"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 23 de septiembre de 2011

Acerca de la campaña estatal de solidaridad con las personas presas.

Al correo electrónico me ha llegado un documento con información acerca de una campaña a nivel Estatal de solidaridad con las personas presas las cuales son objeto constante y silencioso de todo tipo de torturas (psicológica y física), malos tratos, vejaciones y violaciones intolerables de sus derechos humanxs.

¿Que por qué decidimos solidarizarnos con lxs presxs?. Partiendo de un hecho clave como lo es que desde 1980 a 2010 la población reclusa se haya multiplicado pese a ser el Estado español el país con menos índice de delito de toda Europa, concluímos que la prisión se ha convertido en un simple vertedero donde el sistema arroja todo aquello que molesta dentro de su sociedad, independientemente de que el/la individux presx suponga o no un verdadero peligro para el resto. Así mismo, definimos la prisión como un inmenso negocio con un funcionamiento cuya arquitectura responde a una lógica de mercado que se manifiesta en hechos como el CIRE, una empresa "pública" que gestiona los beneficios obtenidos gracias al trabajo en instituciones penitenciarias convirtiendo la prisión también en una nueva forma de explotación laboral soslayada con la mentira de la reinserción pues no existe tal fin. La reinserción es una falacia si tenemos en cuenta las graves consecuencias, físicas y mentales, que la cárcel deja en aquellxs que pasan por sus celdas.

Vivimos un momento de la historia donde el Estado del bienestar que nos prometieron a cambio de nuestra sumisión a sus leyes y dictámenes se resquebraja dejando entrever la miseria cotidiana que genera este sistema. Las medidas que el gobierno impone obedeciendo las órdenes del FMI y con la excusa del rescate económico (¿nos rescatan lxs mismxs que nos han hundido?, curioso...) son cada vez más insultantes y de modo paralelo, son cada vez más frecuentes los desahucios, las redadas contra inmigrantes o las muertes en dependencias policiales y son cada vez más claustrofóbicas las medidas que imponen para evitar toda posibilidad de rebeldía. Las drogas inundan los barrios más precarios como una sigilosa herramienta del Estado para alienarnos y controlarnos, para mitigar la rabia y justificar, además, el refuerzo de su control social con el pretexto de un aumento de la delincuencia callejera que no es otra cosa que la consecuencia directamente derivada de una élite que persigue, criminaliza y castiga la pobreza mientras pone más privilegios en manos de banquerxs, especuladorxs, altos cargos del FMI o politicuchxs de poca monta.

De este modo, determinamos que la delincuencia y la transgresión de las leyes son elementos consustanciales a la lógica capitalista y son, por tanto, expresión legítima y justificada de la rabia que generan en las capas más desfavorecidas de esta asquerosa sociedad estratificada las políticas neoliberales.

Es cierto que no todas las personas pueden convivir de igual manera dentro de una sociedad y por mucho que nos pese, existen personas con rasgos psicopáticos o problemas mentales que tal vez necesitan una cura pero si existe esa cura, ésta no es, desde luego, la violencia, ni tampoco el aislamiento, ni la drogadicción (llamáis medicinas a vuestras putas pastillas atonta-mentes), ni muchos otros elementos que forman parte de la realidad cotidiana de estos espacios sin sentido.

Comprendiendo ésto, toma forma una iniciativa que se viene planeando desde principios de año en debates e intercambio de opiniones entre personas presas y personas "en libertad" y que se consolidaría en un día de ayuno al mes que serviría para denunciar a Instituciones Penitenciarias a través de instancias al Congreso de lxs diputadxs como cómplice de esta terrible situación e incluso barajando la posibilidad de llevar estos hechos ante el tribunal de Estrasburgo.

Así mismo, personas se están organizando fuera de los muros para multiplicar las acciones que comiencen dentro con el objeto de visibilizar a la opinión pública (aletargada con medios de desinformación, consumo y tráfico de lo superfluo) la verdadera situación que hay en las cárceles del Estado español y disolviendo de una vez la cortina de humo que deja impunes tantas injusticias.

Dejar claro que algunxs de lxs presxs que se han enfrentado a la mafia de Instituciones Penitenciarias ya han sufrido amenazas, agresiones, registros de sus celdas sin previo aviso (donde rompen sus cosas y se llevan lo que quieren), intervención de correos o prohibición de recibir visitas. Ésto supone un intento de amedrentar su deseo de recibir un trato digno (tal y como estipula ese panfleto zarrapastroso y mugriento que llaman Constitución) y de recibir lo que les corresponde por derecho, su libertad pues ser pobre no es un delito.

Se irá informando de lo que me vaya enterando. Ahora mismo tengo un poquito de prisa pero mañana o pasado difundiré por aquí el comunicado íntegro que recibí.

Contra la hipócrita concordia del espectáculo cotidiano, muerte al Estado y al Capital.