"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 4 de agosto de 2011

Un repaso por la historia reciente de la okupación en Coruña.

Texto interesante extraído del blog de lxs compas de Abordaxe revista anarquista (aquí, en galego) y que realiza un breve recorrido por las distintas expresiones que el movimiento okupa tuvo en la ciudad, un tema el de la okupación muy recurrido pero que ante la okupación del antiguo internado de las Oblatas hace unos días como intento de construir un nuevo proyecto de Centro Social Okupado para la ciudad recobra vigencia.

Aquí os lo dejo traducido a castellano. Salud y anarquía, okuparemos el cielo.

Para más info sobre esta nueva okupación, aquí.
Para más info sobre las jornadas de este finde, aquí y en Revista Anarquista Abordaxe, aquí.

--
Un repaso por la historia reciente de la okupación en Coruña.

Ahora que vuelve a estar de actualidad el fortalecido movimiento okupa coruñés tras el reciente asalto al gigantesco edificio del antiguo internado femenino de las Oblatas cobra interés hacer un pequeño repaso de la historia de la okupación en la ciudad. Un recorrido que comienza en la Okupa da ría, pasa por la Casa das Atochas y continúa por el invisible hilo de la asamblea de okupación que termina en los acontecimientos actuales.

Es obvio que hubo viviendas okupadas desde siempre pues mientras estemos sometidxs a la arbitrariedad de la desigualdad social habrá quién se abastezca por la fuerza de aquellas necesidades que la sociedad les niega; pero la historia de la okupación en Coruña, de la okupación con "k" (la apropiación ilegal de inmuebles como reivindicación política y herramienta de transformación social) tiene su origen en la "Okupa da ría", en los años noventa del pasado siglo. Hubo varios intentos anteriores pero no fue hasta la okupación de la torre Bescansa, erigida imponente sobre la orilla oleirense de la ría coruñesa que los intentos cristalizaron en un proyecto concreto y con cierta garantía de durabilidad.

El activismo social de la okupa osciló a lo largo de sus 9 años de historia igual que lxs habitantes de la misma pero es innegable que los múltiples conciertos que en ella se realizaron dinamizaron la agenda cultural alternativa coruñesa así como financiaron múltiples colectivos e iniciativas sociales.

El beneplácito del ayuntamiento de Oleiros o por lo menos la no-beligerancia con el mismo no impidió que los intereses especulativos, una vez fijado su pérfido objetivo en los golosos terrenos que circunvalaban el inmueble, terminasen por alcanzar el desalojo de la okupa con más bien poca resistencia por parte de sus habitantes.

Después le llegó el turno a "A toxeira" también situada en el ayuntamiento de Oleiros y no sería hasta la Casa das Atochas que una okupación profanase el término municipal coruñés. Okupada en un primer momento para realizar unas jornadas anarquistas consiguió prolongar su existencia como vivienda aún durante unos meses más pero un desalojo totalmente ilegal aunque validado más adelante por la "justicia" puso fin a tan poco ortodoxa morada.

Las dos siguientes okupaciones fueron en el vecino ayuntamiento de Arteixo; "Las ruínas" y "La cúpula del trueno", ambas dedicadas exclusivamente a la realización de conciertos quedándose vacías cuando no estaban ocupadas en este menester. Este hecho quizás facilitó la desaparición de los dos proyectos una vez que los intereses económicos fijaron su codiciosa mirada sobre ellos.

Tras dos años de sequía social en la ciudad herculina y fraguada durante casi un año de asambleas entre muchas personas y colectivos de diversas tendencias A casa das Atochas hizo su gloriosa aparición en Marzo de 2008. Esta mítica okupación, quizás la más prolífica en cuanto a actividades e iniciativas en el entorno coruñés, alcanzó un apoyo social y una participación ciudadana sin precedentes hasta ahora.

Otras dos okupas compartieron camino con las Atochas en este período, "La hoguera" y "La okupa de arriba" (aún en actividad) ambas mayoritariamente utilizadas como vivienda aunque no fueron pocas las veces que sirvieron de plataforma para proyectos más sociales.

Tras el desalojo de la Casa das Atochas, mucho más conflictivo que el de sus precedentes, una profética pintada alertaba desde los muros del antiguo centro social: "Isto só é o comezo..." (ésto es sólo el principio...).

Llegadxs a este punto habría quizás que explicar unas cuantas cosas para entender con exactitud las circunstancias que rodearon el reciente asalto al internado de las Oblatas.

Lo primero que habría que comentar es que ya antes del desalojo de las Atochas, cuando empezaba a precipitarse el final de su existencia, se convocó una asamblea más o menos abierta a distintos movimientos sociales e individuxs de la ciudad con el fin de preparar un nuevo proyecto de okupación independiente y autónomo del que estaba a punto de sucumbir a la voracidad urbanística. Esta asamblea mantuvo su actividad durante los meses que siguieron al desalojo de las Atochas cristalizando sus búsquedas y debates en dos tentativas fallidas antes de ver una culminar con éxito (al menos por ahora) uno de sus operativos. En la primera de estas fracasadas intentonas la policía estaba al corriente de la intención de lxs okupas (algún/a imbécil que habló más de la cuenta) esperando camuflados frente a la puerta de entrada a la casa lo que frustró la tentativa (afortunadamente sin tener que lamentar detenciones). Este hecho motivó un considerable incremento en las medidas de seguridad de la asamblea que evitaron nuevas filtraciones (por lo menos aparentemente). El siguiente proyecto fue abandonado una vez dentro ya del inmueble por motivos que no viene a cuento explicar aquí.

El hermetismo de los proyectos y actividades de la asamblea okupa coruñesa se rompieron al día siguiente de la entrada al edificio de las Oblatas lo que probablemente motivó que en el primer momento de entrar en contacto con el guarda de la finca (con el cual, por cierto, lxs okupas se encuentran en muy buena relación) éste llegase acompañado de dos policías de paisano que se había encontrado en la puerta (y que él no había llamado) que, en cuanto dijeron algo lxs activistas, taparon la cara y marcharon corriendo dejando el tema de las identificaciones para una patrulla de uniformados que llegó 20 minutos más tarde.

Desde entonces no pararon los trabajos de acondicionamiento del edificio y sus terrenos colindantes así como el enriquecimiento de su asamblea con nuevxs participantes dispuestxs a dar vida a tan subversivo proyecto.

Todos estos trabajos cristalizarán por primera vez en las jornadas que darán comienzo este fin de semana. Después del pistoletazo de salida de un tranquilo pase de vídeos el próximo viernes (mañana, viernes 5), el sábado concentrará un comedor popular vegano, actuaciones teatrales y un concierto acústico de Folkolicos y Bitxo Bola que servirán de preludio de una semana que promete estar preñada de actividades, charlas, conciertos y rebeldía. Desde aquí deseamos una larga vida a este espacio recuperado de las especuladoras manos de Nova Caixagalicia para convertirlo en herramienta del anticapitalismo, el antiautoritarismo y la lucha social.

Si vivir es un lujo okupar es un derecho.
¡OKUPA Y RESISTE!