"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 19 de junio de 2011

El Sofascismo

Quisiera difundir este texto, el cual me ha encantado sumamente y creo que más de un/a debería leer.

Extracto de Indymedia Karcelona: aquí.

Sofascismo

Referente a sofá y a fascismo.

Se entiende como un fenómeno social patológico en que un gran número de personas engordan la opinión pública concibiendo la realidad desde el sofá. Se emplea el término fascismo desde la óptica ignorante, en la cual la única verdad de la realidad existente es lo que se emite por el televisor, además de creer ciegamente en la neutralidad y objetividad de los medios de comunicación mayoritarios. Los grupos sociales minoritarios que buscan una ruptura o un cambio del sistema se ven sometidos a la opinión de la gran mayoría de Sofascistas, que juzgan las acciones provocadas por estos grupos minoritarios, como aptas o no aptas. Eso sí, y nunca mejor dicho, sin mojarse el culo (recuerden que lo tienen pegado en el sofá).

Aunque el tema parece de broma, se trata de algo muy serio, ya que esta enfermedad afecta a millones de personas y tiene una gran repercusión a nivel social y mediático, de hecho, sin saberlo, ellos son el médium, son la estadística, son LA OPINIÓN PÚBLICA. No pretendemos otorgarles el papel de jueces/juezas y represores/as porque ni siquiera llegan a éso. Son simples peones del Estado que engordan las preguntas tendenciosas que dan respuesta a la opinión generalizada. Podríamos decir que ellxs mismxs, inmersxs en su papel pasivo traga-programas y envía-mensajes, no se dan cuenta de lo que representan ni qué consecuencias dañinas tienen sus patéticas posiciones.

Consecuencias: Podríamos decir que son desastrosas, nos encontramos que el grupo social Sofascista, actúa como barómetro, juzgando qué está bien y qué está mal, señalando las incoherencias que encuentran en las acciones de lxs demás. Como dice el refrán “palabras necias, oídos sordos”. Por desgracia, ésta no es la posición escogida por los grupos minoritarios, ya que éstos, sometidos a la enorme presión que ejercen los Sofascistas, intentan actuar de maneras reformistas, progresistas, buen rollistas, y en el fondo de maneras ineficaces para así rendir cuentas a esa mayoría sentada (o tumbada) en el sofá, con la inútil esperanza que un día estxs agentes pasivxs se levanten y vayan a participar activamente de las luchas (cosa que nunca ocurrirá si antes alguien no les tira la tele por la ventana). Esta opinión pública es la lacra que impide que las acciones hablen por sí mismas, condenando todas las luchas en episodios clasificables como aptos o no aptos. Teniendo en cuenta que para que la lucha-protesta sea apta es necesaria que cumpla unos cuantos requisitos: acciones cívicas (nada de manchar personas o edificios, y sobre todo, los perros y las perras atadas), legales (todo se ha de pedir en forma de instancia), buen rollista (a poder ser, para amenizar la pseudo-lucha han de haber juegos de malabares, tambores y percusión en general y sobre todo no se puede decir nada que no sea totalmente auto-complaciente y hedonista), que no duren mucho (este requisito también es muy importante, ya que si la lucha dura un día o un par, es algo positivo ya que forma parte de una novedad que contribuye a hacer menos aburrida la vida de los agentes pasivos, PERO si la lucha-protesta se empieza a alargar, lxs mismxs Sofascistas que alababan a esxs jóvenes idealistas, empezarán a pedir que se larguen ya a su puta casa, que si sus viejxs les pagan las matrículas, o que estxs chicos y chicas tienen mas piojos que pelos y en definitiva, sólo son unxs guarrxs), y por último y no por ello menos importante: la protesta ha de ser PACÍFICA – PASIVA. Pasiva por el hecho de que no se toque los ovarios o los huevos con esos cortes de carretera que hacen que lxs Sofascistas se pierdan programas de TV y pacífica, por muchos motivos. Aquí entran en juego un montón de factores. Para empezar el miedo a la ruptura de la paz social, que significaría que, todos los poderes que tienen delegados a las instituciones y al mercado, los tienen que asumir y, ya se sabe, jode hacerse unx mismx la cama. Otra razón importante, pero que no pretendemos entrar porque sería un tema digno de hacer un análisis exhaustivo, sería la no-aceptación de la agresividad como fenómeno y característica innata de todxs lxs animales del mundo, que tiene como único fin, la autodefensa y la supervivencia. Desde que se implantó el Estado de Derecho y la sociedad del bienestar, la agresividad y la violencia se han delegado al Estado y a sus lacayos (ejército y policía), tan solo es aceptada socialmente cuando viene dada desde arriba (guerras capitalistas y represión) ya que se entiende que es necesaria para mantener la paz social (y con eso volveríamos a lo de hacerse cada unx la cama, que recordemos que jode mucho).

Propuesta: La primera, y lo sentimos si no cumple los requisitos de aceptación y de buen rollismo, pero nos la suda. QUEMARLES EL SOFÁ. Nunca estarán a gusto con nuestras prácticas, recuerden, por eso se quedan en casa. Así que no nos hagamos ilusiones que esta gente algún día se unirá a la lucha, porque es MENTIRA. Así que, que cada unx se mire su ombligo, deje de señalar con el dedo a lxs demás y que empieza a cortar el dedo que le señala y le reprime sus acciones. No podemos estar pendientes de esta mayoría, sólo salimos en su puta tele cuado tenemos la cabeza abierta, porque hemos sido incapaces de defendernos. ¿Y por qué eso?, porque recuerden que la autodefensa es considerada violencia, así que para la aceptación de nuestras luchas es necesario mártires desangradxs en primer plano emitidos en televisiones de treinta pulgadas. Mola mucho el rollo de lxs mártires, de hecho nuestras raíces provienen del cristianismo, ¿a alguien le suena la historia?.

Concluyendo: Es necesario ya desvincularnos de la opinión pública y a poder ser, si salimos en los medios, que como mínimo sea porque hemos quemado el ayuntamiento y no porque nos hayan pegado una paliza (¿a alguien le suena la palabra DIGNIDAD?). Así que ale, a sacarse la venda de los ojos y a ponérsela en las orejas.

Y A TI, SOFASCISTA DE MIERDA, YA TE LO HEMOS DICHO Y TE LO VOLVEMOS A REPETIR: ¡¡¡¡¡TE VAMOS A QUEMAR EL SOFÁ!!!!!

Autorxs anónimxs, nos importa una mierda tu aceptación, estimadx lector/a, de hecho ¡si escuece es porque cura!.