"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 26 de septiembre de 2011

Manoliño, un precario torturado por la guardia civil de la democracia en lucha por sus derechos

Información extraída de Revista Anarquista Abordaxe: Aquí.

Desde hace 9 años, este vecino de A rúa en la provincia de Ourense, Galiza (no es) España, lleva sufriendo todo tipo de vejaciones y maltrato por parte de lxs paramilitares del Estado español conocidxs como la benemérita encargada de proteger y servir (a los intereses de lxs ricxs, éso sí).

El hombre, llamado Manuel Praga Rodríguez y apodado con motes como "Manoliño", "Trenchas" u "O Melillas" ha acumulado varios ingresos en el hospital con diversas lesiones sufridas tanto por medio de golpes como usando electrodos (costillas rotas, pérdida de movilidad de ciertas articulaciones, lesiones cervicales...) tras detenciones totalmente injustas entre las cuales se cuenta una por supuestos cargos de atentado contra la autoridad (Manuel es un hombre impedido físicamente, enfermo de SIDA y con dos embolias cerebrales, está considerado inválido en un 75%, ¿cómo pudo "atentar" contra un agente de la autoridad?).

No en pocas ocasiones, fue atendido por la doctora Díaz, la cual trabaja en el hospital de Ourense siendo redactados numerosos partes de lesiones que, aunque atestiguan de buena tinta esas lesiones y por ende las crueles torturas a las que ha sido sometido este pobre hombre, siempre fueron archivados y naturalmente nunca fueron solicitados por el juez Valeriano Palomino Lozano, al cual Manuel identifica claramente como defensor de esta pandilla de mercenarixs a sueldo del Ministerio del interior o como muchxs preferimos llamarlo, Ministerio de hostias públicas, palizas a domicilio. Seguro que si lxs torturadorxs fuesen de la E.T.A. o de las F.A.R.C. esos informes estarían sobre la mesa de Garzón a primera hora ¿verdad?, ¿dónde está tu memoria histórica ahora progre de mierda?.

La guarrada incivil evidentemente ni se ha planteado desistir en su actitud, propia de las SS a las que tanto critica Zapatero cuando va a Israel para hacerle la rosca a sus coleguitas lxs mata-palestinxs, y cuánto más aumentaban los esfuerzos de Manuel por lograr que se revisase su caso, más frecuentes se volvieron las amenazas de muerte y el acoso que sufría por parte de ésta. Son conocidos en la comarca ya por sus antecedentes "Fernandito o do estanco" o "Mariñas", apodos que nombran a dos clásicos maderos "de lxs de antes", zampabollos, farloperos y con claros rasgos de psicopatía e incapacidad de sentir empatía hacia lxs demás.

Por si todo ésto fuera poco, el calvario de Manuel no termina ahí y cuando en Marzo de 2003 le fue concedida la asistenta social que por derecho le corresponde dadas su edad y su minusvalía física, dicha mujer, conocida como Ana "A dentuda" le negó sus derechos e hizo todo lo posible no sólo para que Manuel no tuviese acceso a sus medicinas sino también impidiéndole llamar a la ambulancia o no acudiendo a declarar cuando fue llamada a los diferentes juicios a los que Manuel ha llevado a la guardia civil. Es lo que tiene estar casada con un madero, que o estás tan enferma como él o no puede durar la relación.

Pero este hombre no busca ser objeto de miradas de lástima y lejos de dejarse pisotear, ha sabido responder como buenamente ha podido a las distintas agresiones que ha ido sufriendo. Así, aún siendo torturado en 2002, 2004 y 2005 sigue exigiendo que se haga justicia con su caso y por ello ha decidido acampar ante el hay-untamiento de este pequeño pueblo para que, al menos, si no le hacen caso las autoridades (algo que al fin y al cabo acostumbra a suceder en estos casos) sí se lo hagan lxs transeúntes.

Aunque yo personalmente no comulgo con la estrategia de pedir justicia a lxs que han demostrado defender sólo la justicia que fluctúa a golpe de talonario, la voluntad y valentía de este individuo hace que desde aquí quiera sumarme a su voz y hago un llamamiento a todas las personas que se encuentren por esas tierras a echar una mano con el caso de Manuel así como a difundir y hacer saber estos hechos. Existen muchas formas de ayudarle y necesita de nuestra solidaridad. Porque la democracia también tortura como en la dictadura.

España, Estado terrorista.
Policía asesina y torturadora.