"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 19 de agosto de 2011

Acerca de Miguel Montes Neiro y su caso.

Miguel Montes Neiro es un hombre que lleva preso más de 35 años.

Su primer encontronazo con la justicia del Estado tiene lugar en 1966, cuando roba una cajetilla de tabaco a la corta edad de 16 años. Su siguiente choque con los tribunales se produce cuando en 1976 se le acusa sin pruebas ni fundamento alguno de haber robado un subfusil, que aparecería más adelante pudiendo comprobar la policía que Miguel no había tenido nada que ver en su sustracción. Sin embargo, ésto fue la plataforma de lanzamiento de su historial delictivo.

Miguel cuenta a día de hoy con un historial de alrededor de 20 delitos. Entre ellos se cuenta un delito contra la salud pública, por haber traficado con hachís en la calle (¿quién castiga a lxs narcotraficantes bastardxs con lxs que lxs representantes de este puto sistema tanto se codean en las sombras?, criminalizáis el consumo y articuláis y os lucráis con el tráfico a gran escala), un delito de fugas (permaneciendo fugado 1.400 días) y varias tentativas, desobediencia a la autoridad y otros.

Es imperativo señalar que en todos los delitos que ha cometido Miguel, no existe un sólo delito de sangre. Recalquemos también que en el Estado español, la teoría prohíbe todavía la cadena perpetua por ser ésta anticonstitucional estableciendo el máximo que cada persona puede permanecer en la cárcel en 30 años. A pesar de estos dos factores, la aplicación a Miguel Montes de la llamada doctrina Parot ha hecho que lleve en la trena desde el año 1976.

La doctrina Parot toma su nombre del primer reo al cual fue aplicada, en el año 2006, llamado Henri Parot, miembro de la organización armada de izquierda independentista vasca Euskadi Ta Askatasuna (E.T.A.) y consiste en la aplicación de los beneficios de reducción de condena obtenidos a través de la realización de trabajos en la cárcel, de estudiar en prisión y otros símbolos de buena conducta a cada una de las distintas condenas con las que el/la presx cuenta y no al máximo de tiempo que un/a presx puede permanecer entalegadx.

En otras palabras, si un/a presx es condenadx a 50 años de cárcel, la doctrina Parot hace que los beneficios que ha ido obteniendo para reducir su condena, se apliquen a esos 50 años, sin verse afectado el máximo de 30 años que debe permanecer, como antes sí sucedía. De este modo, aunque reduzcas tu condena por ejemplo 5 años, lo que bajarás será de 50 a 45 pero en la práctica, estarás condenadx a lo mismo, 30 años fijos. Ésto se traduce en una cadena perpetua encubierta que vuelve muchas condenas prácticamente vitalicias.

Los delitos con los que actualmente carga Miguel son:

Favorecimiento de evasión, desorden público, evasión, quebrantamiento de condena, falsificación de documentos (cargo falso, no falsificó nada, simplemente mintió al serle preguntado su nombre por agentes de policía en un control de carretera), delito contra la salud pública (trapichear con hachís en la calle), robo en grado de tentativa (otro cargo falso, el hijo del joyero en cuyo establecimiento se produjo el robo declaró que Miguel no había hecho nada y que no era el responsable del robo), tenencia ilícita de armas (otro cargo falso más, el verdadero propietario del arma confesó tras terminar su condena que el arma era suya y dijo también que la policía LE OBLIGÓ a declarar contra Miguel para incriminarle), desacato a la autoridad y evasión durante un permiso penitenciario.

Montes debería haber salido de la cárcel en 1994 y lleva encerrado 17 años más de los que le corresponden, según afirma su abogado.

Por ésto y siendo consciente de la injusticia que se está cometiendo con él al llevar más de 35 años en la cárcel por un historial tan nimio, ha intentado dos veces ya que la audiencia de Granada realice un recuento del tiempo que lleva en prisión para comprobar que ya ha cumplido su deuda con la suciedad (dígoo, con la sociedad) y que debe ser indultado y puesto en libertad de inmediato. No obstante, la respuesta de la audiencia no ha sido otra que la indiferencia, ante lo que Miguel, desesperado, ha iniciado una huelga de hambre el pasado 23 de Abril como último intento de que su caso sea estudiado y tratado según establece la propia ley burguesa en la que esos estómagos con ojos tanto se refugian cuando les conviene.

Miguel Montes es a día de hoy un señor de más de 60 años, con un intento de suicidio en el pasado y ahora un estado de salud muy grave que sin embargo, no detiene su valiente esfuerzo en que se haga justicia, aunque sea la justicia de lxs ricxs. Como dice en una de sus cartas: "Si no soy un hombre libre ahora que tengo 60 años, no lo seré jamás". Conviene además destacar el origen humilde y precario de la familia de Miguel, que sin embargo fue estafada vilmente por un despreciable abogado que les prometió que intervendría en el caso de Miguel y que en 15 días sería libre si le pagaban 2 millones de pesetas. La familia quedó prácticamente en la ruina al vender propiedades y remover el mundo para conseguir el dinero, pagando al energúmeno éste lo que pedía y todo, para que al final la sentencia de Miguel fuese FIRME, es decir, que nadie había presentado recurso alguno a favor de él, lo que significa que el abogado nunca cumplió su promesa y desapareció con el dinero. Seguro que ese hijo de puta no está en la trena ¿verdad?, le habréis abierto la puerta de vuestros bancos.

Miguel no busca que nadie defienda su inocencia, pues ésto supondría caer en el mismo juego que el poder, es decir, la mentira y la falacia para alcanzar sus fines. Reconoce su culpabilidad en algunos de los actos que se le imputan y niega rotundamente su implicación en aquellos cuya falsedad ha quedado más que demostrada por mucho que el mecanismo jurídico se esfuerce en hacer pensar lo contrario. Lo único que él pide es que se haga justicia, ya que si sumamos todas las condenas derivadas de los delitos que él sí ha cometido, no alcanzan ni de cerca el tiempo que él lleva preso mientras el Estado niega toda posibilidad de indulto ignorando sus peticiones de que se revise su caso.

Miguel ha cometido delitos, sí. Pero todos ellos menores. Sin embargo lleva mucho más tiempo en la cárcel que otrxs que sí han violado, asesinado o que mueven la droga a gran escala (con éstxs últimxs no os metéis, os untan demasiado el bolsillo ¿no cabronxs?).

Como dato inquietante y curioso antes de ayer os hablaba de un tío que fue detenido por planear un atentado con gas tóxico contra la manifestación laica de Madrid, contra la amortización con dinero público de la visita Papal. Pues bien, el notas fue puesto en libertad ayer, sujeto únicamente a una firma en comisaría cada X periodo de tiempo así como la prohibición de abandonar el país, algo que no haría de todas maneras porque está estudiando aquí en calidad de becario. Al parecer, la fiscalía y el tribunal consideran "una broma de mal gusto" que el tío planease lanzar gases tóxicos y otras sustancias químicas contra una manifestación laica legal y pacífica (aunque la poli empezase a hostiar a todo el mundo cuando se aburrieron). Vaya, joder, entonces, el asesinato de Miguel Ángel Blanco por ETA también fue una bromita de mal gusto, joder, ¡si era todo de coña!, ¿os lo habéis tomado en serio?. ¡No tenéis sentido del humor ¿eh?!. Ay qué maaaaaal...

Sin embargo, a Miguel le tenéis encerrado y todo porque no queréis asumir vuestra culpa en su cada vez más grave estado de salud, total, sólo es un precario ¿no?, otro más que morirá en vuestras putas cárceles asesinas que maquilláis de reinserción y de polladas varias.

Miguel Montes Neiro LIBERTAD.
Solidaridad con él y con todxs lxs presxs, las cárceles no reinsertan, ¡asesinan!.

ABAJO LOS MUROS DE TODAS LAS PRISIONES.
EL ESTADO ES EL ÚNICO TERRORISTA.
EL CAPITALISMO ES EL ÚNICO CRIMINAL.
SI NO HUBIESE DESIGUALDAD, NO EXISTIRÍA DELITO.
MÁS MOTINES Y MENOS BAILARINES.