"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 5 de febrero de 2011

¡Can vies existe y resiste!

Ante el inevitable juicio que han de sufrir activistas del centro el próximo 18 de Febrero por una demanda judicial interpuesta por TMB, propietaria del espacio okupado, informaré un poco del contexto que envuelve a este centro social e invito a todxs a sumaros a las convocatorias para pedir que Can Vies se quede.

El Centro Social Autogestionado Can Vies en el barrio de Sants en Barcelona cumple en pocos meses sus 14 años de resistencia. Construído a raíz de la cada vez más notable necesidad de espacios autogestionados en los barrios donde desarrollar herramientas de cambio ha servido de vehículo insobornable para elaborar un discurso coherente y una práctica antagonista que a la larga permitan a lxs individuxs ser lxs únicxs responsables de todos los campos que afectan a sus vidas a diario sin necesidad de intervenciones de tercerxs impulsando a la vez la cooperación y el apoyo mutuo como principal premisa a la hora de trabajar. Entienden y entendemos que la libre asociación de muchxs individuxs pensando por sí mismxs promete ser mucho más fructífera que la masa apática engendrada por el pensamiento único. Contemplamos el conflicto que pueda surgir en una reunión donde todxs opinemos igual y surjan opiniones contrarias precisamente como un factor que nos enseñará a tropezarnos y a levantarnos, favoreciendo el desarrollo positivo social e individual. Creemos que en un mundo heteronormativizado como éste, la empresa Planeta Tierra S.A., dual y dicotómica, donde nuestras vidas han pasado a ser un mero código binario carente de todo significado, la contracultura y el asamblearismo horizontal son potentes herramientas para crear algo que nunca podrán comprar. La libertad.

Partiendo de unas bases de solidaridad, apoyo mutuo y compañerismo ciego libre de todo prejuicio ha sido durante casi 14 años un punto de encuentro para muchos y muchas jóvenes del barrio que han decidido sumarse al proyecto trabajando en varios ámbitos pero siempre con una ilusión, transformar este mundo plastificado en una realidad de dignidad, paz, igualdad y lo más importante, emancipación de todxs y cada unx de lxs individuxs.

Han sido muchos los intentos desde las estructuras y mecanismos estatales y paraestatales por terminar con esta iniciativa, cargando con fuerza tanto contra las individualidades y colectivos partícipes del mismo como contra el propio espacio poniendo más y más excusas para desalojarlo. Ahora, el hay-untamiento y TMB, empresa constructora dependiente del consistorio han decidido volver a insistir en sus crueles ataques para intentar asesinar todo lo que un espacio como éste representa. Después de varios años usando las obras del metro de Mercat Nou como excusa para el derribo del inmueble, asegurando que este obstaculizaba el avance de las mismas, hoy esa falacia ya no les sirve pues la estación ya se encuentra desde hace tiempo inaugurada y además, los planos del propio ayuntamiento constatan que el cubrimiento de las vías del tren no se vería impedido aún con el edificio en pié. Otra excusa que han usado para justificar su antidemocrática medida han sido los intereses de una inmobiliaria por construir en el espacio que hoy ocupa la okupa (valga la redundancia) un edificio de 5 plantas pero en el marco de la crisis estructural que hoy padecemos todos y todas la obra se encuentra paraliza sin fecha todavía para comenzar a causa de una agresiva falta de fondos. Cabe destacar que pese a que el centro social Can Vies ha superado hasta ahora las diversas dificultades que se le han presentado, otras casas y fincas no han tenido tanta suerte y serán en breves derribadas para construir en los terrenos edificios de 7, 9 y 11 plantas.

Concluímos entonces una dura realidad. Que el desalojo del CSA Can Vies no viene motivado por ninguna necesidad real sino que la necesidad sirve una vez más a lxs poderosxs para justificar una política que sólo refleja una cosa. A lxs activistas del centro lxs van a echar por un único motivo, porque molestan. Ya le ha sucedido a otrxs compañerxs de otros centros sociales. Fábricas de magia con el nombre de Centro Social Okupado El Tajo en La bordeta desalojado hace 7 años o la silenciosa plaza que después de seis años de obras y chanchullos levanta donde estaba el Centro Social Okupado y Autogestionado Hamsa, espacios como La Quincalla en la calle Masnou o La Breva en Miguel Ángel por poner algunos ejemplos. Ellxs representan la otra Barcelona, la Barcelona desobediente y disidente que nació con aquel cine Princesa, la que no viene en los libros. Molestan en la Barcelona post-modernista, sus sonrisas encapuchadas no encajan en la Barcelona del progreso por el progreso, la Barcelona donde el fin justifica los medios cuando se trata de desahuciar a unas pobres personas, la Barcelona del turismo y los locales de diseño, en la Barcelona de la injusticia social institucionalizada, de la especulación defendida a golpe de multa y porrazo, la Barcelona gris y muerta, la Barcelona vacía. En definitiva, la Barcelona que quiere el Capital.

Frente a esta descarnada verdad sólo nos queda una opción. Cargar de nuevo nuestra arma más potente, la solidaridad y sin ninguna compasión apuntar a lxs responsables de este atentado. Defendamos los espacios culturales okupados y autogestionados, construyamos el futuro que queremos en nuestro medio natural, en los parques, los barrios y las calles.en todos los rincones donde nuestra voz pueda ser escuchada lejos de despachos y falsos derechos, lejos de una no-vida que sólo nos permite realizarnos si hay talonario de por medio. Porque queremos colores y sueños, no hormigón y apatía.

Porque juntxs, asociaciones vecinales, movimientos sociales, grupos culturales que evolucionan sin necesidad de endiosar al lucro. De Barcelona o no, nuestras voces serán una porque sólo una voz con miles de gritos puede detener este proceso, un proceso que persigue, a la espera de la aprobación de un nuevo Plan General Metropolitano que permita recalificar los terrenos, desalojar este espacio aunque sea para dejar en su lugar un solar durante años y años. Porque lo que les jode es que podamos demostrar que la autoridad es un lastre cuando lo que se busca es recuperar la pasión de lo impredecible. Improvisar, negar todo pronóstico del mañana. Experimentar con todo lo que podemos ver, tocar, oír, sentir, usar nuestra imaginación para, en una sola palabra, Vivir. Vivir una Vida con mayúsculas, sin colorantes ni adictivos artificiales. Porque nuestra pasión por la vida salvaje y en libertad es más fuerte que cualquiera de sus enfermizas celdas, lo que hoy llaman "piso", "casa", "oficina", "cajero automático". Roles que nos despersonalizan y determinan en función de nuestras posesiones nuestra validez en su proyecto socio-económico de globalización de la plutocracia occidental. No queremos una existencia espectacular que pretende recrear una naturaleza muerta, queremos nuestra Vida, la que nos han robado, la queremos Toda y la queremos Ahora.

Ejecutor y verdugo, Ministerio del Interior y Mossos de Esquadra, vuelven a declararnos la guerra a las insumisas, a las antisistema, a las que todavía recuerdan la inocente sonrisa de cuando era niñxs y se atrevían a decir "NO" pese a las represalias, a todas, a todxs.


No lo olvides, esta lucha también es tuya y lo sabes. No la evites, ¡planta cara!.

El pasado 29 de Enero la plataforma contra el desalojo de Can Vies realizó una manifestación por la ciudad condal. Adjunto video.










En el transcurso de la marcha algunxs activistas dibujaron en el suelo de una plaza el símbolo de la okupa.


Pintemos ventanas en sus muros. Que la enfermedad del civismo no pueda ensordecer nuestra creatividad. Que nuestra lucha sea por amor a la libertad y no por odio a sus asesinxs. Que nuestras palabras se abracen y rompan con amor y rabia los límites de este orden, que iluminen la oscuridad y una vez más, sea el cálido fuego de las barricadas el que ponga fin a tanta injusticia y lo más importante, a las vidas de lxs culpables.

Vuestras cadenas no nos atan
Vuestros disparos no nos matan
Vuestras leyes no nos callan.
Vuestras medicinas no nos curan.
Vuestra enseñanza sólo nos vuelve más ignorantes.
Vuestra mierda de ocio rentable no nos entretiene, nos aburre.
Vuestra jodida realidad no nos gusta y por eso la destruiremos.
Jamás acabaréis con nosotrxs.
Contra el despotismo de la propiedad
¡PREOKÚPALXS!
CAN VIES RESISTE