"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 27 de diciembre de 2011

Entrevista a Aleka Papariga

¡Bueno, bueno, bueno!, ¡anonadado me hallo!. La cabeza visible del KKE (incuestionable vanguardia de la lucha comunista griega a la que debemos sumisión incondicional o sus juventudes nos partirán el cráneo) me ha concedido una entrevista en exclusiva. Para no ser deportado (a un sitio bonito, claro está) he tenido que hacerme pasar por una de esas tantísimas personas que en Grecia adoran al KKE, siendo el KKE la base de toda expresión anticapitalista a la que nadie cuestiona (salvo que quiera terminar en comisaría o en el hospital).

Como yo soy muy generoso os permito que la leáis pero ¡no se os ocurra poner en entredicho lo que en ella se cuenta u os enviaré a mis escuadrones de seguridad a recordaros que os estáis distanciando del camino correcto!. ¡Es que me cago en todo, aquí mando yo y punto!.

Joder... perdonad el lapso, es que de tanto meterme en el papel, ahora me cuesta dejar de parecer un iluminado de la lucha "hovrera".

-------------- 

Entrevistador: ¡Bueno!, ya estamos aquí. Es emocionante conocer a una persona que, como tú, posee tanta determinación para cambiar el rumbo de las cosas. ¿Te parece bien que comencemos con la entrevista?.

Aleka: Claro, claro, estoy ansiosa por demostrar mis dotes de oradora revolucionaria a todas esas masas ineptas que, naturalmente, necesitan mi ayuda para encaminar su lucha en los parámetros adecuados.

Entrevistador: Bien, bien, pues allá vamos. Lo primero que te quiero preguntar es acerca de la insurrección que en Diciembre del año 2008 tuvo lugar en toda Grecia, con motivo del estallido social provocado por el asesinato de Alexandros Grigoropoulos, un joven anarquista de 16 años de Tesalónica, mientras éste se encontraba con sus amigos en Exarchia. Algunxs sectores de esa insurrección (sobre todo lxs anarquistas) te acusan de apaga-fuegos y dicen que tú dijiste a muchxs estudiantes que lxs que provocaban los disturbios eran una minoría compuesta por policías infiltradxs que dependían del servicio secreto del Estado griego y de otros Estados y que sólo buscaban deslegitimar el resto de luchas. Dicen también que tu estrategia con todo ésto era desmovilizar a las masas para alejarlas de lo que podría haber sido (y según ellxs de hecho, fue) una insurrección que mantuvo en vilo al Estado griego durante más de un mes. ¿Qué opinas tú de esas acusaciones?.

Aleka: Está claro que aquellos disturbios eran simples provocaciones de para-Estatales para así criminalizar a la verdadera cara visible y protagonista de la lucha anticapitalista griega (es decir, nosotrxs, el KKE). Compadezco a lxs pobres anarquistas. Ya no se comen un rosco en Grecia desde hace años (está muy claro que nosotrxs y sólo nosotrxs somos la lucha revolucionaria en Grecia y quien diga lo contrario es un/a agente a sueldo del Estado o un/a periodista afín a los EE.UU.) y ahora, además, aparecen policías para suplantarles en nombre de una insurrección  en la que, además, aprovechó para colarse un elevado porcentaje de Lumpen-proletariado, ya sabe... esxs parásitxs sociales que no aportan nada a la revuelta. La mayoría ni siquiera trabajan (trabajar es algo super-importante para derribar al capitalismo ya que, aunque el capital se alimente principalmente de las ganancias que obtiene del trabajo asalariado, nosotrxs como comunistas debemos sentirnos orgullosxs de nuestro origen obrero y despreciar a todxs lxs que planteen el fin del trabajo como una herramienta revolucionaria) y además, son unxs drogadictxs que viven de limosnas y de robar (robar a la élite es algo altamente contrarrevolucionario, pues hace que la gente no trabaje y al no trabajar, no pueden ser 100% working-class oiga).

Entrevistador: ¿Y qué cree usted que se debería haber hecho en aquella situación en la que la rabia y el total desencanto dominaban a la población no sólo del barrio ateniense de Exarcheia sino de ciudades de toda Grecia como Tesalónica, Patras, Volos o Heraklión?.

Aleka: Me alegro de que me hagas esa pregunta éstooo... ¿cómo era tu nombre?, bueno, da igual, tú no eres del KKE así que no debes ser un sujeto importante en la revolución. En fin, te contesto. Yo creo que las masas debieron haber acudido al local del KKE más cercano donde ya se habría encargado la vanguardia del partido de llevarles por el cauce correcto y de mostrarles el camino del buen pastor revolucionario, (es decir, aquel que se aleja astutamente de pensar en tontas tentativas de generar un clima de guerra con el Estado y sus estructuras lo más inmediato posible a través de la distorsión continuada de la paz social que invisibiliza el conflicto y la búsqueda de herramientas que permitan una re-apropiación progresiva del control sobre sus condiciones de vida por parte de lxs explotadxs), y que encuentra en la repetición constante del mismo mensaje su papel en la sin lugar a dudas triunfante revolución socialista, en la cual, una vez ésta llegue (por ciencia infusa del sumo Dios Stalin), yo me aseguraré de proporcionarle un buen puesto lejos de los gula... éstoo, lejos de los centros de re-educación en Siberia, quería decir.

Entrevistador: Sin lugar a dudas es usted un ejemplo de coherencia revolucionaria y de lucha anticapitalista. Estoy cada vez más convencido de que todxs esxs anarquistas, yonkis y marginadxs que lo rompen todo sin crear nada nuevo deberían aprender de usted. Debe ser muy duro asumir el cargo de eurodiputada sabiendo que el parlamento está repleto de corruptxs y aburguesadxs ¿no?.

Aleka: Bueno, está claro que en toda revolución hay que hacer sacrificios, éste es el mío. No se vayan a pensar que a mí me parece bien tener ese sueldo y esa posición de liderazgo ¿eh?, pero es que alguien tiene que hacerlo.

Entrevistador: Claro, claro, nadie lo duda. Se me saltan las lágrimas sólo de pensar en su sacrificio, ¡es usted la Jesús de nuestra era!. En fin, si no le importa, vamos con la siguiente pregunta. Como usted bien sabrá, algunos de esos elementos anarquistas acusan también a la secretaria general del KKE por entonces de aceptar el 12 de Febrero de 1945 el Tratado de Varkiza y por tanto de vender a lxs partisanxs y al ELAS que habían luchado a su lado en la guerra civil griega a cambio de la legalidad del KKE en el nuevo régimen y además, afirman que ustedes fueron engañadxs. ¿Qué opina usted?.

Aleka: Como tú mismo has dicho, estaban en juego la legalidad y el protagonismo del KKE en el nuevo régimen. No hay vidas que sean demasiadas para pagar éso. Lo siento mucho por lxs partisanxs traicionadxs pero hay que comprender el contexto de entonces y dar por hecho que no el KKE no tuvo opción (a no ser que quieras ser considerado un agente de la C.I.A., un Troskysta o un anarquista contra-revolucionario y deportado, cariñosamente éso sí, a uno de nuestros centros de re-educación en Siberia).

Entrevistador: ¡Oh!, ¡no, no!, ¡en absoluto señora Papariga!, nada más lejos de mi intención que cuestionarla a usted o a la versión histórica del KKE, le ruego que acepte mis disculpas. ¿Me permite otra pregunta?.

Aleka: Puesto que te has disculpado, permitiré que te sigas deleitando con mi absoluta verdad revolucionaria y mi cuidada hermenéutica populista.

Entrevistador: Le agradezco su comprensión señora Papariga. Bueno, la siguiente pregunta es acerca de los sucesos que tuvieron lugar en el marco de la huelga del pasado 20 de Octubre cuando un trabajador del siempre incuestionable Frente de trabajadorxs PAME falleció por causas confusas en el medio de los disturbios. ¿qué cree usted que sucedió?.

Aleka: ¿Pues qué iba a suceder?, que nuestras juventudes estaban cercando a los demás bloques y organizaciones manifestantes el acceso a la plaza Syntagma, donde se encuentra el parlamento para asegurarnos la entrada a lxs parlamentarixs (sólo lxs del KKE, claro está). Como comprenderá, una vez dentro los escuadrones antidisturbios de los MAT ya se encargaban de proteger la entrada pero hasta ese momento, tenían que hacerlo nuestrxs camaradas. La cuestión es que el resto de bloques de la huelga se atrevieron a poner en entredicho nuestras decisiones y a intentar pasar a toda costa, por lo que nuestro grupo de seguridad tuvo que usar palos y cascos para reducir a esa horda bárbara y maleducada que no respetaba nuestro derecho a pronunciarnos en el parlamento. Y entonces lxs anarquistas lanzaron cócteles molotov y piedras contra nuestro grupo de seguridad, que cargó contra ellxs y se desencadenaron unos enfrentamientos en la calle en los que esxs anarquistas colaboraron con la policía para estropearnos el día y entonces...

Entrevistador: Disculpe la interrupción señora Papariga, pero es que me llena de emoción su testimonio y me enerva sobremanera la mezquindad de lxs anarquistas. Qué cobardes... por favor, ¿podría concluir tras este breve inciso acerca de lo sucedido en torno a la muerte del manifestante del PAME?.

Aleka: Claro. Aquel hombre murió por culpa de las pedradas de lxs anarquistas.

Entrevistador: Permítame señalarle, señora Papariga, que la autopsia reveló que no existían lesiones físicas visibles y que la muerte del manifestante del PAME se debió a una inhalación continuada del gas lacrimógeno utilizado por la policía. ¿Está usted diciendo que la versión oficial miente?.

Aleka: Es que el gas que tragó el trabajador procedía de una de las piedras tiradas por lxs anarquistas, ¿o era el gas el que lanzaba las piedras?, ¿estaremos ante una nueva arma usada por la policía que dispara gases anarquistas?, no sé, es que existen tantas versiones al respecto... lo que está claro es que fueron lxs anarquistas, no sé cómo ni dónde, pero han sido ellxs seguro.

Entrevistador: ¿Sabía que tras esas acusaciones que ellxs califican de absurdas y cobardes, lxs anarquistas se han dedicado a destapar las que según su versión son las distintas traiciones del KKE en los últimos 70 años?. De hecho, algunxs comparaban lo sucedido el 20 de Octubre en los alrededores de Syntagma con sucesos como los de 16 de Diciembre de 1979 cuando, según lxs anarquistas, un contundente grupo de miembros de las juventudes del KKE (las KNE) entraron equipadxs con cascos y armadxs con palos de hierro y madera en el edificio de la facultad de química (okupado por lxs anarquistas y algunos grupos estudiantiles), arrasando todo a su paso y dejando mínimo a 20 personas heridas de gravedad hasta que cesaron una vez tomaron el control total de la okupación universitaria. Mencionan también a otros casos como los sucedidos según ellxs en Noviembre de 1995, durante los tres días correspondientes a la conmemoración de la revuelta de 1973, cuando afirman que nuevamente escuadrones tanto de las KNE como de las juventudes socialdemócratas del PASOK atacaron la escuela politécnica okupada por lxs anarquistas pero fueron repelidxs y expulsadxs a golpes y pedradas aunque dejando bastante debilitada la resistencia de lxs anarquistas, una ventaja que fue aprovechada por la policía que penetró en la okupación la noche del 18 de Noviembre a golpe y porrazo deteniendo a más de 500 insurrectxs. También hacen una referencia a lo que pasó el 17 de Noviembre de 1998 cuando las KNE atacaron una manifestación donde se contaban tanto estudiantes secundarixs y universitarixs, como autónomxs y un grupo de anarquistas, además de otrxs jóvenes no necesariamente vinculadxs a una corriente de lucha social concreta. Junto a la policía, lxs anarquistas afirman que las juventudes del KKE, una vez más, dejaron las calles repletas de heridxs.

La pregunta es, ¿qué opina usted como carismática líder del KKE sobre todas estas acusaciones?.

Aleka: Pues como comprenderá, mi opinión es que todas esas paparruchas no son más que propaganda anticomunista, seguramente divulgada por algún/a agente de la CIA infiltradx entre esxs tontxs anarquistas y creo que aquellxs que la difunden no son más que basura contra-revolucionaria que merece un castigo por tratar de desunir al "movimiento de la gente".

Entrevistador: Disculpe mi ignorancia, señora Papariga pero no tengo muy claro a qué se refiere con "el movimiento de la gente". ¿Podría ser un poco más clara?.

Aleka: Hombre... a usted también hace falta explicárselo todo ¿eh?. Está claro que el "movimiento de la gente" es esa especie de espectáculo movimientista que nos sirve al KKE para mantener viva nuestra imagen de cara al exterior de que tenemos un gran seguimiento cuando en realidad, ese movimiento en nombre del cual muchas veces hablamos, está integrado por algunos sectores de otros movimientos extra-parlamentarios o autónomos que aunque no son necesariamente anarquistas, no soportan, al igual que ellxs, nuestros programas ni nuestras estrategias posibilistas. Evidentemente, ésto no deberá publicarlo, ¡sería el final de mi carrera!. El "movimiento de la gente" es todo aquel que no sea anarquista y que, preferiblemente, esté integrado por gente con una conciencia política en estado embrionario o totalmente inexistente para así poder convencerles más fácilmente de los peligros del anarquismo contra-revolucionario y a sueldo del poder.

Entrevistador: ¡Qué hermenéutica, qué facilidad de palabra!, no deja de sorprenderme, es usted una líder nata. 

Bueno, pues sin querer molestarla más, yo daría por cerrada la entrevista, salvo que quiera añadir algo más.

Aleka: Nada, tan sólo pedirte que me des las gracias por mi tiempo (una líder como yo está muy ocupada y no concedo entrevistas a cualquiera) y sobre todo, recordar a todxs esxs anarquistas, autónomxs, estudiantes y trabajadorxs que todavía no siguen al KKE que anden con cuidado porque no les vamos a pasar ni una.

Slava St... dígoo, ¡Viva el KKE y la lucha obrera en Grecia!.

PD: Aunque el tono de esta entrada es claramente de sátira y de humor, todas las traiciones comunistas a las cuales se hace mención en el mismo son ciertas y no han sido perdonadas ni por lxs compañerxs griegxs ni por ningunx de aquellxs que, internacionalmente, nos sentimos identificadxs y abrazadxs por su lucha y por sus palabras. Nada ha terminado, la guerra continúa...

Estado griego asesino, KKE cómplice.

Aquí vemos a la entrevistada, observando con enfado los disturbios en plaza Syntagma el pasado 20 de Octubre que sus juventudes no pudieron contener.