"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 7 de agosto de 2011

Fuertes disturbios en Londres tras el asesinato de un vecino por disparos de la poli.

Más información: La haine.

El barrio de Tottenham, al norte de Londres y de tradición obrera y combativa explotó ayer cuando la policía reprimió una manifestación pacífica que protestaba ante la comisaría por el asesinato de un joven de 29 años llamado Mark Duggan el pasado jueves, que falleció por disparos de la policía local.

Lxs manifestantes pedían respuestas ante el asesinato de Mark cuyxs vecinxs y amigxs aseguran que fue abatido a tiros mientras estaba haciéndose efectiva su detención sin haber opuesto resistencia. En La Haine se dice que se encontraba en un taxi cuando fue detenido por agentes encapuchadxs que supuestamente realizaban una operación especial.

Algunas fuentes definieron el balance de estos disturbios como algo únicamente comparable a los enfrentamientos de 1985 y hablaban hoy de 29 heridxs y 48 detenidxs además de innumerables daños.

Los incidentes comenzaron anoche cuando la policía cargó contra una manifestación pacífica frente a la comisaría que exigían responsabilidades por el asesinato del chaval, intentando disolverla a bastonazos y golpes. Ésto derivó en que la gente se empezase a poner de mala hostia y cambiasen de estrategia, atacando a lxs agentes con cócteles molotov y logrando romper su control.

Acto seguido la revuelta se extendió como la pólvora y resultaron saqueados e incendiados varios comercios, se destruyeron varios vehículos policiales y un banco también fue pasto de las llamas. También se quemaron varios contenedores de basura para luego tirárselos a la policía y se destruyó un autobús urbano.

El barrio de Tottenham vive desde hace tiempo una situación de precariedad terrible, con una tasa de desempleo más que preocupante, superpoblación, pobreza y relaciones particularmente tensas y violentas con las fuerzas del orden o lxs representantes del Estado y la clase dominante.

Éste no es el primer caso que vemos de violencia policial que acaba en muerte y de hecho, podríamos resaltar en Francia las revueltas de lxs banlieusards (habitantes de la periferia) en el 2005 pero si nos fijamos en Londres, en el año 1985 la policía allanó la vivienda de Dorothy Groce, apodada "Cherry" (cereza) y de origen caribeño, buscando supuestamente a su hijo que no estaba allí. Frustrados, los agentes dispararon a la mujer indefensa dejándola paralítica de cintura para abajo. Ésto caldeó el ambiente y se empezó a gestar una rabia que definitivamente se hizo notar cuando una semana después, otro joven inmigrante caribeño de etnia afroamericana fue asesinado por la policía mientras registraban su vivienda y tras saltar la chispa, estalló semejante oleada de revuelta entre lxs jóvenes afroamericanxs y su apoyo de lxs solidarixs de Gran Londres contra la policía racista y fascista del imperio británico que todo tembló. Un madero la palmó en aquellos disturbios por cierto, para muchxs una lástima, para otrxs una noticia que sólo podría ser mejor si en vez de uno fuesen dos. Y es que parece que cuando muere un madero tenemos que llorar mientras que cada vez que ellxs matan a nuestrxs compañerxs y maltratan a las clases más desfavorecidas tenemos que manifestarnos pacíficamente para pedirles que se comporten como algo que no son (seres humanxs).

Sin justicia no habrá paz.
POLICÍA ASESINA.