"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

miércoles, 27 de abril de 2011

Patricia Heras, presa del montaje del 4-F se suicida.

El 4 de Febrero de 2006, la policía se presentó en una supuesta casa okupa (el movimiento okupa de Barcelona dismintió más adelante la relación de ese edificio con la okupación) en la zona de Sant Pere Més Baix con motivo de poner fin a una fiesta que se estaba celebrando en el edificio a altas horas de la madrugada.

Durante estos sucesos, a uno de los polis locales de Barcelona le fue arrojada una maceta desde un balcón cuyo impacto le causó un fuerte golpe que le dejó en estado vegetativo. Esta versión fue aportada por EL PROPIO ALCALDE de la ciudad, que después, rectificó diciendo que "había sido una piedra". No obstante, tanto los servicios sanitarios como otras fuentes corroboraron que su idea también apuntaba al ataque con la maceta dado el tipo de herida que presentaba el guardia urbano en la cabeza.

Patricia Heras no había estado allí en ningún momento. Se encontraba con otro amigo suyo de vuelta a casa pero tuvieron la mala suerte de que se cayeron de la bici, sufriendo heridas superficiales y siendo vistxs por dos testigos que llamaron a una ambulancia. Patri fue trasladada con su acompañante al hospital para ser atendidxs por las heridas y allí empezó su pesadilla.

La guardia urbana la detiene sin motivo, acusándola de cargos referentes a la reyerta que hubo en aquella vivienda. Es torturada. Amnistía Internacional se hizo eco de las torturas sufridas por Patricia y otros presos del 4-F en dependencias policiales. Tras una serie de peripecias, es enviada a prisión dónde pasa 6 meses de los cuales los últimos cuatro había estado en tercer grado, es decir, teniendo que ir a la cárcel sólo para dormir.

Tras un juicio lleno de irregularidades (de pretendidas irregularidades, nada de accidentes u olvidos inoportunos) Patricia es condenada a 3 años de prisión, acusada de causar un hematoma a un guardia urbano al arrojarle una valla de obra, que habría rodado por el suelo hasta impactar en la pierna del poli. Patricia, que había redactado en su blog una versión de los hechos muy muy diferente a la aceptada por el tribunal, no ve escapatoria a volver a prisión y ante su falta de esperanza y de salidas, decide suicidarse.

Desde aquí, enviar todo mi apoyo a la familia y amigxs de Patricia, no estáis solxs. Un abrazo muy muy fuerte.

También señalar como RESPONSABLES de la muerte de Patricia a por aquel entonces alcalde Joan Clos, a Jordi Hereu, concejal de seguridad y por supuesto, a todxs lxs responsables de un sistema penal y penitenciario tan corrupto y turbio. Vosotrxs matasteis a Patricia Heras hijxs de puta.

Y por supuesto, gritar una vez más por la libertad de Rodrigo Lanza, Juan Pintos y Alex Cisterna, quiénes se encuentran en prisión por los mismos hechos.

Hay mil maneras de matar y una de ellas, es empujar a un alma inocente y soñadora como la de Patricia al suicidio más horrendo y al fin más atroz. No obstante, nadie olvida y por ello, llenxs de rabia y dolor, los y las compañerxs de Barcelona han convocado una manifestación para mañana jueves 28 de Abril a las 19:30 en el Forat de la Vergonya, junto al Mercat de Santa Catalina, Línea 4 - Jaume I, con objeto de mostrar la repulsa más enérgica a lo sucedido con Patri y exigir una vez más, la libertad de los detenidos del 4-F.

Más información en La haine y en este otro blog, dónde la propia Patricia escribió su versión de los hechos.

EL CAPITALISMO HA VUELTO A MATAR PERO ESTA VEZ NO QUEDARÁ IMPUNE.
PATRICIA HERAS, YA ERES LIBRE.