"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 21 de febrero de 2011

Documental Móstoles Insurgente - Nosotrxs, las ideas, la práctica y nuestros sueños.

Es un secreto a voces que las armas que este sistema utiliza para restar credibilidad al movimiento anarquista son de una diversidad y un descaro espectaculares. La más conocida y evidente quizás es la de utilizar sus programas informativos para distorsionar la realidad de acciones como por ejemplo los black blocks, usando estrategias como por ejemplo la despolitización sistemática del contenido de estas, mostrándolas al público como simples desórdenes gratuítos (reforzando así el estereotipo comercial de que la anarquía sólo conlleva al libertinaje y la sociedad dominada por el más fuerte por culpa de la ausencia de ley, como si en el capitalismo la cosa fuese de otro modo, como si su sacrosanto código legislativo no respondiese precisamente a los intereses de lxs más ricxs y poderosxs) e incluso infiltrando a agentes encubiertxs entre la masa activista para que sin ton ni son destrocen vehículos particulares o marquesinas en lugar de atacar y sabotear los comercios de las principales multinacionales transmitiendo un mensaje de unión y fuerza en la resistencia contra las leyes y lógicas capitalistas (verdadero objetivo de los bloqueos de acción directa violenta). Pero, quizás la lucha más vulgarizada es la del movimiento okupa, cuyo significado reducen a un puñado de chavalxs sin estudios ni trabajo que o bien viven de su padre y su madre o bien mendigan al mismo tiempo que permanecen en una propiedad privada contra la voluntad de su propietarix al mismo tiempo que asocian su vida a la más absoluta vagancia y el consumo de estupefacientes. Por desgracia, existen casos que legitiman ese falso testimonio y yo personalmente me desligo de esos productos de una rebeldía sin principio ni fin. Dentro de la película que el Estado crea de lxs okupas, obviamente, apenas se ven referencias a las actividades que muchos centros sociales okupados organizan en sus respectivos barrios para lxs vecinxs ni mucho menos se visibiliza el apoyo que asambleas vecinales y asociaciones de pocos recursos de muchos barrios del Estado español dan a los colectivos que participan de los distintos centros sociales okupados y espacios autogestionados que se han venido sucediendo en este país, construídos siempre en naves o grandes edificios abandonados y nunca en el dormitorio de la hijita de nadie. No, no, lo siento mucho Telecinco, pero nosotrxs no fabricamos cócteles molotov al lado de una muñeca de Hello Kitty ni desayunamos cerveza con cereales psicotrópicos. Su estereotipo no funcionará con nadie que haya estado en un centro social en condiciones. De hecho, muchas de las personas a las que nos podéis encontrar organizando actividades o limpiando un espacio okupado, posiblemente no tengamos (como en mi caso) un problema de vivienda, okupando y ayudando en lo posible a la cotidianeidad del espacio como un desinteresado intento de construír alternativas a la sociedad del consumo comenzando por la resurrección con nuestras propias manos de lugares grises y muertos condenados al derribo y sus terrenos, a la recalificación y la especulación salvaje de alguna inmobiliaria oportunista.

Este documental pretende mostrar la problemática presente en el barrio obrero de Móstoles, en materia de vivienda, barrio que en los últimos 20 años ha sido testigo del depredador avance de los mercados inmobiliarios en su territorio, creciendo la especulación y con ella, la indigencia o la precariedad en decenas de familias que no encuentran otra salida que hipotecar sus vidas al servicio de una sociedad asquerosa construída a la medida de los intereses de lxs más privilegiadxs. Contextualizando todo con el Centro Social Okupado La Casika como punto de partida, pretende dar a conocer la existencia y labor de este espacio, liberado hace más de 14 años por un grupo de colectivos y asambleas de vecinos del barrio, ofreciéndonos una óptica distinta de la problemática que encuentra la vivienda mostoleña, una óptica que presenta el CSO La casika como un proyecto de verdadera disidencia horizontal y colectiva, que durante años se ha convertido en el vehículo para convertir los sueños, las ideas y las inquietudes de jóvenes, mayores, obrerxs, paradxs y en definitiva, de cualquier persona que quiera pasarse por allí a colaborar como buenamente pueda, en otro mundo, un mundo donde el discurso antiautoritario se vuelve coherente y donde la utopía se vuelve cotidiana. 

El docu lo he subido yo al youtube y puesto que ha sido realizado de manera autogestionada y libre por lxs propixs activistas y otras personas solidarias con el proyecto, su descarga, difusión y copia gratuítas serán bien recibidas. Lo único que condeno y denuncio es su venta. No utilices la cultura hecha con el corazón como una sucia mercancía. La revolución se crea y se comparte, no se prostituye.

Pase lo que pase, nuestras ilusiones nunca estarán a la venta en grandes superficies, Porque ningún desalojo podrá nunca poner freno a la insobornable revuelta de la alegría. Arrancarán todas las flores pero jamás detendrán la primavera. Ellxs se llevarán la pasta ¡pero nosotrxs el mañana!.

Un desalojo, otra okupación.

Parte 1

Parte 2

Parte 3

Parte 4

Parte 5

Parte 6 y última