"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 11 de septiembre de 2011

Puig comienza su cruzada por reorganizar a los antidisturbios en Cataluña.

Tres altos mandos de lxs Gossxs d' Escoria (¡ui!, dígoo... de lxs respetables y valientes Monxs de Cuadra, dígoo... Mossxs d' Escuadra) viajaron a Alemania durante la primera semana de Agosto para una misión que iba especialmente destinada a estudiar las tácticas policiales de sus coleguitas alemanxs en materia de dispersión y sofoco de manifestaciones y que fue encargada directamente por el señor Puig, un fascista asqueroso del partido Convergència i Unió (la ultraderecha catalana vaya) que es el mismo tío que justificó la violencia policial en plaza Cataluña culpando a "la violencia de lxs indignadxs" de haberla provocado. Yo me pregunto, ¿cómo os provocaban un grupo de ciudadanxs sentadxs en el suelo y con las manos en el aire?, ¿qué os tiraban que fuese tan peligroso hijo de puta?, ¿flores?. Tú tranqui que si tú y tus perrxs queréis  violencia la vais a tener, podéis estar segurxs.

Durante días, los Gossos destinados se entrevistaron con altos cargos de las brigadas antidisturbios de Alemania intentando aprender todo lo posible y al parecer se mostraron especialmente interesados por el uso de gases lacrimógenos y por los vehículos blindados equipados con cañones de agua.

Aquí, los cañones de agua se usaron durante los últimos años de la dictadura para reprimir manifestaciones antifascistas o en pos de la no-transición democrática hasta que finalmente quedaron en desuso no siendo en Euskal Herria donde la Ertzaina los utilizó por última vez en el 2004.

De momento, la adquisición de cañones de agua no está clara pues los modelos usados por la policía alemana (cañones de agua Water Canon 10.000, montados sobre furgones Mercedes Benz 3341) son demasiado caros para Interior, por lo que se están estudiando otros modelos más baratos.

Así mismo, Puig estudia también posibilidades para que los agentes puedan portar consigo gases lacrimógenos ya sea en sprays o con mochilas fumigadoras. Al menos todavía no han pensado en usar granadas de gas como sus amiguetes griegxs... porque no lo han pensado, ¿o tal vez sí?.

Otra de las ideas de Puig es instalar cámaras en los cascos de los antidisturbios pues considera que ésto puede aportar un efecto disuasorio a la aparición de los agentes en tanto que a nadie le mola estar en medio de unos disturbios mientras una cámara te graba el puto jeto y menos si la poli cuenta con tecnología biométrica que puede revelar tu identidad hasta yendo encapuchadx, bastándose con una cicatriz en la cara. Más motivos para reventaros el casco a adoquinazos, mira tú.

Todo ésto no es un hecho aislado y encuentra su lógica en las propias declaraciones de Puig donde el conseller de interior reconoció sus deseos de reformar de arriba a abajo las unidades antidisturbios en una serie de medidas que se traducirán en mayor número de agentes, nuevo armamento, nuevas tácticas y acumulación de pruebas en los casos de individuxs reincidentes.

La intención de Puig responde, a su vez, a dos premisas básicas:

- Por un lado, lavar su imagen ante la opinión pública tras sus últimas cagadas como por ejemplo el antes citado desalojo frustrado de Plaza Cataluña por lxs Gossxs, su posterior incapacidad para evitar la protesta del parlamento y una serie de quejas por violencia policial como por ejemplo, la acumulación de decenas de denuncias de heridxs graves por el uso de pelotas de goma en altercados sucedidos en el marco de los espectáculos deportivos como por ejemplo, las broncas entre aficcionadxs rivales.

- Por el otro, lograr un cuerpo policial a la altura de las circunstancias de conflictividad social y de revuelta que se está gestando en las calles de, por ejemplo, la ciudad de Karcelona dada la situación de miseria y precariedad que se vive en muchos de los barrios de la ciudad mientras de cara a las masas se vende una puta marca, la marca Barcelona destino turístico, ciudad bohemia y para todxs lxs putxs alternativo-progres forradxs del mundo, un modelo de ciudad devorado por el monstruo de hormigón que convierte la costa en hoteles y clubs de lujo mientras en el Raval u otros barrios, el tráfico de armas, la prostitución, las drogas, las reyertas entre jóvenes que, no encontrando amparo en una sociedad estratificada y racista terminan integrando bandas callejeras o las redadas y desahucios de la policía están a la orden del día.

Más cámaras, más vigilancia y un modelo de urbanismo mucho más carcelario es la receta que el poder se reserva para paliar (ojo, he dicho paliar, no solucionar) este problema.

Pero bueno, si la represión se fortalece, fortalezcamos la revuelta.

En la gran ciudad de Barcelona, de Karcelona...