanxs que nos recuerdan con tono lapidario y conmiserante que debemos transigir las embestidas del Estado e ir más allá de disfrazarse de payaso y repartir flores a lxs policías está mal porque “ellxs también son trabajadorxs que cumplen órdenes y tienen mujer, hijxs e hipoteca”. Todos estos hechos no son casuales si consideramos la premisa de que las estructuras autoritarias que fiscalizan nuestras vidas (Estados, mercados económicos, familia, religión…) han puesto gran parte de sus esfuerzos para fulminar nuestros sentimientos más bellos de empatía, inocencia y rebeldía hasta conseguir que introyectemos en nuestras pautas de vida (conscientes e inconsciente) el culto a la civilización, la apatía hacia el/lahermanx (humanx\no-humanx) y la supresión de toda dignidad individual. De esta forma la criminalización es automática desde todos los vértices de la socialdemocracia. Creemos que justo eso es lo que debemos entender; la cronología del control sobre nuestras vidas. Debemos llegar al entendimiento que no hay mediación que valga entre aquellxs que año tras año se arman hasta los dientes y aquellxs que vivimos subyugadxs. No hay, puesto que no habrá nunca empatía entre quien domina y quien es dominadx.

Así pues, tras el ardor estudiantil que aspiraba a ser un golpe crítico a la apatía social, se han sucedido las operetas callejeras y las vomitivas declaraciones del autoproclamado caudillo de la revuelta estudiantil –Alberto Ordóñez- que “invita al PP a sumarse a las movilizaciones”. Elementos ególatras y autoritarios de esta especie no llegan a abarcar nuestras ansias de rebelión contra lo existente; es más,merecen nuestro ataque más contundente. Por eso, nosotrxs, anarquistas insurrectxs, le declaramos la guerra no sólo al Estado sino a este tipo que pretende gastárselas de vanguardista socialdemócrata.

Le exigimos que desista en su actitud de creerse el centro del universo y ser el apagafuegos oficial de la rabia estudiantil tal y como demostró ayer en la reunión con la delegada de gobierno y como lo hizo el lunes negociando con la policía. De lo contrario daremos respuesta tajante a sus provocaciones.

Hoy esto parece que muere: al menos la insurrección se apaga porque por lo visto siguen las concentraciones. La lucha carece del romanticismo y la rebeldía del lunes. Las movilizaciones ya no constituyen un peligro. Algunxs creen que manifestarse con libros en la mano supone algún daño a aquellxs que controlan el monopolio de la violencia. Con estrategias de este tipo en la que lxs individuxs se entregan al bucolismo y a la fantasía tenemos la guerra perdida.

Ahora bien, como anarquistas insurreccionalistas debemos seguir aglutinando la rabia, la sana sed de justicia de lxs que respondieron a la violencia policial. Debemos seguir alimentando el descontento, extendiendo la revuelta y difundir un análisis radical del conflicto valenciano. No debemos perder la oportunidad de tensar los ánimos y las emociones de aquellxs que aspiran a ser libres.

Vivir agazapadxs entre libros y consignas nos convierte en autistas de la ideología, en mastines de la organización proletaria o en su defecto en selectxs anarquistas de salón. Es ahora cuando las ideas son puestas a prueba, dónde las teorías se derrumban y nace la práctica y el análisis de la Anarquía:ahora, en las calles valencianas, a la lumbre de la tensión permanente.

Lo lamentamos por aquellxs que busquen la fórmula mágica en el 36, en Kropotkin o en Bakunin. La fórmula mágica y el análisis sin mácula no existen; sólo existen en las esferas de la abstracción y la masturbación teórica, pero no en una realidad dinámica que necesita respuestas inmediatas. La insurrección se nutre de las contradicciones y aciertos de aquellxs que luchan. No cesaremos en nuestro ataque, no cederemos, seguiremos luchando con todxs lxs valientes que se han atrevido a romper el cerco de la apatía, ahora, más que nunca, para que la huelga de estudiantes del día 29 rompa la calma del asfalto de la urbe.

Nos despedimos en pie de guerra, aquí, en las avenidas y callejones de la pestilente Valencia, embriagando nuestras noches con el salvaje olor de la revuelta.

Prometemos vencer. Salud a lxs que luchan.

Amor e Insurrección.

Grupo Anarquista Amor y Rabia
F.A.I - I.F.A (Federación Anarquista Ibérica - Internacional de Federaciones Anarquistas).

1 - En ningún caso nos quejamos ni nos sorprendió la actitud de la policía
i - Sentimos profundamente establecer esa analogía entre nuestrxs hermanxs no-humanxs y la policía

-------------