"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 31 de mayo de 2011

José Ortega Cano se cansa de matar toros y mata a un hombre.

Qué bombo se le da a este asunto por la tele.

Resulta que "el pobrecito" José Ortega Cano, ha sufrido un fuerte accidente de coche tras el cual se encuentra muy grave en el hospital. Todo el mundo pone carita triste y le expresa sus condolencias pero, ¿por qué no se habla tanto del hombre al que se ha llevado por delante?.

Está visto que en este país, si eres famosillo, te has liado con la Rocío Jurado (u otra fauna semejante) y has salido haciendo el tonto en algún que otro programa de telebasura, se te perdonará todo. Este despojo humano ha matado a otra persona por conducir seguramente borracho o porque iba demasiado rápido seguro que este hijo de la grandísima puta no va a la cárcel ni nada aunque yo personalmente estoy totalmente en contra de la cárcel por ser una extensión de la realidad capitalista llevada al extremo. No deseo la cárcel a nadie, quiero su destrucción absoluta y su sustitución por castigos decididos por tribunales populares (asamblearios) y que hagan sufrir al mismo tiempo que logran de verdad reinsertar al/a la condenadx de manera que no reincida en su conducta y sobre todo, que la supuesta reinserción no sirva de tapadera para la degradación y el exterminio sistemático de lxs pobres y lxs excluídxs.

No niego que haya gente que se merezca un buen castigo (violadorxs, narcotraficantes, trata de blancas...) pero la cárcel es parte de la estructura capitalista y por ello yo defiendo y defenderé su final absoluto.

En fin, sólo espero que la palme pronto, así podrá irse al otro barrio a ajustar cuentas con el padre de familia que ha matado porque al parecer, el tipejo de marras tiene muchos reflejos para esquivar los toros pero cuando se trata de coches que vienen en dirección contraria o bordillos quitamiedos, se le van todos los superpoderes (sobre todo, cuando influye el alcohol, que al parecer al notas este le sirve de kriptonita). Según dicen en la tele y la prensa, se encuentra muy grave y se debate entre la vida y la muerte, ha sido operado dos veces y temen una tercera intervención por su delicado estado de salud. Esperemos que esta vez los medios no mientan.

Si eres de esas personas que ahora mismo piensa llenarse la boca con discursitos moralistas como por ejemplo, afirmar que al desearle la muerte me estoy rebajando a su nivel, os diré sencillamente que si Carlos Parra Castillo (el tío que se ha cargado) fuese vuestro padre, seguramente, no diríais ésto. Nada más que decir.

Aprovecho para mandar un saludo a otros "afortunados toreros" como por ejemplo, el señor Julio Aparicio quién, no hace demasiado tiempo, se hizo una dilatación en el pescuezo a base de cornada. Este se salvó, lástima. En fin, a todx cerdx le llega su San Martín, y os lo dice un vegetariano.

Cano, muérete escoria.