"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

domingo, 22 de mayo de 2011

Comunicado del grupo Luz de Medianoche

Me gustaría difundir un texto que me ha rulado un compañero y que en mi opinión, aborda de manera muy interesante el tema del 15 de Mayo, Democracia real ya y demás progresismos similares. Un llamamiento a la guerra social y la estela de Grecia o el norte de África entre tanta gilipollez progre y tanto rollito neoliberal disfrazado de revolucionario. 

Contra el espectáculo social de los mercados. Contra el reformismo y la participación de estas estructuras en el pastel capitalista. Contra toda forma de dominación, contra la artificialización de nuestras vidas y contra la mercantilización de nuestros deseos y pasiones. Por un veranito caliente en las calles, lleno de sabotaje y ardientes deseos de libertad. Por la extensión de la revuelta en todas sus formas y expresiones. Por la anarquía y el fin absoluto de toda dominación. Salgamos de los ghettos, la guerra social es inevitable.

Comunicado de luz de medianoche

Las recientes movilizaciones de jóvenes que han recorrido el Estado español en los últimos días han dado mucho que hablar. Algunos veníamos advirtiendo ya desde hace tiempo la necesidad de dar una repuesta a los ataques que desde el sistema político-económico se vienen sucediendo contra la gente de a pie, jóvenes y mayores, trabajadorxs, desempleadxs, estudiantes... nuestras referencias las encontrábamos en países como Grecia, o el norte de África.

Desde los medios de comunicación se han cubierto las movilizaciones, y se ha insistido en el carácter cívico y pacífico de las mismas. También se ha criticado la actitud de “grupos minoritarios de provocadorxs” o “antisistemas”, que según ellxs restan credibilidad a las demandas de lxs manifestantes, ya que mantuvieron durante las protestas una actitud de enfrentamiento que se salía de los márgenes democráticos promovidos desde la organización.

Lo cierto es que el hecho de que miles de personas salgan a la calle a demandar que “no somos mercancía en manos de políticxs y banquerxs” es bastante positivo. Sin embargo, existen una serie de cuestiones que ensombrecen la honestidad de estas movilizaciones, sobre todo de cara a los movimientos sociales ya constituidos y con presencia en las calles desde hace tiempo.

Las declaraciones de intenciones de la plataforma “Democracia real ya” son muy generales y un poco ambiguas. Pudiera ser que esto se debiese a una voluntad de aglutinar a cuanta más gente mejor en torno a un modelo de protesta supuestamente original, y alejado de los cauces más clásicos empleados por organizaciones y colectivos sociales, políticos o sindicales. De hecho, una de las cuestiones más defendidas por parte de la plataforma era la desvinculación con cualquier partido o sindicato, supuestamente, por considerar que desde éstos no se nos dan soluciones a la mala situación que vivimos. Sin embargo, desde la propia plataforma, las soluciones que se proponen no dejan de ser “demandas a lxs políticxs”, y en ningún momento cuestionan el sistema parlamentario o el propio capitalismo, al menos no en un sentido concreto, más allá de meros lemas como el que abandera a la plataforma.

De hecho, todo el tinglado se ha montado en torno a la estrategia de salir a la calle, pero ¿a qué?. De momento simplemente a pedir que la democracia sea más democracia, a lxs políticxs que sean honestxs, y a lxs banquerxs que no sean lxs dueñxs de nuestras vidas. Pero ¿es eso posible sin cuestionar la misma esencia del sistema parlamentario, sin cuestionar la mera existencia de políticxs o banquerxs?. En nuestra opinión, no lo es.

Parece que el objetivo de salir a la calle no es otro, a fin de cuentas, que salir en los medios de comunicación. Es llamar la atención para que se tengan en cuenta esas demandas que se quedan muy cojas, usando para ello los medios de lxs políticxs y banquerxs. Demasiado ingenuo, demasiado contradictorio. ¿O quizás no?.

El marcado carácter pacífico de las movilizaciones, la propuesta “light”, clarísimamente reformista e insuficiente, la proximidad de unas elecciones en las que una vez más se pronostica un alto grado de abstención, la complicidad por parte del propio sistema con políticxs, sindicatos, empresarixs y medios alabando las “honestas protestas de ciudadanxs jóvenes sin futuro”... Todo ello es tremendamente sospechoso. Más aún cuando, a la vez que ocurre esto, se realiza una amplia campaña en contra de la abstención y se criminaliza a los movimientos sociales tachándoles de “antisistema” y “violentxs”.

Paralelamente a la campaña de “Democracia real ya”, otras proclamas del tipo “No les votes” han cobrado importancia. En teoría, se trata de mostrar tu rechazo al sistema bipartidista votando a partidos minoritarios, pero en realidad, lo que se fomenta es el voto, sin más, ya que votes a quien votes, favoreces siempre al sistema parlamentario, del cual dos partidos son los que más se benefician. Y qué más da cuáles sean.

Curiosamente, se promociona el voto a partidos minoritarios, las protestas pacíficas y reformistas, el comportamiento cívico y la espontaneidad como una forma de luchar buena y honesta, es rebeldía “sana”. Y esto nos lo dicen los medios, lxs políticxs e incluso lxs empresarixs. Por el contrario, una lucha de base, en una organización revolucionaria, que busque el enfrentamiento y persiga un verdadero cambio social, eso, según ellxs, es propio de “violentxs antisistemas”.

No conocemos las intenciones que movieron a los fundadores de la plataforma a comenzar su campaña. Pero si desde luego de verdad querían dejar de ser mercancía en manos de políticxs y banquerxs, están consiguiendo lo contrario. Su política de ser “niñxs buenxs” condena a la represión a todxs aquellxs que entendemos que el sistema no se cambia sino mediante el enfrentamiento con aquellxs otrxs que defienden unos privilegios que a nosotrxs nos condenan a la miseria. Nosotrxs defendemos que el sistema parlamentario, a la vez que el capitalismo, no pueden ser más humanxs, pues sus objetivos son controlar, explotar y enriquecerse.

Resulta demasiado sospechoso que siempre ante unas elecciones donde el clima social es de crispación, hagan acto de presencia determinados acontecimientos donde se disipa esa frustración. Ahí están las manifestaciones contra la guerra de Iraq, tremendamente manipuladas (¿dónde están hoy los millones de manifestantes para protestar contra la guerra en Libia?). También recordamos la permisividad para legalizar actos neonazis en barrios obreros y combativos, de tal manera que la “democracia” salía reforzada al manipular la resistencia antifascista tachándola de violencia antisistema. Parece ser que se da esa casualidad, y que curiosamente el único que gana con estas cuestiones es siempre el propio sistema.

Con esto no queremos decir que no haya que salir a la calle, que no haya que protestar contra las guerras. Lo que decimos es que hay que tener en cuenta que lo que vivimos no es una “mala gestión” de lxs políticxs, o una demasiada permisividad con lxs banquerxs. Lo que vivimos es una guerra social, en la que un bando, el de lxs trabajadorxs, paradxs, estudiantes, marginadxs, etc es continuamente aplastado y vapuleado por el enemigo. Y el enemigo son lxs políticxs, lxs banquerxs, lxs empresarixs, lxs jueces/juezas y policías que lxs defienden, lxs militares que les hacen el trabajo sucio... Y como es una guerra, dentro de nuestras propias fronteras, no se le puede hacer frente sencillamente “saliendo a la calle” de una forma ordenada, cívica y obediente.

Si decimos que nuestras referencias son Grecia o África, aprendamos también que allí no se sale a la calle a “pedir” más democracia o un capitalismo más humano. Se sale a enfrentarse con el enemigo. Por tanto, aquí no podemos ir de “buenxs chicxs” frente a quién nos condena a la miseria, al paro, a la prisión o a la muerte en condiciones precarias en un centro de trabajo. Debemos ir a por ellxs, y eso se hace desde la organización en torno a unos intereses comunes, y sin pretensiones reformistas ambiguas. Queremos cambiar el sistema, no reformarlo. Queremos acabar con la banca, pero no sólo eso, sino con la propiedad privada, con el dinero, con el Estado y con toda forma de autoridad que condene a la obediencia a unx sólx de nosotrxs. Lo queremos todo.

El discurso de que lxs “violentxs antisistema” restan honestidad a la lucha es pura hipocresía. Desde los medios del Estado y el capital, sus periódicos, radios y televisiones, se nos bombardea con ese mensaje. Pero lo que pretenden es acaparar para sí el monopolio de la violencia. Porque ellxs sí la utilizan contra nosotrxs todos los días, reprimiendo manifestaciones, acosando militantes, maltratando detenidxs, explotando en los centros de trabajo a cambio de una miseria, aprovechándose de la pobreza para obtener beneficio, bombardeando países para controlar recursos... Eso es violencia, eso es terrorismo. Y frente a eso, ¿nos vamos a manifestar pacíficamente, vamos a poner la otra mejilla?. Desde luego nosotrxs no. Y cuando nos vengan con sus discursos morales criminalizando la violencia, les contestaremos que nosotrxs no hacemos otra cosa que defendernos de ellxs, que son lxs que tienen armas y ejércitos.

Dentro de las movilizaciones, lxs “violentxs antisistemas” no sólo no restan honestidad a la lucha, sino que aportan dignidad. La dignidad del/de la esclavx que se rebela y se defiende con uñas y dientes. No sólo no son un problema para lxs demás manifestantes, sino que son un ejemplo.


Si defenderse es violencia, todxs somos violentxs. Si querer una sociedad libre e igualitaria es ser antisistema, todxs somos antisistema.

Si salimos a la calle para expresar nuestra rabia, que se note. Que no venga la prensa ni la televisión, pero que todo el mundo se entere de nuestra protesta porque se oiga y se sienta. Que arda la banca, que ardan sus empresas, que las calles hablen. Que ardan el Estado y el capitalismo. Y que no nos de miedo decir que no pararemos mientras no nos quede otra solución que defendernos.

Va siendo hora ya de que la gente salga a la calle, sí. Como en Grecia, como en África. Y va siendo hora también de que la gente se organice y se despierte, en el trabajo, en el barrio, en la plaza y en la casa. Y que cuando nos pregunten qué queremos digamos orden, pero sin autoridad. Trabajo, pero sin explotación. Casa, pero sin hipoteca. Ocio, pero sin ganancia. Convivencia, pero sin imposiciones.

Queremos una sociedad libre e igualitaria.
¡Por la revolución social, anarquía total ya!