"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 7 de enero de 2012

Resultados encuesta sobre el consumo de drogas y postura personal al respecto

Antes de nada...

Resultados:

- Creo que es muy nocivo para todos los movimientos sociales, un arma del Estado para alienarnos que debemos rechazar y combatir: 27 votos (42%).

- No todas las drogas son malas y hay que matizar según la sustancia. Algunas drogas sólo son malas si no controlas el consumo: 12 votos (19%).

- Creo que las drogas no son malas y que deberían legalizarse de forma que lxs consumidorxs tuviesen acceso a más información para aprender a tomarlas con sentido común: 9 votos (14%).

- No tengo una opinión clara al respecto: 1 voto (1%).

- El debate de las drogas me parece muy cansino. Que cada cual haga lo que quiera con su cuerpo mientras no afecte a lxs de su alrededor o a sus proyectos: 14 votos (22%).

Bueno.

Mi postura, como ya habréis notado, es que odio todas y cada una de las drogas existentes. Es cierto que no todas las drogas tienen consecuencias para terceras personas, que no todas las drogas generan la misma adicción etc. También es cierto que algunas tribus consumían ciertas plantas alucinógenas como parte de celebraciones rituales o que las drogas han ayudado a la creación de algunas formas de arte que, sin ellas, tal vez nunca habrían tenido lugar.

No obstante, en la sociedad en la que vivimos, todas las drogas juegan el mismo papel: anular o aletargar la rabia acumulada de las masas frustradas por un estilo de vida vacío, monótono y alienante, es decir, servir de soporte a la paz social cuya ruptura no es sino un paso más en el conflicto con el Estado y el capital. Pregúntate por qué fumas, por qué bebes, por qué consumes tal o cual sustancia. ¿De verdad lo necesitas o lo haces para evadirte de forma momentánea de esta realidad asquerosa?, ¿o quizá sea por encajar o por participar de alguna clase de ritual social determinado?.

En esta encuesta reconozco que mi postura es la de la primera opción. No obstante, me gustaría decir algo al respecto de las demás.

La segunda opción creo que también es cierta, pero como ya he explicado, un error común es dar por sentado que nuestro odio hacia las drogas debe basarse en los efectos que éstas puedan tener en nuestro cuerpo, y no en la función que cumplen en la continuidad de toda ésta mierda. Está claro que las drogas que nos pueden matar de una sobredosis o que nos creen una adicción fácilmente (obligándonos a depender de ese dinero que tanto odiamos para conseguir más) deberían ser rechazadas de entrada y sin ninguna excusa y digo "deberían" porque desgraciadamente no es así.

En lo relativo a la tercera, fue la pregunta trampa de esta encuesta y mola ver que al menos hay 9 personas que visitan este blog y no son anarquistas, porque no entiendo cómo desde una perspectiva anarquista, se puede marcar esa opción. Vamos a ver...

Independientemente de que algunxs simpaticen con decrecimiento, otrxs no, unxs con liberación animal, otrxs no, unxs con el anarquismo clásico, otrxs no... ¿nuestro objetivo como anarquistas cuál es?, recuperar nuestra autonomía para decidir sobre nuestras condiciones de vida, abolir el Estado, destruir al capitalismo y acabar con todas las relaciones de dominación y con las estructuras que las engendran y fomentan. ¿Me podéis explicar dónde encajaría pedir al Estado que legalice las drogas?.

- Supone legitimar al Estado para intervenir por nosotrxs, lo que refuerza su papel y dificulta su destrucción.

- Legalizar las drogas sólo aportaría al capital más monopolios, como si ya tuviese pocos. Al alcohol y el tabaco (cuantiosas fuentes de impuestos) se le sumarían otras como la cocaína u otras tantísimas. ¿Qué queremos, acabar con el capitalismo o enriquecerlo más?.

- Las drogas, de ser legalizadas verían incrementado su potencial como lucrativa fuente de ingresos, pero también como mecanismo de control social y alienación de masas.

En fin, pensadlo compañerxs... porque el puto Philip Morris fijo que está encantado con vosotrxs.

Al respecto de la cuarta opción no hay mucho que decir y en cuanto a la quinta y última, es cierto que el debate es, hasta cierto punto, cansino pero ¿acaso se ha resuelto el problema?, ¿por qué es cansino el debate contra las drogas y no lo es el debate contra el racismo o contra las instituciones hetero-patriarcales?, ¿es posible que lo que incomode no sea el hecho en sí de que el debate se repita (otros debates se repiten igual o más y nadie se queja), sino precisamente que ese debate exista (algo que conllevaría inexorablemente un cuestionamiento de nosotrxs mismxs y de nuestras incoherencias, y un cambio inmediato en nuestro estilo de vida, lo cual nunca es sencillo aunque sí a veces gratificante)?.

Yo dejo las cuestiones sobre la mesa, que cada cual las valore y debata según su perspectiva y experiencia personal, que aquí tampoco se trata de imponer a nadie nada pero vamos... que el uso de excusas pobres para justificar la asunción de según qué esquemas del sistema no me parece un buen comienzo para un mundo nuevo.

Estos días que siguen subiré algunos textos sobre drogas que me parecen interesantes para la crítica de éstas.

Las mentes vacías no luchan. Viva la anarquía y muerte a la droga.