"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Un joven a juicio por presuntamente postear comentarios pro-etarras en una red social

Fuente 20 minutos: Aquí

Alberto Ortega Rivas se enfrenta a un año y medio de prisión por la publicación de varios comentarios en la red social Tuenti en los que aplaudía algunos atentados del grupo Euskadi Ta Askatasuna (ETA) y dejaba claro su respaldo a los atentados de la banda.

Al parecer y según el ministerio público, todo comenzó el 30 de Julio de 2009 cuando ETA mató a dos guardias civiles en la localidad mallorquina de Calviá, un suceso que al parecer habría llevado al acusado a enviar un mensaje privado a unx de sus contactos en la red donde escribía: "esos las buscan y los picoletos vuelan ja, ja, ja".

Meses después, el 10 de Agosto de ese mismo año, el usuario posteaba otro comentario en una foto donde aparecían tres ertzainas al lado de una imagen de un incendio, escribiendo "una pena que no ardiesen ellos".

La siguiente intervención de tan interesante personajillo tiene lugar 10 días después cuando en una foto de tres miembros de la ertzaina efectuando una detención comentó: "a ver si acaban como los picolos de Mallorca. Puxa Euskal Herria libre y socialista. Que siga la lucha" a lo que otro usuario habría respondido: "estoy contigo Alberto, un tiro en la nuca y adiós. Pero a todos" y el acusado habría replicado: "claro que a todos, sean zipayos, picolos, munipas o policía española".

Al parecer, su aparición final fue en respuesta a un comentario de otrx usuarix en el que se reivindicaba que la policía autonómica vasca era la que debía ir a la cárcel, ante lo que Alberto, supuestamente habría contestado: "¿A la cárcel?, mejor a volar, como los picolos de Mallorca".

Todos estos comentarios fueron denunciados por lxs administradorxs de la red social a las autoridades después de ser revisados cuando varixs usuarixs los reportaron por enaltecimiento del terrorismo. Las fuerzas del Estado pidieron a Telefónica, France Telecom y Vodafone los datos del susodicho y las direcciones correspondientes al rastro IP que había dejado con cada una de sus conexiones y aunque en principio esperaban dar con otro usuario más, finalmente no lo lograron aunque sí encontraron el domicilio de Alberto y registraron su ordenador, donde según fuentes policiales habrían encontrado imágenes relacionadas con el enaltecimiento del terrorismo y con E.T.A., además de una carpeta correspondiente a su dirección de e-mail con sus datos personales.

El chaval fue entonces detenido y puesto a disposición judicial donde declaró no haber escrito esos comentarios ni esos mensajes, afirmando ignorar quién lo había hecho y diciendo que no se explicaba cómo habían podido localizar esas imágenes en su ordenador.

La fiscal ha solicitado tras exponer las pruebas que se encarcele al acusado aunque la defensa ha intervenido solicitando su absolución, bajo el argumento de que no constan pruebas que realmente señalen al acusado como autor material de esos mensajes y que cualquiera pudo haber suplantado su identidad en la red e incluso se pudo haber colado en su ordenador para hacerlo. La defensa señaló además que Tuenti no constituye un medio público (el enaltecimiento de terrorismo sólo es constitutivo de delito si es realizado públicamente) y que esos mensajes circularon dentro de un círculo de amigxs o contactos, pero dentro de un espacio privado.

No entraré aquí en el típico debate "ETA sí - ETA no", aunque yo personalmente creo que Euskadi Ta Askatasuna perdió el norte de su lucha  hace ya bastante tiempo (una lucha que yo, por otro lado, no comparto pues no olvidemos que aún en caso de cumplir sus premisas a rajatabla, se trata de una organización Marxista-Leninista). No obstante, creo que es importante tener en cuenta el caso de este joven para el futuro. Darnos cuenta de que en internet no estamos segurxs y que sí, es posible (y no muy difícil) conectarse y actuar sin dejar un rastro que les lleve hasta tí pero la mayoría da por hecho que por estar en una red social con datos personales falsos está segurx y... no, nada más lejos de la realidad.

Lo siento mucho pero a este chaval, me gustaría preguntarle: tronco... ¿qué esperabas?.
Más sentido común y más cuidado, por favor. Hay demasiado en juego.