"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 5 de abril de 2011

Oferta de empleo para antidisturbios

- ¿En el colegio te cateaban hasta la educación física porque te atiborrabas de anabolizantes?.

- ¿Considerabas los libros objetos arrojadizos y a tus compañeros y compañeras de clase, dianas de puntería?.

- ¿Eras irascible con aquellas personas a las cuales se les ocurría la estúpida idea de llevarte la contraria?.

- ¿Te diste cuenta hace ya diez o doce años de que tú carecías de eso que la sociedad llama empatía?.

- ¿Te masturbabas con las pelis de acción policíaca de Hollywood?, (eso sí, sin que tus padres te viesen, no sea que la noticia de tu homosexualidad se extendiese por el barrio arruinando tu reputación de machito).

Si has respondido afirmativamente a las preguntas planteadas, ¡Enhorabuena!, estás listx para ser el/la heroicx defensor/a de los derechos y la libertad de la honrada ciudadanía de este país. Apúntate, todo son ventajas.

- Podrás poner punto final a las fechorías de esxs impresentables que se creen con derecho de cuestionar las leyes que con tanto esfuerzo tus superiores han elaborado para mantener a flote la economía española (o mejor dicho, su economía particular). 

- Podrás dar palizas de muerte a personas por gritar en la calle, molestando a las pobres personas que querían mirar la tele tranquilamente en su vivienda in-digna

- Podrás llevarte a todas esas jóvenes antisistema y radicales a uno de los calabozos, dónde nadie te pedirá explicaciones cuando mantengas relaciones sexuales con ellas en contra de su voluntad (la cual, obviamente, no cuenta pues tú eres antidisturbios y tu voluntad va a misa. A quién diga lo contrario, lo mandas al hospital).

- Podrás quedarte con todas las sustancias estupefacientes que incautes a la gente que registres por la calle y lo mejor de todo, ¡no tendrás que destruirlas!, podrás consumirlas tú, así, irás el doble de motivado a la siguiente jornada de trabajo.

- Podrás poseer armamento ilegal como granadas de fósforo o un kubotán, además de llevar porra, pistola, esposas y lo más chachi piruli de todo, ¡utilizarlas contra blancos de verdad!, ¿a que mola?.

- Podrás devolver a esas pobres inmobiliarias, especuladoras, mafias y demás idiosincrasia del sector de la construcción sus casas, robadas por esxs malvadxs okupas a lxs que no se les ocurre otra cosa que okupar una nave abandonada desde hace 30 años, rehabilitarla y usarla para hacer actividades culturales. ¿Te das cuenta?, ¡¡cultura!!. Serán terroristas.

- Podrás salir de copas con jueces/zas, fiscales, tus compañerxs de trabajo etc. y disfrutar de los partidos de nuestra gloriosa selección mientras mantienes una fructífera conversación cuya temática oscile entre el patriotismo, la iglesia y la familia y los gajes del oficio de tu arduo y extenuado empleo (por ejemplo, contar cuántas costillas le rompiste a base de patadas al indigente que el día anterior, sorprendiste mientras buscaba algo de comer hurgando en la basura).

En definitiva, ¡una ocasión irrepetible!. No lo dudes, aquí no se te pedirán másters universitarios ni que te leas aburridos libros tan llenos de esas manchitas negras llamadas letras.  Aquí nadie te pedirá que seas respetuoso o que controles tus arrebatos. No, no, nada de eso. Tú sólo tendrás que ponerte el uniforme y meterte un par de rayas de cocaína cada vez que a alguna de esas personas cuyos derechos y libertades defiendes, se le ocurra manifestarse para exigir precisamente esos derechos y libertades. Acto seguido, te llevaremos hasta dónde esa gente protesta y allí, darás rienda suelta a tu creatividad. Cuántos más huesos rotos, cabezas partidas y jóvenes inconscientes dejes, ¡más medallas te llevarás!. Eso sí, algunas de esas personas son tan inconscientes que responderán con más impertinencias, todo para obstaculizar tan sagrada e insigne labor (habrase visto, estxs antisistema no respetan nada...). Por eso, tienes que tener cuidado, sobre todo, con las botellitas que tienen fuego en su extremo superior. Queman y hacen pupa. Si te ves en peligro, ¡no lo dudes!, llama refuerzos o empuña tu arma reglamentaria y practica un poco de tiro al activista. ¿Que qué dirá la gente?, no te preocupes por eso hombre, ya nos inventaremos algo para justificar el asesinato, tú tranqui.

¿Eh?, ¿cómo?, ¿que dónde se quedan en este trabajo tu dignidad y tu humanidad?.

Hombre, es que, tú también, ¡lo quieres todo!, ¡algo tendrás que poner de tu parte ¿no crees?!.

¡Ven y alístate!, el futuro del orden, la justicia y la democracia depende de tí.