"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Documental - Una kasa en las afueras

Bueno, como no había manera de insertar el vídeo en la entrada, he tenido que descargármelo de Megavídeo y subirlo a youtube, espero que no lo borren porque sea propiedad de TVE o me cagaré en su estampa durante mucho rato.

Hoy os traigo un documental dividido en dos partes (en dos programas del espacio "Escarabajo verde", que realizaron el reportaje) acerca del proyecto que desarrollan las personas del centro social okupado Can Masdeu, ubicado en una antigua leprosería abandonada hace ya varios años y re-okupada hace 10 años en el valle de Collserola, distrito de Nou Barris en la ciudad de Barcelona. 

Aunque yo, personalmente, no suelo empatizar con la idea de que lxs periodistas lacayxs de los mismos medios que nos criminalizan cuando les conviene crear alarma y terror en torno a "lxs peligrosxs antisistema", se acerquen por nuestros espacios haciendo preguntitas cámara en mano con su voz melódica y su sonrisilla de buen rollito para luego vender a lxs "okupas buenxs" y a lxs "okupas malxs", dicotomizando de forma estúpida y mostrando en muchas ocasiones proyectos antagonistas con las leyes y lógicas del capitalismo como simples alternativas vecinales de colorines y tinte buen-rollista integradas en los planes del ayuntamiento, reconozco que este docu es bastante objetivo y muestra a aquellxs incrédulxs una realidad que la mayoría, por prejuicios que originan temor o desconfianza acostumbran a desconocer. 

Este proyecto, aunque integrado en el marco geográfico de la ciudad (en una zona interesadamente excluida por las autoridades "públicas" y sus planes de urbanismo carcelario, fruto del desarrollismo franquista en los '50 y de las posteriores políticas neoliberales implantadas en el Estado español tras la dictadura) representa un buen ejemplo de recuperación de zonas rurales para su transformación en espacios liberados sobre los cuales construir alternativas reales que funcionen a pequeña escala y que permitan, en un plazo lo más inmediato posible, la reconstrucción progresiva de la vida comunitaria  a través de la soberanía alimentaria, dependiendo así lo menos posible del sistema de consumo y explotación establecido y como no, a través de la okupación, como resistencia activa ante las estrategias de especulación y sometimiento que imponen las inmobiliarias, las constructoras y la clase política, obligando a asumir un contrato de hipoteca existencial para poder vivir y como negativa a la lógica del pago por las necesidades de las que, aunque ilegalmente (algo ilegal dentro de unas leyes tan injustas como éstas no podría ser más legítimo), cada persona puede abastecerse por sí misma si realmente lo desea.

Yo personalmente encuentro el Can Masdeu un proyecto de lo más interesante y práctico en estos tiempos que corren aunque personalmente soy más afín a la okupación en entornos urbanos (sí, lo sé, no dejo de criticar las ciudades en entradas, paradoja y contradicción personal, todxs tenemos alguna ¿no?) y concretamente y a poder ser, a nivel de barrio por razones de que en muchos casos, ésto te facilita la interacción con lxs vecinxs (para bien y para mal, todo sea dicho de paso...) y por otro lado, supone una pequeña brecha dentro de sus paraísos de tiendas y post-moderno, una brecha que, como un virus, puede extenderse. Sin embargo, ésto no me conduce en ningún caso a menospreciar otros proyectos y aunque yo prefiera otros ambientes, lo cierto es que creo que proyectos como éste son cada vez más importantes. Este verano estuve en Barcelona y no encontré tiempo para acercarme. Consecuencias de ir con dos compañeros, supongo. Que no siempre se puede hacer lo que a uno le molaría, en fin, espero volver y poder pasar a conocer este lugar de primera mano. No sé la impresión que causará en el resto de movimientos sociales de la ciudad pero la verdad es que, al menos desde la distancia, promete.