"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 21 de marzo de 2011

Masacre de las democracias Occidentales hacia el pueblo libio, eso si, humanitaria.

Este fin de semana, las democracias Occidentales que tienen su flota aérea y marítima situada para "reconocer el terreno" y "controlar la situación del país" perpetraron una matanza que va en contra de todo principio pacífico o lógico.

Reino Unido, EE.UU. y Francia lanzaron desde sus barcos y cazas un total de 110 misiles apuntando deliberadamente contra zonas civiles. Las víctimas civiles son 48 muertxs y 150 heridxs de consideración bastante grave.

El ataque fue coordinado desde una base estadounidense situada en Alemania y además, un comunicado enviado por el ejército libio informa de que la capital del país africano, Trípoli, así como las ciudades de Sirte, Benghazi, Misrata y Zuwara han sido bombardeadas por los aviones de la OTAN.

Muammar Al Gadaffi ha solicitado una reunión urgente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para tratar de buscar una solución pacífica mientras que ha anunciado que de continuar los bombardeos de Occidente, serán atacados sin piedad los objetivos militares situados en el arco mediterráneo (lo cual nos incluye a este país de gilipollas).

Sólo apuntar un detalle. Hace exactamente ocho años, tal día como ayer, 20 de Marzo, lxs mismxs vuelven a matar con los mismos fines: robar recursos, justificar mercados, poner gobiernos títeres, y para ello se saltan todas las reglas humanitarias matando a la población civil mientras aquí, nos tachan de violentxs a lxs que intentamos visibilizar el conflicto y sus verdaderas intenciones. Los medios de comunicación siguen articulando la mentira humanitaria y mientras tanto, allí, lxs civiles siguen siendo víctimas de los intereses de la plutocracia. Aquí se habla de que Gadaffi es un dictador asesino, y sí, es cierto, lo es. Pero esto es sólo una excusa más. Una vez más, Europa le lame el culo a EEUU, que se cree con el derecho de intervenir en todos los conflictos para salvaguardar "la paz mundial". El derrocamiento de Gadaffi no es el objetivo. El objetivo es la transición hacia un modelo de democracia como los que ya vemos aquí, una estructura social desigual, controlada por lxs grandes líderes económico-políticxs que sólo convertirán a las personas en mecanismos robotizados, tristes péndulos oscilando entre el sueño y la muerte.

La crisis es sólo una estrategia política que sigue una lógica de mercado. Los bancos siguen prestando dinero que no poseen, que esperan que sea producido aunque no siempre es así, dando origen a la caída del sistema financiero global. Deslocalización de empresas lleva la crisis al mundo entero. Las grandes multinacionales continúan generando artificiales necesidades de consumo para que seamos nosotrxs lxs que sigamos esclavizadxs trabajando en condiciones cada vez más precarias, todo para ganar dinero con el cual poder acceder a ese espectáculo cruel y servilista que nos ofrecen a cambio de nuestras vidas. Mientras tanto, el tío Sam sigue decidiendo el destino del mundo usando como única ley su codicia. Una vez más, la solución a la crisis no es cambiar el insostenible modelo capitalista. Una vez más, se resuelve con la mercancía del S. XXI, la guerra. Justificada por la tele y la prensa comercial escrita, provocada por los gobiernos neoliberales y perpetrada por los ejércitos de máquinas de matar que se encuentran a su servicio. Obsesionadx con el progreso, caminas cabizbajx por sus putos paraísos de plástico y cemento, recorriendo el gris camino hacia la decadencia inexorable que tú mismx temes cuestionar. Sabes que no hay salida de esa jaula de apariencia y dolor, de odio y silencio sólo roto por el ruído de la lluvia, los coches y tus suicidas pasos hacia el abismo. Por ello te resignas, aceptas su estilo de vida, un estereotipo enfermo que define lo que te han obligado a llamar felicidad, esa maldita mentira por la que empeñaste tus sueños y aspiraciones, tu individualidad. Pero en el fondo sabes que no es así ¿verdad?. Respóndeme, ¿cuánto tiempo llevas oyendo en pesadillas los gritos de las víctimas?. Estás financiando sus muertes con tu egoísta indiferencia.

Va siendo hora de despertar joder, basta de guerras productivas, basta ya. Organicémonos de una puta vez y devolvamos el golpe a sus templos de consumo, a sus altares de mercancía y desidia.

¡¡EUROPA HIPÓCRITA Y CRIMINAL!!