"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

Diálogo con un cualquiera apolíticamente correcto.

- Me molestan mucho esas personas que intentan imponerme su forma de pensar. Estoy en la calle de compras tranquilamente y viene alguien a darme panfletos que no me interesan lo más mínimo, contándome sus movidas políticas y tratando de convencerme de que hay que hacer algo para cambiar las cosas, que el mundo va muy mal y un largo bla bla bla.

Yo, amablemente le digo que tiene razón pero que no podemos hacer nada y entonces con todo el morro me dice que soy un conformista, que este mundo está así por mi culpa y por la culpa de lxs que según ellxs son como yo. ¿A tí te parece normal esa actitud?, hablan de tolerancia y son ellxs lxs que no respetan las ideas de lxs demás.

-  Hombre, en cierto modo tienen razón. El mundo va mal por culpa de todas las personas que pudiendo hacer algo por cambiarlo, no lo hacen. Esas personas pueden tener unas razones u otras pero en verdad si todxs nos pusiésemos de acuerdo esto cambiaría.

- Pues sí, es cierto pero es que yo no quiero meterme en líos con nadie, sólo quiero vivir mi vida tranquila y humildemente sin que nadie me moleste y me parece que no es pedir demasiado.

- Tienes razón, no es pedir demasiado. Sólo pides que el 3º mundo siga en ruinas por culpa de las empresas petrolíferas que han decidido apropiarse por la fuerza y usando fuerzas militares privadas de todos los recursos naturales que les quedan, aniquilando a una población desarmada, desnutrida y enferma. Sólo pides que la naturaleza siga siendo devastada y cada vez existan menos terrenos vírgenes, sustituidos por ciudades, industrias o extensos monocultivos transgénicos, todo ello para que la gente no tenga alternativas a la sociedad de consumo que les imponen y tenga que pasar por el aro para poder sobrevivir. Sólo pides que cada día las condiciones laborales sean más precarias que el anterior, esto pasando por alto el hecho de que cada día es más difícil encontrar un empleo y mucha gente, desesperada por dar de comer a sus familias, no encuentra otra salida que la delincuencia y termina en la cárcel donde es torturada y asesinada por carcelerxs a lxs que nadie cuestiona ni lleva a juicio. Sólo pides que...

- ¡Bueno!, ¡ya está bien ¿no?!. Jolín, eres igual que ellxs, ¡¡qué pesado, déjame vivir!!.

- ¿Por qué no me contestas con argumentos sólidos en lugar de enfadarte?.

- Es que siempre es lo mismo, si no os dan la razón no estáis contentxs y no respetáis.

- ¿Quién te está faltando al respeto?, yo te estoy dando la oportunidad de contestarme con argumentos, de explicarme tu opinión y tú te enfadas y me tachas de intolerante.

- Es que eres un intolerante. Yo trabajo varias horas al día y sé lo que es estar pasándolo mal en el curro, agobiado y cobrando cada vez menos y si en un momento dado me apetece permitirme algún capricho no tengo por qué dar a nadie explicaciones, yo me lo he ganado.

- Tú te lo has ganado pero esos caprichos que tú te permites sólo están ahí para éso, para que tú y otras personas "os los ganéis" y al "ganároslos" alimentéis un sistema tan cruel e injusto como éste.

- El mundo siempre va a ser así, independientemente de que yo consuma o no así que... ¿para qué hacer nada, si total es imposible cambiarlo?.

- ¿Imposible?, también es imposible aprobar un examen sin haberlo estudiado antes y sin molestarte siquiera en copiar, por éso estudias o copias, para aprobarlo. Esto es lo mismo, si todxs ponemos poco a poco algo de nuestra parte, el mundo cambia porque este mundo lo sustentamos nosotrxs, con el consumo de todos esos productos de mierda que nos venden como necesidades cuando no lo son, cuando sólo sirven para embaucarnos y mantenernos entretenidxs trabajando para ganar dinero con el cual comprar, sin pensar en lo absurdo de todo ésto.

- Pues si no te gusta, vota.

- Votando a otro partido no se solucionará nada porque por mucho que ese partido funcione mejor que los anteriores, siempre va a encontrarse sujeto por las oligarquías como el FMI, el BCE y demás. Los partidos son una excusa para que ésto parezca democracia cuando aquí lo que manda son los que tienen la pasta.

- ¿Y qué propones entonces?.

- Creo que lo mejor sería empezar a plantearnos las cosas más allá de la misma teoría insulsa de siempre y las mismas estrategias anacrónicas que ya han demostrado que no sirven para nada más que para hacer más digerible esta mierda. Organizarnos en todos los espacios de nuestras vidas para poco a poco ir recuperando nuestro control sobre las condiciones que definen éstas. Negarnos a pagar más hipoteca o alquileres y okupar los miles de viviendas vacías que hay en este país al mismo tiempo que nos organizamos en asambleas en nuestros barrios, calles, ciudades o pueblos. Creando sitios donde poder desempeñar una labor que de verdad beneficie a todo el mundo alejado de la lógica instrumentalizadora y especializada del trabajo asalariado, como huertos urbanos, cooperativas...

Llegado el momento convocar una huelga salvaje y general y pasar a la ofensiva, olvidando pagar por todo aquello que según estipula su constitución en diferentes artículos, nos corresponde por derecho. Comida, bebida, techo, ropa, un trato digno...

- ¡Eso es delincuencia y violencia!, ¡¿apoyas la violencia?!, jajajajaja y luego eres tú el que habla de tolerancia y de respeto, pero apoyas la violencia.

- Ah, ¿acaso no apoyas tú la violencia y el saqueo cuando bebes una coca cola?, ¿no ha robado coca cola tierras a lxs indígenas contratando sicarixs para presionarles a abandonarlas?, ¿no ha sobornado coca cola a la Organización Mundial de la Salud en varias ocasiones?, ¿no es coca cola financista de varios genocidios?.

- Bueno, pues Coca cola que hagan lo que quieran, pero si tanto te molesta que sean violentxs, tú no deberías serlo.

- La única forma de que un/a esclavx pueda liberarse del yugo que lx oprime es respondiendo a sus instintos naturales y revolviéndose sin miedo con toda su rabia hasta lograr ser libre o morir en ello. Si esa reacción a una situación de explotación, miseria y malestar frustrante, si esa rabia canalizada hacia las  estructuras y sedes del poder te parecen violentas entonces dime cómo podemos llamar a la tala indiscriminada de árboles para sustituirlos por grandes bloques de pisos o por cultivos de transgénicos, a las guerras imperialistas donde la gran empresa se disputa el control de los recursos, al terrorismo de Estado, la farsa democrática, la tortura policial, las cárceles, la pobreza, las drogas, la servidumbre y la explotación...

Y lo más importante, dime cómo pretendes cambiar sin un sólo enfrentamiento un mundo que está podrido hasta los cimientos del miedo y la injusticia sobre los que ha sido construido.

- Bueno, mira, me da igual ¿sabes?. Déjame escuchar que no oigo el partido con tanto mítin político. A ver si gana el Barça.

- Pero...

- ¡Déjame ver el partido tranquilo!.