"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 6 de diciembre de 2011

Acerca de la represión a lxs independentistas en Galiza

Si bien no se trata de mi lucha, creo que es digna de citar y recoger la escalada represiva que está sufriendo el movimiento independentista galego de corte Marxista-Leninista estos días por parte de las fuerzas policiales del Estado español.

Desde hace algún tiempo se vienen sucediendo diferentes ataques a sedes del PSOE y el PP, así como a las sedes sindicales de CCOO y UGT en territorio galego y mientras que algunos de estos ataques han sido reivindicados por anti-autoritarixs, la mayoría y especialmente aquellos en los que se empleó material explosivo o incendiario fueron reivindicados por (o atribuidos por la prensa a) Resistencia Galega, presunta organización independentista radical que también atacó otros objetivos como por ejemplo la casa natal de Manuel Fraga. Para lxs compas de otrxs países que no lo sepan, Fraga fue censor durante la dictadura de Franco y posteriormente tras la farsa de la transición, político del partido demócrata PP de supuesta centro-derecha (extrema derecha). La casa natal de Fraga es hoy la sede de la fundación que lleva su infame nombre motivo por el que fue escogida como objetivo.

La intoxicación por parte de los medios lacayos del poder ha sido constante desde el principio y según el periódico Voz de Galicia (al parecer, más informado que lxs demás), uno de lxs detenidxs habría sido sorprendido por la policía en el peaje de la AP-9 en Padrón y portaría en su coche tres supuestos artefactos explosivos ya preparados y con su conocido tono sensacionalista, siempre especulando y lanzando hipótesis al aire en busca del máximo morbo y espectáculo, planteaban que tal vez los explosivos eran para atentar contra el príncipe y la princesa, de visita en Coruña por esas fechas para un congreso de voluntariado.

En un primer momento eran cuatro las personas detenidas, pero un par de días después me enteraba de que habían detenido a dos más en Lugo (al parecer, en uno de los domicilios registrados en Vigo encontraron carnés de conducir de lxs de Lugo, lo que motivó su detención) por lo que a día de hoy ascienden a 6 lxs detenidxs y el número podría incrementarse dado que el operativo, coordinado desde Madrid, continúa abierto. No obstante, dos de ellxs han sido puestxs en libertad, uno de ellxs con cargos. A lxs detenidxs les han realizado registros en sus domicilios, incautándose de todo lo que han querido como cámaras de fotos, ordenadores portátiles, pen-drives, fotos y otros enseres y violando totalmente su intimidad. Al parecer, cuatro de las personas detenidas habrían sido trasladadas a Madrid y entalegadas en prisión preventiva, dos de ellas con cargos de pertenencia a banda armada, tenencia de explosivos para actos terroristas y daños terroristas en grado de tentativa y otras dos con cargos de pertenencia a banda armada y falsificación de documentos mientras una quinta habría sido puesta en libertad con cargos de pertenencia a banda armada y deberá comparecer mensualmente en el juzgado. Así mismo y como decía, otra de las personas detenidas fue también puesta en libertad sin cargos tras pasar tres días en las mazmorras del Estado español y todavía se desconocen datos del trato recibido o de cómo pasó ese calvario.

Según la legislación vigente, la estancia en prisión preventiva sin juicio de ninguna clase puede prolongarse hasta cuatro años y lxs detenidxs están incomunicadxs por lo que no pueden realizar llamadas ni compartir una mísera hora de patio.

Decir que desde las cuatro primeras detenciones la policía llevó a cabo registros en varios centros sociales de Galiza tales como el Centro Social y asociación cultural A Reviravolta (Pontevedra), el C.S. Faísca, el C.S. Bou Eva y el C.S. A Revolta (Vigo) y el C.S. Arredista (Santiago de Compostela) en una patética y rastrera maniobra de intimidación sin fundamento legal alguno y en la que se llegó a impedir la entrada a algunas personas en los centros sociales, identificando y amedrentando como lxs perrxs guardianxs del Estado hacen siempre que su amo lxs saca a pasear.

Las concentraciones los últimos días han sido numerosas y se esperan más expresiones solidarias.

Algunxs de lxs detenidxs ya tenían antecedentes por lo que es de esperar que la represión contra ellxs sea lo más salvaje posible, no obstante, estamos con ellxs. Uno de ellxs, por ejemplo, fue detenido ya años atrás por un presunto delito de haber lanzado un cóctel molotov contra un autobús de la peña ultra madridista Ultrassur, de ideología nazi y que se desplazaba a la ciudad olívica para un partido del R.C. Celta de Vigo contra el Real Madrid. Varixs antifascistas esperaron y atacaron el autobús en la entrada al puente de Rande que da paso a la ciudad de Vigo.

Algunxs se preguntarán que por qué difundo aquí, en un blog anti-autoritario, información acerca de lxs detenidxs independentistas. Independientemente de mis ciertamente amplias discrepancias ideológicas con ellxs, reconozco que la actividad de sabotaje y lucha de RG es digna de ser reconocida en una época en la que los discursos incendiarios se quedan, muchas veces, en palabras que se lleva el viento. Por otro lado, diré que es una represión que, si bien hoy en día existe bastante más hostigamiento en Galiza hacia lxs independentistas que hacia lxs anarquistas, no considero prudente descartar que pueda extenderse a otros ámbitos y espacios por ejemplo de un corte más cercano a las ideas anti-autoritarias. Además, son personas que están presas por expresar su descontento con este sistema injusto e intolerable y eso hace que, como si de mis propixs compañerxs se tratara, yo mueva el culo y lo que sea por ellxs. Cada cual puede pensar lo que crea conveniente o adecuado, ni soy comunista ni simpatizo lo más mínimo con su teoría/praxis pero en este caso, la incoherencia creo que está en no mojarse por el simple hecho de que se trate de rojxs.

Solidaridad con las personas detenidas, basta de represión.
Que la llama no se apague.