"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 14 de agosto de 2011

Reflexión de una revuelta ¿insuficiente?

Tenía un artículo con info pero lo cierto es que su longitud ya rozaba lo bíblico, por lo que con el fin de no saturar ésto y dado que hay mogollón de información, os pido disculpas y os remito a un enlace con info actualizada de lo sucedido en Inglaterra estos días: aquí.

Así mismo, dejo algunos enlaces con varias visiones del tema: aquíaquí y aquí.

No estaba al final equivocado cuando el otro día comparé la revuelta londinense que vivimos estos días con las insurrecciones de la periferia parisina en el 2005 con lxs banlieusards. Menuda se ha montado.

Televisión, prensa y radio bombardeaban sin cesar con información distorsionada o directamente descontextualizada de los sucesos en Inglaterra, entrevistando aquí y allá a políticxs, "ciudadanxs afectadxs" y demás pero casualmente, el único puto mensaje que se difundía era el que coincide con lo que dice el primer ministro. Miles de "afectadxs" se quejan y dicen que detrás de ésto no hay ninguna reivindicación política o en contra de la brutalidad policial y que sólo se trata de "bandas de jóvenes delincuentes" que "destrozan todo".

Me pregunto si todas esas bocas tan llenas de críticas a la par que acomodadas en su palacio de invierno son conscientes de que con perspectivas del conflicto como ésa lo único que hacen es alimentar el marco de canibalismo social que el capital ha generado aprovechando la insensatez de lxs revoltosxs de atacar pequeños negocios, vehículos particulares etc...

La policía en Inglaterra lleva años y años hostigando a las etnias minoritarias con detenciones arbitrarias e ilegales a personas de color (a calabozo, una paliza y vuelves para casa), asesinatos que no son investigados, criminalización de los colectivos migrantes etc... por lo que una explosión de rabia con estas características no era sino cuestión de tiempo y sobre todo sabiendo que fue UN POLICÍA quién asesinó a Mark Duggan y fue LA POLICÍA la que atacó a golpe y porrazo una manifestación en principio PACÍFICA que exigía explicaciones por este hecho. Lxs únicxs responsables de esta situación son lxs polis a lxs que tanta protección pedís, imbéciles.

De todos modos, tampoco caeré en el respaldo incondicional y acrítico a lo que está sucediendo pues es cierto que los medios exageran pero también lo es que alguna gente ha atacado propiedades que en ningún caso se correspondían con una ética anticapitalista o emancipadora y la imagen que daba de cara al exterior (aún tratándose ésto en gran medida culpa de la desinformación de los medios) era la de bandas aprovechando la situación para robar, destrozar y quemar propiedades de lxs ciudadanxs de a pie sin objetivos concretos. Los medios se han esforzado en crear una convicción de que su actitud es producto más de una xenofobia de las etnias minoritarias hacia la mayoría blanca (que por otro lado dadas sus condiciones de vida estaría más que justificada, no estándolo sin embargo que tomen represalias contra currantes) que de una verdadera conciencia precaria. Ésto es falso, o al menos es falso en la gran mayoría de los casos puesto que en varias fotos se podía ver a manifestantes blancxs y/o afroamericanxs combatiendo juntxs. 

Pero bueno, creo que el potencial de estas insurrecciones fue impresionante y de hecho, el primer ministro estaba literalmente acojonado. No obstante, en algunos portales de contrainfo se empieza ya a difundir información que habla de una revuelta sofocada y de una policía y una clase política que ya han recuperado el control de la situación, encontrando además en las exigencias de lxs ciudadanxs (que exigen más yugos sobre su lomo para que aquellxs que si bien de manera equivocada intentan liberarles sean más reprimidxs) la excusa perfecta para introducir un refuerzo del control social que se materializa en más cámaras, más control en redes sociales y chats, más control en teléfonos, un modelo de urbanismo mucho más carcelario, mayor presencia policial en los barrios más precarios y un etcétera demasiado largo para concretar. 

Creo que el fallo de todo ésto radicó en todo momento en la necesidad de esa gente de algo en lo que apoyarse, de una conciencia y unas bases que permitiesen construir una revuelta que implicase también al resto de la sociedad la cual desde un primer momento fue excluída resultando atacadas sus propiedades pese a que ellxs también se encuentran explotadxs y víctimas del mismo sistema esclavista, aunque evidentemente no es comparable la situación de un/a ciudadanx inglés/a común con respecto a la de una persona migrante. Creo que en todo intento de insurrección que pretenda tener éxito es necesario introducir una conciencia libertaria y emancipadora así como anticapitalista para evitar que al final, todo se quede en otro levantamiento sofocado a balazos y condenas mientras que el Capital aprovecha la coyuntura para justificar un refuerzo en el control social y poner otro candado más (como si fuesen pocos los que aún quedan por forzar) en esta puta celda que no sólo encierra a migrantes, putas, yonkis u otrxs individuxs consideradxs por esxs "civilizadxs ciudadanxs" como marginadxs sino también al resto, a todxs nosotrxs. Esta puta celda dentro de un manicomio gigantesco llamado Sociedad.

Es cierto que yo ni he vivido su situación ni estoy allí participando de la revuelta por lo que tampoco debería llenarme la boquita con juicios que tal vez no me correspondan pero a pesar de ello, me gustaría matizar que creo que es necesario que todo el potencial de la revuelta sea enfocado hacia objetivos concretos (el capitalismo y sus estructuras) y no contra pequeños comercios, coches particulares (rompes uno, compran otro, ¿dónde está el daño económico al poder?), viviendas o transeúntes. Por el resto, considero que la revuelta debe continuar (aunque parezca que todo está volviendo ya a la "normalidad").

Existe un texto interesante acerca de la confianza de algunxs insurreccionalistas en la conciencia "aletargada" por así decirlo de lxs llamadxs "Bárbarxs" que protagonizan este tipo de asaltos al poder en los cuales por una parte se justifica la carta blanca al poder para fortalecer su represión al máximo y por el otro, se soslayan las contradicciones de las estructuras capitalistas, al mismo tiempo que se impulsa la cultura del miedo al/a la inmigrante, al/a la precarix o al/a la desobediente y se hace hincapié una y otra vez en la falsa verdad de que el Caos es consustancial a toda crítica al sistema cuando precisamente, es el sistema el origen y fin mismo de ese Caos. El texto se llama "Esperando a los bárbaros", de Jaime Semprún, y podéis descargarlo aquí

La acción sin teoría y conciencia (y la conciencia y la teoría sin acción) son igual de estériles, democráticamente recuperables, tergiversables y en algunos casos incluso contraproducentes por lo que considero imperativo que la revuelta inglesa adopte una conciencia básica para identificar a lxs enemigxs entre las sombras y la niebla del espectáculo Capitalista.

No obstante, conviene señalar también que éste problema no es generalizado y en algunos sectores de esta revuelta existe ya una conciencia básica, lo cual se puede comprobar fácilmente en declaraciones como las aparecidas en un texto en La Haine: "La fábrica de Sony (una nave de 70 metros de largo) fue quemada por completo en una localidad al norte de Londres, sucursales bancarias devastadas, sedes de apuestas atacadas, Debenhams (una especie de El Corte Inglés británico) fue saqueado por una multitud en el municipio londinense de Croyden, 25 sedes de Orange y T-Mobile fueron asaltadas en varias ciudades así como 20 de Vodafone y otras tantas de Carphone Warehouse, un hotel de la cadena hotelera Premier Inn (la mayor de todo el Reino Unido) ardió a medianoche, varios locales de la empresa Greggs (la mayor  cadena minorista especializada en panadería del Reino Unido) fueron atacados y quemados" explicaban ("Nosotrxs no estamos saqueando, lo que hacemos es expresar la existencia de un problema".

Es evidente que las revueltas están atacando principalmente objetivos señalados e identificados como origen mismo de sus miserias y desgracias y la prensa, a modo de portavoz privilegiada de los poderes fácticos y su desesperada burrocracia política se llena la boca con discursos de repentina compasión por lxs "pobres ciudadanxs británicxs" a lxs que sin embargo, nadie defendía cuando la prensa informaba, sumisa, de los recortes o a lxs que nadie defendería si ahora se manifestasen exigiendo el fin del Capitalismo y un modo de vida más justo y solidario y menos destructivo para el medio ambiente y para nosotrxs mismxs.

Resulta bastante obvio también que cuando se trata de ganarse a lxs ciudadanxs para así criminalizar y arrinconar a otrxs ciudadanxs la prensa y la clase política no dudan en acudir a una falsa compasión por medio de la cual dicen ponerse del lado de lxs "ciudadanxs afectadxs" intentando fomentar el egoísmo y anular la posibilidad de las masas de auto-organizarse y de apoyarse mutuamente pero yo pregunto, ¿luego quién destruye los lazos comunitarios?, ¿quién aliena a lxs individuxs con sucedáneos de felicidad plastificadxs a la venta en centros comerciales?, ¿quién empeora las condiciones de explotación y vende los (cada vez más escuetos por otro lado) periodos vacacionales como la burla del sistema de esclavitud asalariada?, ¿quién defiende a esxs asesinxs con bata blanca que inflan a pastillas conciencias muertas y taladradas por la rutina, el tedio y la frustración impotente?, ¿quién expolia los recursos del 3º mundo para que aquí la gente pueda seguir consumiendo vuestros productos de mierda?, ¿quién difunde información controlada según los intereses de tíxs que ganan millones de € al mes mientras el puto mundo entero se muere?, ¿quién, hostia, quién?. Me río yo de vuestro compromiso oportunista con la clase media inglesa y con el futuro de este planeta.

En lo referente al asesinato de Mark Duggan, hecho que sirvió de detonante para los sucesos posteriores, la mentira policial una vez más no tardó en desmoronarse. 

En un primer momento, el asesino declaró que abrió fuego contra el joven después de que él le disparase, alcanzándole "por suerte" el balazo en su radio. Según informó el periódico The guardian, la bala incrustada en la radio del agente, no obstante, era de un tipo cuyo uso se encuentra limitado a la policía.

De repente, "apareció" una pistola en el automóvil de Mark (¿a quién se le habrá olvidado?, putxs maderxs despistadxs) pero pronto se aclaró también que la bala no había sido disparada con ese arma.

Según lxs analistas, esta conclusión es la más probable y dicho en otras palabras, no hubo tiroteo alguno sino que Mark (que se encontraba en el interior de un taxi cuando fue abordado por agentes encapuchadxs que supuestamente desenvolvían una operación especial) fue asesinado por el policía, quién luego, para encubrirlo, habría ordenado a algún/a compañerx que disparase a su radio, pudiendo así luego decir que él recibió primero un disparo que "afortunadamente" impactaría en su radio y no le habría herido a él, teniendo que defenderse y matando al chaval.

Luego colocaron la pistola en el coche de Mark y todo arreglado, coartada perfecta. La palabra de un joven de color habitante de un barrio precario contra la de un "respetable" agente de la ley ¿problema?, no habría habido ninguno si con las prisas y según informó el medio Dagens Nyheter, la pistola que "casualmente encontraron" (ojalá todas las casualidades fuesen así de predecibles...) en el coche de Mark no es la misma que usaron para disparar a propósito a la radio del agente y los exámenes de balística determinaron que la munición encontrada en la radio era de uso policial y no se correspondía con la munición que contenía la pistola que apareció en el coche del joven asesinado. Ergo, algo falla, lxs polis británicxs harán el té de puta madre pero no saben mentir.

En fin, ahora mismo según informan la revuelta ha visto menguada su fuerza con creces y parece que todo se ha quedado en nada. Sólo esperemos que si vuelve a haber estallidos de rabia, éstos se encuentren mejor organizados y sobre todo, con objetivos más claros que los vistos hasta ahora.

Veremos cómo siguen los acontecimientos.