"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 26 de marzo de 2011

A Carlo Giuliani no lo mató nadie, absuelto Mario Placannica.

Esa ha sido la decisión final del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, librar definitivamente al gobierno italiano y a Mario Placanica, oficial de lxs Carabinieri que en el transcurso de los disturbios durante la cumbre del G-8 celebrada en Génova el 20 de Julio del año 2001 acabó con la vida de nuestro compañero Carlo Giuliani, anarquista italiano de 23 años de edad natural de Génova.

Eran tres las sentencias sobre las que lxs jueces/zas de la Gran Sala tendrían que dar su veredicto. La primera concluyó con trece votos a favor y sólo cuatro en contra que confirmaron la instancia hecha pública el 25 de Agosto del año 2009 por presente de la cual, Mario Placanica, autor del disparo que alcanzó a Carlo en la cabeza causándole la muerte, no sería el culpable.

Para la sentencia que absolvió finalmente a la fiscalía italiana por haber hecho caso omiso de los sucesos y no haber abierto una investigación en profundidad a fin de esclarecer la muerte de Carlo, fueron en cambio diez votos a favor y siete en contra. La misma cantidad para la última cuestión, que considera adecuada la organización, planificación y desarrollo de las intervenciones policiales durante los días que duró la cumbre.

Para escuchar el fallo de la Corte Europea de Estrasburgo, ya nadie esperó. Un salón vacío, ni siquiera permaneció para dar la cara Nicolás Paoletti Giuliani que representó a la familia de Carlo durante el transcurso de la apelación presentada en Estrasburgo, que comenzó su andadura en el 2002.

El padre de Carlo, Giuliano Giuliani ha dicho que permanecerá firme y que seguirá luchando para tener justicia por la muerte de su hijo. Y puede estar seguro de que no será el único que luche por ello.

El 20 de Julio del año 2001, un error en la coordinación de las fuerzas de seguridad que blindaban Génova para la cumbre, dió origen a una cadena de despropósitos que terminó con un asalto policial sin precedente contra una manifestación legalizada, disparando indiscriminadamente gases lacrimógenos y agua a presión dejando sin escapatoria a más de 15.000 manifestantes. Esta catástrofe dió origen a los sucesos de la plaza Alimonda cuando un grupo de cientos de manifestantes se replegó y decidió devolver a la policía las cargas gratuítas con las que atacaron una mani que era, repito, pacífica y legal. Carlo cayó en esos disturbios, un compañero que fue ASESINADO por la policía fascista italiana de la "democracia" de Berlusconni y su partido de miserables. A Carlo Giuliani no lo mató nadie se dice, un infortunio, una bala perdida, un accidente. ¿También fue un accidente que después de recibir el balazo que entró por su ojo izquierdo y perforó su cabeza hasta salir por su sien izquierda, el mismo todoterreno de la policía de dónde vino el balazo atropellase su cuerpo agonizante no una, sino DOS VECES, una marcha atrás y otra hacia adelante, en su intento por emprender la huída?. Decidme, ¿fue un accidente?.

Sólo sé que cuando tiempo después de su crimen, Placanica comenzó a recibir anónimos amenazándole y poco después, se comió un árbol con su coche porque alguien manipuló los frenos, el tío fue sometido a un análisis psicológico y posteriormente apartado del cuerpo por considerar que no era lo suficientemente estable emocionalmente como para tomar parte en lxs Carabinieri. Sí, sí, has leído bien. Mario Placanica estaba todavía en periodo de pruebas. Surgen aquí varias preguntas. ¿Por qué el Estado permitió que un poli inexperto y con problemas de autocontrol estuviese de servicio durante una situación tan delicada en la ciudad?, ¿quién disparó la bala que tras el examen de balística, demostró ser de la munición usada por la policía?, ¿por qué desde el gobierno se silenció toda noticia en los medios relativa a este caso?, ¿por qué nadie se preocupó?.

¿Por qué?. Vamos hijxs de puta, ¿por qué?. ¿Queréis accidentes?, ¿queréis que las cosas vayan rápido y que todo este asunto se olvide?. No os preocupéis, todavía quedan muchas cumbres por llegar y todavía hay mucho fuego que espera manos con el valor suficiente para llevarlo. Esto no quedará así.

"Ojo por ojo y todo el mundo acabará ciego" Gandhi.

Bonito proverbio, pero sólo tengo dos mejillas y ya me han pegado en las dos. Mejor ciegxs que sometidxs.

Por cada anarquista muertx, naceremos mil. No fue un accidente, fue terrorismo de Estado pero bueno, no queremos vuestra mierda de justicia burguesa ni tampoco permitiremos que ningún/a politicuchx oportunista use su discursito de falso dolor para sacar provecho de nuestrxs hermanxs muertxs. Seremos nosotrxs lxs que apliquemos nuestra justicia. No habrá paz, no habrá diálogo, no habrá tregua. Nuestras lágrimas serán vuestra sangre.

Más información del caso de Carlo aquí y aquí

CARLO VIVE NEI NOSTRI CUORI, NON DIMENTICARE MAI!!!