"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 31 de enero de 2012

Disturbios en Oakland después de que la policía frustrase una okupación

Información extraída de Revista anarquista Abordaxe: Aquí (en galego).
Más información en inglés en Anarchist news (Aquí) y en castellano en La Haine

La ciudad californiana fue escenario el pasado 28 de Enero de una fuerte tensión que comenzó cuando el movimiento Occupy Oakland (una escisión del Occupy Wall Street) trató de okupar un edificio abandonado para usarlo como centro social. La policía sin embargo frustró la okupación y atacó a lxs activistas con gases, granadas de choque y pelotazos de goma, ante lo cual, finalmente y cansadxs de la represión, lxs activistas respondieron con piedras y bengalas, atacando símbolos del capital como el ayuntamiento, en cuyo interior causaron varios destrozos entre los cuales se cuenta la quema de una bandera estadounidense.

La revuelta se trasladó finalmente a los alrededores del ayuntamiento en cuyo interior varixs activistas causaron grandes destrozos e incluso incendiaron una bandera de los EE.UU.

Los disturbios se saldaron con más de 400 compas detenidxs y destrozos tanto en el ayuntamiento como en las calles donde se produjeron los enfrentamientos.

Este movimiento, llamado Occupy Oakland, nació en la bahía de San Francisco a raíz del llamado Occupy Wall Street llevando desde sus comienzos un contenido más combativo e incendiario. Prohibiendo terminantemente el acceso de policías, cargos políticos y/o periodistas a sus acampadas y asambleas  (dibujando por ejemplo una línea en el suelo que les advertían seriamente no cruzar), declarando una huelga general, así como con respuestas a la brutalidad policial como la de este caso, dejan bien claro que no tienen ningún miedo a devolver las hostias cuando hace falta y que su discurso va más allá de suplicar reformas estériles a través del ciudadanismo rancio de lxs progres, algo de lo que tal vez deberían tomar un poco de ejemplo la mayoría (por suerte no todxs) de sus homólogxs ibéricxs en lugar de tanto sentarse en el suelo a esperar a que la policía les rompa el cráneo mientras gritan "¡¡Estas son nuestras armas!!" agitando las manos en el aire en plan hippie e invitan a sus actos a policías, cargos políticos y periodistas al servicio de agencias de información (que no son más que multinacionales, traficantes de la verdad y mercaderes de la palabra).

Va siendo hora de despertar. Indignarse no es suficiente. A todxs lxs que siguen condenando la violencia, si queréis buen rollito, ¿sabéis qué podéis hacer?, id al tercer mundo, a cualquiera de esos sótanos en Filipinas donde maquiladoras menores de edad producen vuestros caprichos textiles, a cualquier fábrica de Nike en donde niñxs de 12 años fabrican vuestras putas zapatillas entre violaciones constantes de sus derechos humanos o, sin irnos tan lejos y sin recurrir al tópico del discurso tipo ONG de sensibilizar apelando al 3º mundo... daros una vuelta por cualquier barrio periférico de las grandes metrópolis de este país y mirad a vuestro alrededor. ¿Parecen lugares adecuados para habitar o parecen más bien cárceles al aire libre?. Id, y contadles a ellxs que os da miedo enfrentaros a la policía por lanzar una piedra contra el escaparate de cualquiera de esas corporaciones asesinas que les han robado la infancia y el futuro.

Sin justicia no habrá paz.