"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 9 de octubre de 2011

Ultimátum del gobierno chileno a lxs estudiantes.

Según ha trascendido en algunos portales de internet afines al capital y sus estructuras (para ver la reseña en la web de Msn, de donde yo saco la información, aquí) el gobierno chileno ha enviado un ultimátum a lxs estudiantes para que cesen el carácter insurreccional de sus protestas.

Al parecer, consideran que los tribunales han sido demasiado transigentes con lxs 200 detenidxs en las revueltas del pasado jueves, que fueron puestxs en libertad horas después salvo uno de ellxs que habría quedado privado de libertad y por ello, Andrés Chadwick, ministro portavoz, declaró "Se terminó aquello de que un/a encapuchadx cree que puede hacer y deshacer, puede enfrentar, escupir y lanzar piedras o bombas molotov a un/a carabinerx; que puede apedrear un local comercial, poner barricadas en cualquier momento o en cualquier calle o buscar incendiar autos" en lo que asegura que se trata de una nueva actitud de cara a la intensificación que las protestas estudiantiles han sufrido en los últimos años a lo largo y ancho del territorio ocupado por el Estado chileno.

La nueva ofensiva del poder en Chile se materializaría pues en un nuevo proyecto de ley en el cual se verían tipificados los delitos de saqueo, así como el de ocupación y/o invasión ilegal de inmuebles, pudiendo llegar las sanciones aplicadas en caso de este último hasta tres años de prisión para quiénes se encierren ilegalmente en colegios, institutos, universidades y otros centros de "enseñanza" (fabricación en serie de esclavxs sonrientes, competitivxs, insolidarixs y codiciosxs) para usarlos como espacios donde celebrar asambleas o para sencillamente distorsionar la tranquilidad del imaginario que día tras día nubla la mente (y la vista) de todo el servil rebaño de ovejas que siguen obedeciendo a quiénes exclusivamente en pos de sus propios intereses económicos les empujan hacia la miseria y la auto-destrucción. 

Pese a que yo no vivo en Chile ni mantengo contacto alguno con personas de allí (conviene tener claro que las noticias que redacto son siempre expresión de los sucesos y de mi punto de vista particular a partir de las noticias que compañerxs chilenxs o afines cuelgan en otros espacios contrainformativos de la red), no hace falta ser una lumbrera para percatarse de que como bien ha dicho el propio Chadwick al referirse a la impunidad de lxs detenidxs en lxs tribunales, declarando "este gobierno respeta absolutamente a los Tribunales de Justicia, pero también pide que se pueda aplicar la ley en su correcta interpretación, en su objetivo de garantizar el orden público y la paz social", el fin de su nuevo proyecto de ley, bajo un maquillaje de oportunista defensa de lxs derechos de lxs ciudadanxs (¿quién defiende su derecho a una educación constructiva y creativa?, ¿quién?), consiste solamente en garantizar la paz social y el orden público, factores ambos esenciales para el correcto funcionamiento de toda la maquinaria social y existencial capitalista dado que ambos permiten que la gente, lejos de poder percibir todas las injusticias que derivan del sucedáneo de vida que el dominio vende con anuncios publicitarios y trabajo asalariado, deciden mirar hacia otro lado y cegarse con entretenimiento vacío de contenido que sólo busca alienar las mentes y hacer más comestible este asqueroso mundo, cada vez más enfermo y super-poblado.

El gobierno chileno vigente actualmente no es democrático y no es más que el resultado satisfactorio de un experimento que partió mucho antes y que encuentra su origen en la dictadura de Pinochet, es decir, la tormenta que hace falta para justificar luego una falsa calma donde la situación de privilegio no ha desaparecido sino que ha cambiado de manos y donde la pobreza y las drogas siguen inundando los barrios más precarios, donde la policía sigue las órdenes de un gobierno de narcotraficantes, corruptxs y en algunos casos ex-dirigentes Pinochetistas que supieron untar los bolsillos necesarios para conservar su puesto. No obstante, aún si funcionase éste de manera "democrática" según el paradigma de Democracia acuñado por el dominio, este sería igualmente objeto de la rabia pues no existe mayor democracia que aquella en la que es ya no el pueblo, sino las personas que componen dicho pueblo las que directamente y sin intermediarixs deciden sobre sus propias condiciones de vida respetando el mismo derecho del resto de individuxs y que horizontalmente y a través de las asambleas, organizan todos los aspectos de su vida por sí mismxs sin necesidad de autoridad ni de jerarquía.

A fin de cuentas, si el/la ser humanx no sabe gobernarse a sí mismx, ¿cómo pretende entonces gobernar a lxs demás?. Y si por el contrario sí sabe gobernarse a sí mismx, ¿por qué necesita entonces ser gobernadx?. Si votar cambiase algo sería ilegal.

La sombra de la represión se cierne cada vez más sobre las luchas de lxs compañerxs de Chile. Esperemos que no se apague su rabia y esperemos también que la nuestra se encienda de verdad de una maldita vez porque si existe un momento para hacerlo, sin duda es ahora.

Muerte al Estado y al Capital.