"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 17 de junio de 2011

El cortafuegos del 15-M

Me gustaría hoy difundir este texto, encontrado en las calles de la ciudad de A Coruña. El texto lo he traducido de la versión original en galego, que podéis encontrar en el blog de lxs compas de la Revista Anarquista Abordaxe (aquí). Echad un ojo y difundid si os gusta, gracias gentuza.

Texto: "El cortafuegos"

Este panfleto, texto o como se le quiera llamar no pretende ser una crítica constructiva ni destructiva sobre los "piques sociales" de masas a los que de vez en cuando nos tiene acostumbradxs esta sociedad durmiente. Tampoco una reflexión larga y tendida sobre la manera eficaz que habría que utilizar para forzar un cambio social, económico y político ni mucho menos la historia autobiográfica de un movimiento tan histórico como efímero. Y, aunque pueda parecerlo, no pretende tampoco hacer apología del insurreccionalismo más explícito sino una advertencia clara y directa hacia aquello llamado "el poder". Al Estado y sus instituciones, a las corporaciones macroeconómicas, a la clase política, a las fuerzas y cuerpos de seguridad y a todx aquel/lla que haya hecho de su vida y de la de lxs demás un signo autoritario de convivencia.

Advertimos:

Que muchxs no nos creemos esta farsa.
Que muchxs llevamos tiempo peleando y más que llevaremos.
Que ni nos conformamos con unas medidas reformistas que nada nuevo han traído a nuestras vidas ni aceptamos el borreguismo como ideología.

Queremos advertiros que no os ha salido bien la jugada, que no os frotéis las manos pensando que por estas expresiones ciudadanas se canaliza nuestra rabia.

Que no os relajéis porque cuando esta efusividad se diluya en el tiempo, ahí estaremos nosotrxs acechando, como hemos estado siempre.

Temblad, temed, corred, ésto es imparable.

Tenemos claro el camino, el modo y la forma. Si acaso pensáis que nosotrxs también nos diluiremos en el tiempo, ¡qué poco nos conocéis!.

Habréis ganado esta batalla, tenéis poderosas armas: la manipulación, la desinformación, el condicionamiento social... exprimís las palabras hasta vaciarlas de significado: "libertad", "justicia", "violencia"...

¿Qué significa ser libre?, ¿qué es justo?, ¿quién ejerce la violencia?.

Queremos deciros que con nosotrxs no podréis.

Por muchos cortafuegos que pongáis somos el gran incendio que cercará vuestras ciudades, la mecha ya consumida que hará saltar todo por los aires. Somos todxs y cada unx de lxs que ignoráis, somos aquellxs que pisoteáis, que reprimís, a lxs que matáis.

Temblad, temed, corred porque quién siembra miedo, recoge tempestades.

"(...) Ni necesito ni deseo vuestra disciplina. En cuanto a mis experiencias, quiero hacerlas yo misma. Es de ellas y no de vosotros de donde sacaré mi regla de conducta. Quiero vivir mi vida. Me inspiran horror los esclavos y los lacayos. Detesto a quien domina y me repugna quien se deja dominar. El que consiente en inclinar la espalda bajo el látigo no vale más que el que lo azota. Amo el peligro y me seduce lo incierto, lo imprevisto. Deseo la aventura y me importa un cuerno el éxito. Odio vuestra sociedad de funcionarios y administrados, millonarios y mendigos. No quiero adaptarme a vuestras costumbres hipócritas ni a vuestras falsas cortesías. Quiero vivir mis entusiasmos en medio del aire puro de la libertad. Vuestras calles trazadas con regla me torturan la mirada, y vuestros edificios uniformes hacen hervir de impaciencia la sangre de mis venas. Ignoro a donde voy. Y esto me basta. Sigo derecho mi camino, a tenor de mis caprichos, transformándome sin cesar, y no quiero ser mañana semejante a como soy hoy. Deambulo y no me dejo esquilar por la tijera de un comentador único. Soy amoral. Sigo adelante, eternamente apasionada y ardiente, entregándome al primer hombre que se me aproxima, al caminante harapiento, pero no al sabio grave y engreído que quisiera reglamentar la longitud de mis pasos. Ni al doctrinario que quisiera suministrarme fórmulas o reglas. Yo no soy una intelectual; soy una mujer. Una mujer que vibra ante los impulsos de la naturaleza y las palabras amorosas. Odio toda cadena y toda traba, me encanta pasear desnuda dejando acariciar mis carnes por los rayos del sol voluptuoso. Y, ¡oh anciano!, me importa muy poco que vuestra sociedad se rompa en mil pedazos con tal que yo pueda vivir mi vida. 

¿Quién eres tú, muchachita sugestiva como el misterio y salvaje como el instinto?.

Soy la Anarquía".

Extracto de Realismo e idealismo mezclados, por Émile Armand.




Letra:

Sumergido en una victoria y un atardecer... sumergido... en la vorágine... de una victoria ficticia y un atardecer... siento un mundo que encoge, siento un mundo que es hiel, siento que ardo y perezco y siento que sólo es el principio... una obsesión que perpetúa el giro... incesante de la aguja... tragado por la gran espiral... que es unx mismx... donde... el devenir de la vida son puertas cerradas que se cierran ante ti, donde sombras habitan malformadas y son concebidas en luz demasiado tenue y demasiado áspera donde... los... gritos... son susurro... en el silencio... donde cristales opacos... dibujan una catarsis... imposible y su reflejo... lo pone en entredicho... pero seremos invisibles... acecho de sombras... que arden y son humo... y en cada rincón gritarán... tambores de guerra... que son sordos... mientras su eco susurra... hasta el estruendo... transformando la tristeza... en pasión... la desesperación en aliento y los grilletes... de lo fútil... en afilada... en afilada... venganza... duele... duele.