"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 13 de enero de 2012

El líder de Casa Pound estará también en Castelló, Madrid y Barcelona.

Viene de: Aquí.

El otro día difundí en este blog información acerca de la visita de Gianluca Iannone, un importante ideólogo de la extrema derecha italiana en el Estado español, concretamente en Sevilla donde además de un encuentro-debate en el que se analizarán los proyectos y actividades que han tenido lugar en el seno de los centros sociales okupados Casa Pound (de ideología neonazi y populares entre el fascismo de toda Europa y especialmente de Italia, donde se encuentra asentada la organización, favorecida por el caldo de cultivo generado por los gobiernos neoliberales de cierto bastardo llamado Silvio Mussol... dígoo, Silvio Berlusconni), también planea ofrecer un concierto de su banda de rock "Zero Zeta Alfa", con letras xenófobas y de fuerte contenido fascista. En el link arriba citado podéis encontrar la entrada a la que me refiero.

La cosa es que ha trascendido que ese miserable no sólo honrará con su presencia a la gente de Sevilla, sino que también pasará por Castellón, Madrid y Barcelona, siendo Sevilla su última parada y el único lugar donde dará el concierto (lo que invita a pronosticar una amplia movilización de nazis desde Portugal, Francia y todas partes del Estado hasta la ciudad andaluza).

Al parecer y según lo publicado en algunos medios afines a la ultra-derecha, Sevilla acogerá la presentación de la Red Social Patriótica Europea, integrada por multitud de colectivos e individualidades fascistas de toda Europa.

En Castellón, además, el ayuntamiento tuvo que dar marcha atrás tras ceder en un principio un local para el acto público de Iannone, excusándose en el pobre argumento de que el edificio municipal que albergaba el local cedido lo gestiona una empresa privada. Como era de esperar, ese ayuntamiento está en manos del PP, lo que no quiere decir que si fuese del PSOE fuese a ser distinta la cosa, pues es bien sabido el apoyo de estxs últimxs a determinados grupos de ultra-derecha mientras no hacen más que llenarse la boca y el bolsillo con memoria histórica y actos en honor a lxs caídxs que, lejos de enterrar la vergüenza, no hacen sino politizarla y darle un uso oportunista en busca de votos y seguimiento de los sectores más progres de esta puta sociedad enferma.

Aquí podéis encontrar una noticia al respecto en el diario Público. No es que simpatice con lxs progres izquierdosxs de Público pero bueno... También podéis encontrar información en el blog del Movimiento Contra la Intolerancia aunque de esa peña, su colegueo oportunista y sus esfuerzos de democratillas de salón y urna por sostener la paz social a través de reformas y estrategias de ONG buenrollista prefiero no saber nada, motivo por el cual prefiero no hacerles publicidad. Para mí son un objetivo más.

Reconozco que he difundido los dossieres que elabora dicho movimiento para recoger las demandas de personas detenidas por tortura en dependencias policiales. No obstante, lo hago como contribución a la crítica y desenmascaramiento de los cuerpos represivos y aún así, creo que no sirve de mucho pues no cuentan más que los casos denunciados, es decir, aquellxs que sólo podrán ser solucionadxs por lxs mismxs jueces y juezas que la democracia utiliza para encerrar y condenar a quien comete un error (o simplemente a quien perdiéndolo todo, intenta sobrevivir saltándose estas leyes injustas) a la peor de las venganzas. Mientras sigamos intentando mejorar lo existente, sólo le daremos a sus gestorxs más poder sobre nuestras condiciones de vida y más nos alejaremos de la libertad y de la autonomía.

Casa Pound forma parte del nuevo rostro que ya ha adoptado la ultra-derecha en gran parte de Europa y que empieza a hacer mella en el fascismo español. Un fascismo populista, obrerista, que disfraza lo controvertido de su discurso con excusas, intentando calar en el proletariado más puteado por esta crisis a través de la propaganda para satanizar a lxs inmigrantes y a las minorías, culpándoles a ellxs de ocupar los puestos de trabajo que no pueden ocupar las familias "nacionales". Lo cierto es que lxs inmigrantes no son parte del problema, sino más bien una más de sus consecuencias pues son sólo gente que en busca de un futuro que por otro lado no existe, se juegan la vida para entrar en Europa porque nuestras multinacionales y nuestro puto bienestar Occidental han devastado sus lugares de origen condenándoles a la guerra y a la miseria. Sin embargo esta escoria pretende aprovecharse de su triste situación para esconder sus estupideces nacionalistas, tan panfletarias y contradictorias como siempre, o incluso más pues ahora van de anti-capitalistas, señalando que el capitalismo está controlado por sionistas (algo que tampoco es del todo falso, todo sea dicho, pues no hace falta más que observar los movimientos de Israel en los últimos años), que el holocausto es un invento de éstxs y que nunca existieron campos de exterminio (rechazan el "racismo" y lo sustituyen por "defensa de la identidad nacional", por ejemplo, aunque la violencia contra personas migrantes y contra aquellxs que les defendemos no cesa), que el comunismo y el anarquismo son productos del cosmopolitismo del sistema (una sandez difícil de superar y que nos lleva a preguntarnos por qué hay entonces según estxs imbéciles tantxs compañerxs jugándose la vida y el talego por acabar con el capital) y otros rebuznos semejantes (sin ánimo de ofender a lxs burrxs, pues lxs animalillxs no tienen la culpa y no merecen ser comparadxs con semejante basura).

Nada más, simplemente instar a la difusión de ésto para que esta peña no se vaya de aquí sin una buena lección y una demostración del hecho de que hay gente que les sigue y seguirá combatiendo más allá de las urnas, más allá de las reformas legislativas y más allá de la palabrería. Porque el fascismo no murió en el '75 ni en el '45, sólo se institucionalizó, se pintó de democracia y reformó sus estructuras cambiando de manos y de aspecto pero seguimos en guerra, contra el Estado, contra el Capital y contra el fascismo, sea cual sea su cara.

Ni patria, ni frontera, ni bandera. Muerte al fascismo y que viva la anarquía.