"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 3 de enero de 2012

Resumen última semana del juicio político post-Caso Bombas

Redacto una vez más un resumen de lo sucedido en torno al juicio en relación a la info que una vez más lxs compañerxs de la agrupación por lxs presxs en Chile me han enviado al e-mail (se agradece la difusión socixs).

Para más info podéis visitar su blog con frecuencia, donde se encuentra la info actualizada: Aquí

El juicio continúa. Se revisan los diferentes atentados que se imputan a lxs compañerxs.

En lo referente al ataque contra la Agencia Nacional de "Inteligencia" terminaron de declarar lxs maderxs, así como lxs peritos y lxs testigos del bombazo, incluyendo al barrendero que manipuló el artefacto y resultó herido.

La bomba estaría compuesta por un balón de gas de 2 kilos de capacidad relleno con pólvora y unido a un mecanismo de activación por relojería. Dicho explosivo fue abandonado como ya fue explicado en entradas anteriores y en otros espacios tanto afines como pertenecientes al poder en el objetivo programado para detonar horas después pero algún fallo en su fabricación hizo que no estallase, siendo encontrado por el barrendero por la mañana, quien lo confundió con basura y al manipularlo para tirarlo, fue alcanzado por la tardía explosión que le causó heridas catalogadas como leves.

En este enlace podéis leer el comunicado en el que las Fuerzas autónomas y destructivas León Czolgosz reivindican la autoría del petardazo y que se encontró impreso en varios panfletos que fueron abandonados junto al artefacto en el lugar de los hechos y reproducidos por un periódico burgués.

La autoría de este ataque se le imputa a Francisco Solar, así como a Gustavo Fuentes Aliaga, apodado "El grillo" y cobarde colaborador de la policía que no dudó en vender a sus "compañerxs" a cambio de una reducción de la condena que ya estaba y está cumpliendo por intentar matar a su compañera sentimental. Ya véis, además de chivato y mentiroso, maltratador, menuda joya el bastardo.


El otro ataque que se imputa a Francisco Solar y al Grillo es el perpetrado contra el Consejo de Defensa del Estado el 21 de Diciembre de 2006, en cuya medianoche desconocidxs instalaron en las escaleras que dan acceso al edificio una bomba similar a la utilizada contra la Agencia Nacional de Inteligencia, añadiendo un detonador eléctrico con una batería.

La bomba fue localizada antes de estallar por un grupo de policías que custodiaban la zona patrullando por los alrededores y desplegaron un operativo para desactivarla. También se encontraron panfletos donde en un texto se adjudicaba la acción un grupo llamado Tamayo Gavilán (nombre de un expropiador anarquista). Podéis ver el comunicado aquí.


Mientras se desarrolla el proceso en torno a estos dos atentados, son frecuentes los intentos de la acusación por dar a entender que existía un miedo en la población a la colocación de un explosivo en los exteriores de un edificio del Estado en horas en las que nadie o casi nadie circula por la calle. Según la información de lxs compañerxs, habrían dicho incluso que mucha gente tenía miedo a que se derrumbase el edificio con la detonación (es aquí importante salientar que la bomba utilizada contra este lugar no contenía, según la descripción policial, más pólvora que la que alcanzó a un barrendero causándole heridas leves, por lo que si no es capaz de matar a una persona a la que pilla de pleno, menos creo que sea capaz de destruir un edificio). Aunque ya hice referencia a ello en anteriores entradas, vuelvo a señalar que la defensa logró que la acusación reconociese que no había realizado ningún sondeo o análisis estadístico con preguntas a ciudadanxs y en los que quedase manifestada la existencia de ese temor por lo que sus delirios de terrorismo marxista-leninista insurreccionalista-anarquista-okupa-peligroso no deben ser tenidos en cuenta.

La mayoría de testigos empleadxs por la acusación siguen siendo policías que trabajaron en la desarticulación de la bomba así como altos cargos de diferentes brigadas. Recordemos que el segundo al mando de la brigada de inteligencia (jajajaja de inteligencia jajaja, ejem, vale, lo siento) que desconocía la diferencia entre Marxismo-Leninismo y anarquismo, además de no ser capaz de describir la ideología de grupos tan conocidos para cualquiera que estudie la historia de las luchas sociales en Chile como el M.A.P.U. o el F.P.M.R. Ésto responde a que poco les importa entender las que reprimen, pues lo único que quieren es aplastarlas para ganarse el sueldo. En fin, sigamos.

Continuando con la pantomima sensacionalista, la fiscalía ha llevado durante los últimos días las diferentes partes del explosivo desmontado usado contra el C.D.E. para que lo reconozcan lxs maderos que declaran en su calidad de testigos de la acusación. En este contexto, la fiscalía solicita que para llevar el detonador eléctrico y la pólvora se emplee a un equipo especial del G.O.P.E. (Grupo de Operaciones Policiales Especiales) atribuyendo a objetos desmontados e inofensivos una falsa peligrosidad que debía ser controlada por "valientes agentes dispuestxs a sacrificarse por su patria". Todo ésto, evidentemente, buscando asustar a los jueces y condicionar sus decisiones y opiniones. Les salió mal la jugada pues éstos concluyeron tras una discusión que el hecho de que a la presentación de las pruebas (los fragmentos del explosivo) le acompañase la presencia de miembros del G.O.P.E. dotaba a la misma de un contexto que condicionaba dicha muestra de las evidencias, que era el fin real del traslado de las mismas no siéndolo en cambio el generar un temor o darle a cada elemento del juicio un significado soslayado.

Así, los jueces rechazan que miembros del G.O.P.E. lleven las pruebas por considerar, además, que el detonador y la pólvora, por sí solos, no constituyen ningún peligro.

Un miembro del G.O.P.E. lleva las pruebas hasta la sala del público donde las recoge un miembro de la fiscalía que las lleva hasta el estado y junto a sus compañerxs insiste en lo peligrosas y chungas que son, ante lo que la defensa, entre la burla y el descaro, manipula sin temor las pruebas demostrando que son inofensivas y que una vez más la fiscalía trata de llevar todo al terreno de sus intereses y sus mentiras.

Aquí vemos a Robocop, en plan misión especial:


En lo que concierne al atentado que tuvo lugar en la madrugada del 27 de Marzo de 2007 contra el concesionario de vehículos de lujo y alta gama "ATAL-AUTO" y fue reivindicado por la juventud del 29 de Marzo (J-29), se repite más o menos el mismo procedimiento para el espectáculo.

Vuelven a desfilar los distintos polis que la fiscalía emplea como testigos y que acudieron al lugar de los hechos tras la explosión para hacer el peritaje, así como un hombre que también declara como testigo y trabajaba como empleado en el concesionario.

Es importante señalar como dicen lxs compañerxs que en horas similares otra bomba explotó esa misma noche en una sucursal de la entidad bancaria BCI siendo reivindicada a través de unos panfletos dejados en la escena del petardazo. Total, que al parecer lxs agentes de policía encargadxs del almacenaje y etiquetado de las evidencias de ambos atentados mezclaron los panfletos de uno y otro en el mismo paquete, lo que una vez quisieron exponer las pruebas dificultó bastante el proceso porque hubo que separar las de un ataque y las del otro. Otra muestra de profesionalidad por parte de los cuerpos represivos del Estado chileno. Si es que no me extraña que os toreen tanto, hay que ser inepto...

A este atentado se vincula al chivato Gustavo Fuentes y también fue vinculada en su momento la compañera Candelaria Cortez, a día de hoy sobreseída y ajena ya al proceso, afortunadamente.



Destaca también la aparente capacidad de lxs verdaderxs responsables de colocar las diferentes bombas para volverse invisibles a voluntad y es que de todxs lxs testigos llamadxs a declarar por la fiscalía, ningunx ha reconocido haber visto a lxs que colocaban los artefactos. Cuando se pregunta por las grabaciones de la cámara, éstas no son presentadas y se dice que la imagen estaba muy borrosa y ésto impedía reconocer a nadie. Al parecer, además del don de la invisibilidad, también tienen alguna clase de poder extra-sensorial capaz de distorsionar la imagen de las cámaras de CCTV. La policía llegó a reconocer que no tenía sospechas reales de quiénes podían haber sido lxs autorxs materiales de los atentados. Entonces yo pregunto, ¿entonces por qué coño (¡ui!, palabra sexista) seguís con el juicio?, ¿a quién juzgáis y por qué bastardxs?.

El viernes 30 de Diciembre, en vísperas de nochevieja y celebrándose la última de las sesiones del juicio que han tenido lugar al menos hasta que lxs compas escribieron el resumen de la semana (hoy, lunes, debería haber tenido lugar otra), se producen falsos avisos de bomba contra varias instituciones del Estado, entre ellas el Centro de (in-)justicia en cuyo interior estaba teniendo lugar la audiencia, lo que obligó a suspenderla y a desalojar el edificio. Curioso que pese a todos los intentos de la fiscalía por sembrar el pánico, la gente que abandonaba el edificio lo hacía pausadamente, sin ese miedo que la fiscalía asegura que provocan lxs malvadxs insus anarco-terroristas devora niñxs.

Y hasta aquí llega la información que una vez más agradezco a lxs compañerxs el haber recogido, resumido y difundido. Volveremos próximamente con una nueva entrega de esta apasionante serie televisiva de ciencia ficción que es el ya putrefacto y decrépito Caso Bombas (o el juicio político que intenta mantener en pie las ruinas de éste).

Independientemente de su implicación en grupos Marxistas o de su participación en centros sociales o colectivos anarquistas, lxs 5 procesadxs son víctimas de un montaje que busca criminalizar al anarquismo y desactivar el potencial emergente de la lucha social anti-capitalista y anti-autoritaria en Chile.

Absolución total para lxs 5 compañerxs y para Aliaga espero una vez más que reciba su merecido por chivato, sea en la calle o en el talego.

Difusión y solidaridad. Abajo el montaje.