"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 26 de mayo de 2011

Texto "¡Por una anarquía total ya!" y una reflexión personal del mismo.

A continuación, me gustaría difundir un texto que me he encontrado y que aporta una crítica bastante destructiva al movimiento Democracia real ya. No obstante, antes de difundirlo me gustaría aclarar una serie de puntos sobre mi postura respecto al mismo:

Pese a que siento gran afinidad con lo expuesto en el texto que leeréis a continuación, he de decir también que Democracia Real ya puede servir como vehículo para la difusión de las ideas antiautoritarias, aprovechando la gran afluencia de gente que las asambleas y manis de este tipo han sabido movilizar. Creo que es cierto que a DRY se la ha juzgado antes de tiempo (yo mismo soy culpable de ello pero rectificar es de sabixs) y que todavía es un movimiento en pleno proceso de gestación que debemos aceptar y pulir, no necesariamente hacia una desembocadura violenta, pero sí hacia una conclusión anticapitalista y antiautoritaria puesto que si somos capaces de organizarnos en asambleas y compartir puntos de vista, opino que habremos llegado a un punto en el cual la autoridad de un/a individux lógicamente humanx (a lxs animales no podemos pedirles que no ejerzan autoridad sobre otrxs, pues al alimentarse o sobrevivir, es inevitable, por no hablar de que sería antropocentrista intentar imponer nuestro concepto de justicia al orden natural más allá de nosotrxs mismxs), con respecto a otrx individux, ya sea humanx o no se volvería totalmente inútil e incluso contraproducente, puesto que respetarnos todos y todas como seres iguales es el primer paso para poder hablar de bienestar y libertad.

De tal modo, creo que como revolucionarios y revolucionarias actualmente deberíamos hacer algo por extender conciencia y dejar atrás estas exigencias ambiguas que legitiman el papel del mismo engranaje suicida que nos ha robado nuestra misma razón de ser, nuestros sueños, aspiraciones, ilusiones, que ha levantado fronteras entre nosotrxs, fomentando competitividad y envidia en lugar de enseñar solidaridad y apoyo mutuo, y que ha mercantilizado las relaciones humanas, clasificando el pensamiento y transformando el miedo de cada persona en su propia neo-lengua.

Desde aquí decir que personalmente aportaré lo que crea necesario a Democracia Real Ya, a modo de críticas constructivas o destructivas que opine que pueden ayudar a la consolidación de un verdadero proyecto de lucha contra la injusticia capitalista, no obstante, me desmarco totalmente de su discurso a día de hoy por ser este reformista y buscar un lavado de cara y no una solución plausible al conflicto, con un ecocidio más sostenible o una explotación más humana. No queremos pedir nada a nadie ya que mientras sigamos haciendo peticiones cobardes a lxs arquitectxs del espectáculo cotidiano, no podremos concebir el ser dueños y dueñas de nuestras vidas, decisiones y consecuencias.

Por ello, frente al falsamente innovar modelo de Democracia Real Ya (burocratizado por comisiones, vertical y casi sectario al no dar pie muchas de las asambleas a que se introduzcan planteamientos ácratas o insurreccionales, limitando todo al cauce de lo democráticamente recuperable, estéril y fácil), yo personalmente apuesto por la auto-organización del pueblo en asambleas y grupos de afinidad, guardando una cierta correlación entre sí que permita la coexistencia y la cooperación para las diversas acciones que, tanto de una tónica más pacífica como de una onda más insurrecta, permitan un cambio real, lejos de la perpetua apatía que nos promete actualmente esta pantomima mediática. Es cierto que no todo puede ser de la noche a la mañana pero creo que DRY todavía podría asemejarse bastante a estas propuestas y servir quizás para, al menos, difundir un mensaje delante de mogollón de gente que nos escuchará y analizará lo que haya oído, independientemente de que luego lo compartan o no, que eso ya será otro cantar.

Creo que en estas estructuras, en un comienzo se tendió a relativizar la envergadura del problema global en base a la aparición de unas propuestas que sólo permitían una mejora local que obviamente, no afectaría en absoluto a la continuidad del expolio del 3º mundo por las multinacionales o al trabajo asalariado como forma de explotación, entre otras problemáticas que sí se verían claramente afectadas si organizadxs, atacásemos de una vez el pilar que sustenta esta sociedad podrida, el sistema capitalista. No obstante, tanto las propuestas como el propio funcionamiento de algunas de las acampadas que presentaban más síntomas de encontrarse bajo un proceso de recuperación por parte del poder, han dado algunos pasos muy aptos y válidos y parece que la cosa mejora, muy poco a poco, pero mejora. Mañana subiré otro texto editado por compas valencianxs que nos trae algunos de los cambios y propuestas que tienen para DRY.

Personalmente, me opongo además de manera sólida al rechazo estratégico que en un primer momento se hizo a la violencia revolucionaria. El día a día capitalista es violento y me remitiré a exponer un fragmento de una entrada mía anterior que confío en que explique con la suficiente claridad el por qué de esta afirmación. Violencia es matar de hambre a 950.000.000 de personas mientras 4.700 millones más subsisten en la más absoluta pobreza. Violencia es condenar al desempleo o los contratos basura al 80% del planeta y dejar sin agua al 45% y sin servicios sanitarios mínimos a un 50% que se muere por una puta gripe mientras aquí la mafia farmacéutica nos vende pandemias falsas para eliminar el excedente de medicinas (que podría servir para curar a esas personas pobres pero claro, no es rentable), derretir los polos,  vuestras enfermizas ciudades, máquinas expendedoras de cerebros dormidos que intentan asimilar y sobrellevar la rutina cotidiana, por medio del consumo de drogas legales y psiquiátricas o por el contrario, la compra cada vez más obsesiva de productos de mierda que aportan una pseudofelicidad pasajera al mismo tiempo que acentúan la frustración con nosotrxs mismxs, generar guerras mediáticas basadas en falsas amenazas para la seguridad nacional que sólo esconden intereses imperialistas por controlar los recursos y las materias primas restantes en el planeta. ESO ES VIOLENCIA. Lo que nosotrxs devolvemos no es violencia, quién siembra miseria cosechará la rabia dice el dicho.

Por ello, cualquier acto de violencia desencadenado contra este sistema, contra sus estructuras, defensorxs y falsxs críticxs, no será más que autodefensa, una autodefensa cada vez más necesaria, por parte de aquellxs que nos hemos cansado de tragar con la basura que su máquina inhumana nos vomita encima. Porque le joda a quién le joda, nadie tiene derecho a decidir sobre otrxs individuxs sin su consentimiento y ni yo, ni ninguna de las personas antiautoritarias que hemos declarado la guerra a este sistema, hemos dado permiso alguno para que alguien, quién sea y sea cual sea su disfraz, nos diga lo que tenemos que hacer, cómo, cuándo o dónde. 

Yo a pesar de que sí que veo a DRY como algo que todavía necesita muchas horas de trabajo creo que puede ser útil en un momento dado y no seré yo quién, en actitud derrotista por la cantidad de pasotismo y de falso compromiso que todavía se observa en este tipo de estructuras, eche pestes de ellas abandonando todo propósito de darle vueltas de tuerca y haciendo apología del inmovilismo. Sé que hace días lo critiqué con bastante convicción y aprovecho este momento para rectificar mis palabras y decir que pese a que no voy a implicarme al 100% en el asunto, intentaré de todos modos aportar lo que considere oportuno. 

Menos acampadas y más barricadas. La guerra social es inevitable. 

"Soy anarquista, por lo que no gobernaré pero tampoco seré gobernado" John Henry Mackay, en su poema a la anarquía. 

Dejo el texto: Extraído de Sin miedo a las ruínas (aquí).

Por una Anarquía total YA!

Unxs cuantxs terroristas antisistema antisociales violentxs

Este escrito surge de la indignación que nos causa ver que el movimiento “democracia real ya” se presenta como una verdadera revolución, cuando lo que realmente representa y defiende es la continuidad del sistema capitalista, parcheándolo con algunas reformas que no hacen más que otorgarle legitimidad. Las ideas reflejadas en el manifiesto de este movimiento son interpelaciones a los políticos, exigencias a un sistema que funciona perfectamente, a una democracia que permite una disidencia canalizada y controlable, mientras no se ponga en riesgo su perdurabilidad.

Nosotrxs NO suscribimos el petitorio del manifiesto, pues es un discurso vacío, ambiguo, y que desvalora la revolución real.

Nosotrxs NO nos reconocemos como ciudadanos, NO nos incluimos en el movimiento “democracia real ya” porque estamos en contra de todo poder, incluso el emanado del pueblo. Estamos en contra de la socialdemocracia, de la representabilidad, de ser siervos del sistema. NO queremos un mundo de consumo feliz, de fábricas y empresas explotadoras.

Exigimos respeto al uso de la palabra “antisistema”; aplicársela a los políticos y banqueros es una incoherencia, pues estos representan la esencia del sistema actual, lo reafirman y lo protegen. En un comunicado del M-15 se dice que la policía que agrede es antisistema; esto no es más que un lavado de cara del funcionamiento real de este sistema, que contempla el dominio de la violencia en manos de los cuerpos de seguridad. Nosotrxs nos sentimos orgullosxs de ser antisistema, pues caminamos hacia la destrucción de todo lo que nos oprime, queremos un cambio real en nuestras vidas.

Rechazamos la prepotencia con la que este movimiento se desmarca de las acciones violentas revolucionarias, promoviendo como “única herramienta posible de cambio social” las formas pacíficas. Entendemos que esta afirmación no reconoce históricas revoluciones como fueron las acciones violentas durante la revolución social en la II república y durante la guerra civil en este territorio. También desacredita las luchas de los diferentes comandos y grupos autónomos de los años 70, 80 y 90 (Movimiento Ibérico de Liberación, Acción Directa, y una largo etc.), así como las acciones de resistencia violenta de algunos movimientos obreros. Y por señalar otras luchas en otros lugares, que también incluyen la respuesta violenta, recordamos la revolución sandinista y la luchas de liberación nacional armada, como la del EZLN. Actualmente, la lucha insurreccional se extiende por todo el globo en forma de acciones autónomas y violentas contra las estructuras y símbolos del capital y de la autoridad.

El sistema no se reforma, se destruye. Nada de lo que queremos nos lo van a dar ni se lo vamos a pedir. No vamos a caer en exigencias hacia quienes no reconocemos, decidimos tomarlo por nosotrxs mismxs. Este sistema lo conforman los banqueros, los políticos, los trabajadores, los ciudadanos y sus derechos civiles. Desde el petitorio del manifiesto se demanda un buen funcionamiento de este sistema, que haga respetar los derechos sociales, que garantice progreso, trabajo, consumo y felicidad. Nosotrxs no queremos un sistema de bienestar que se perpetua en contra de la vida y la libertad. No queremos ser los sujetos pacíficos y pasivos que lo conforman. Estamos en contra de la lógica de trabajo-consumo. El trabajo asalariado es esclavitud, prostitución de de nuestro cuerpo y de nuestra mente y energía al servicio del capitalismo. Así se mantienen las estructuras sobre las que se sostiene el estado de dominación: la masa trabajadora-consumidora es cómplice y parte fundamental para el buen funcionamiento de este sistema.

Una lucha no se mide por la cantidad de masa que mueve y por sus niveles de espectacularidad, sino por su contenido, sus formas, su coherencia y su continuidad. La revolución está en el día a día, en nuestras vidas, en lo que somos.

Nos indigna vuestra indignación, que sólo responde en defensa de intereses egoístas y que pretende soluciones acomodadas y superfluas, que no busca una revolución profunda y radical (ir a la raíz de los problemas), sino la mejora de las condiciones de explotación dentro de este modelo de falso bienestar.

Por todo ello, reivindicamos y proponemos:
  • No reconocimiento de ningún sistema de gobierno que decida por nosotrxs sobre nuestras vidas, ya sea neoliberal, demócrata, socialista, comunista, populista, fascista, dictatorial, socialdemócrata, etc.

  • No legitimación de la autoridad, en ninguna de sus formas, instituciones o estructuras de poder: familia patriarcal, ejército, policía, gobiernos, médicos, hospitales, psiquiatras, psiquiátricos, escuelas, universidades, roles de genero, cárceles (incluyendo centro de menores, centros de internamiento de extranjeros, zoológicos, etc), empresas, religiones...

  • Abolición del trabajo asalariado y toda forma de explotación.

  • Fin de la sociedad-cárcel, demolición de las prisiones y libertad para todas las personas presas. Fin del sistema de control social, de videovigilancia, de policía y ciudadanos policía.

  • Solidaridad con nuestrxs compañerxs de lucha, perseguidxs, prisionerxs o muertxs en manos de quienes representan este sistema de exterminio.

  • Acabar con el sistema económico basado en el dinero y las relaciones humanas mercantilistas que se generan en torno a él.

  • Destrucción del sistema tecnológico-industrial; regreso a una vida en equilibrio y respeto hacia la naturaleza y el resto de animales, lejos de la no-vida, la aglomeración y la artificialidad de las ciudades.

  • Fin de los roles sexuales que inculca la sociedad, inversión del género. Somos seres más allá de nuestros genitales.

  • Liberación animal y de la tierra. Fin del uso del resto de animales como objetos/producctos de alimentación, vestimenta, entretenimiento, compañía, experimentación... y del uso y abuso de la naturaleza como un recurso al servicio de unas irreales necesidades humanas devastadoras.

  • Ruptura de la apatía generalizada y continuidad de las luchas individuales y colectivas comprometidas, sinceras y coherentes.
Fdo. Unxs cuantxs terroristas antisistema antisociales violentxs

  

Letra:

Ansias de dominación... domesticadxs... pasamos... nuestras vidas... persiguiendo... ridículas metas...ocultxs tras... velos de desesperación... vemos pasar nuestras vidas tras meros atisbos de esperanza y autocompasión... ocultxs tras... velos de desesperación... vemos pasar nuestras vidas tras meros atisbos de esperanza y autocompasión... despojadxs de todo sentimiento sincero... condenadxs meta a meta al automatismo... que engendra profundos recelos... hacia nuestras personas... ocultxs tras... velos de desesperación... vemos pasar nuestras vidas tras atisbos de esperanza y autocompasión... ocultxs tras... velos de desesperación... vemos pasar nuestras vidas tras meros atisbos de esperanza y autocompasión...