"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 6 de diciembre de 2011

Alexis Grigoropoulos


El 6 de Diciembre del año 2008 muere asesinado Alexandros Grigoropoulos, joven anarquista griego de 16 años y vecino del barrio de Exarcheia, zona de Atenas conocida por su historial marginal y combativo, por causa de los disparos de un policía llamado Epaminondas Korkoneas que le disparó tras increparle a él y a sus amigxs desde su vehículo policial y de que éstxs le insultasen.

Aunque numerosxs testigos afirmaron que el asesinato tuvo lugar tras una discusión verbal entre Alex y el agente de policía, la versión oficial de periodistas rastrerxs, embusterxs a sueldo de banquerxs y clase política y económica dominante contó en tele, prensa y radio que el joven asesinado se encontraba en un grupo con otrxs 30 que arrojó cócteles molotov y piedras contra el agente y su compañero que habrían efectuado dos disparos de advertencia, rebotando uno de ellos contra un poste y alcanzando a Alex en el pecho.

A pesar de las mentiras de los medios, la respuesta no tardó en hacer acto de presencia y la tragedia desencadenó una avalancha de revueltas, enfrentamientos con la policía y conflictividad social que no se veía desde los sucesos de la Politécnica en el año 1973 y dio origen al resurgimiento de un movimiento que lejos de echarse atrás, constituye hoy uno de los principales frentes del anarquismo insurreccionalista, viéndose la ya de por sí tensa situación social agravada por las huelgas y el apogeo del movimiento obrero.

Hoy, el asesino de Alexandros ha sido condenado a cadena perpetua tras demostrarse que disparó al chico a sangre fría pero la lucha continúa en calles, universidades y centros sociales okupados, en pisos francos y barrios, pues como anarquistas y antiautoritarixs, sus amigxs y compañerxs no le han olvidado, ni a él ni a sus asesinxs y por ello no se conforman con el asqueroso modelo de justicia que nos ofrece el Capital, delegacionista, mediado, injusto y siempre fluctuando a golpe de talonario. Los ataques a Epaminondas Korkoneas en la cárcel han sido constantes y varias veces ha tenido que ser cambiado de módulo. Y los que quedan...

Nuestra venganza son nuestros sueños reforzados, nuestras ganas aumentadas, nuestros ánimos cada vez más incendiarios. Nuestra venganza es cada piedra en el pavimento de vuestras ciudades, cada sonrisa que se niega a borrarse, cada mirada encapuchada que conserva recuerdos fugaces de largas noches de batalla. Nuestra venganza es no perder la esperanza. Nuestra venganza es ser felices.

Alexis Grigoropoulos, asesinado por el Estado griego el 6/12/08.
No te olvidamos ni a tus asesinxs tampoco.
Que se extienda la revuelta.