"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

martes, 22 de marzo de 2011

El policía que mató a Alexandros Grigoropoulos recibe un poquito de su propia medicina

Hace unos días, Damiano Bolano, uno de lxs compañerxs detenidxs y acusadxs de pertenecer a la Conspiración de Células de Fuego y que se encuentra en el mismo módulo de la prisión de Domokos que el asesino de Alex, un policía llamado Epaminontas Korkoneas, dió a este una pista sobre lo que le espera si algún día sale del talego o si mientras se encuentra dentro, se le ocurre bajar la guardia. Bolano se encontró con Korkoneas, momento en el que lo tiró al suelo y le propinó una fuerte paliza que duró hasta que llegaron los guardias de la prisión, que inmovilizaron a Bolano y trasladaron a Korkoneas a otro ala de la penitenciaria.

Recordamos que Korkoneas fue condenado a cadena perpetua por asesinato el pasado 10 de Octubre, tras ser declarado culpable de asesinato intencionado y con propósito. Tanto él como sus abogados afirmaron que el balazo que mató a nuestro compañero Alexandros Grigoropoulos, de 16 años, el 6 de Diciembre del 2008 fue a causa de un desafortunado rebote. Dijeron que el agente había disparado al aire para intentar disuadir a un grupo de unxs 30 activistas que fueron a por él, rebotando la bala y alcanzando luego a Alex. No obstante, el informe forense desmontó sus mentiras al probar que la bala alcanzó a Alex en el corazón y además, fue disparada directamente.

Alexandros Grigoropoulos, no te olvidamos ni a tu asesino tampoco.

Este es el responsable de la muerte de un joven anarquista de 16 años, tras ser condenado. No volverá a estar seguro ni en la trena ni en la calle.


Aquí vemos la placa solidaria que amigxs, familiares y compañerxs de Alex colocaron en el barrio de Exarcheia, en Atenas, de dónde él era natural.