"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Nuevas jornadas de protesta estudiantil en Italia ante las reformas universitarias.

Decenas de miles de estudiantes volvieron a tomar ayer las calles de Italia en una jornada que marcaría su futuro al ser la fecha escogida para decidir si aprobar o no la reforma que plantea la ministra de educación Mariastella Gelmini y que ultimamente se acerca a trompicones a su aprobación en el senado. Desde la ciudad de Milán hasta Palermo, lxs estudiantes piden la dimisión de Berlusconni así como de la ministra de educación a quienes consideran lxs padres de esta ultraliberal medida la cual se verá reflejada en un recorte del 95% para las becas universitarias además de privatizar los ateneos públicos, volviendo un derecho tan fundamental como la educación, otra más de sus prohibitivas mercancías.

En Milán, Turín y Palermo, durante la mañana del lunes se produjeron varios choques entre policía y manifestantes mientras que el resto transcurrieron sin problemas. En Roma, ante la todavía reciente revuelta que tuvo lugar con motivo de la victoria del ejecutivo de Berlusconni frente a la moción de censura que la oposición presentó contra él, lxs estudiantes salieron en bloque de la universidad de Sapienza pero evitaron zonas como el centro histórico o los arredores del senado y el parlamento, ya que estos lugares se encontraban fuertemente blindados por un salvaje dispositivo policial desplegado a fin de evitar otra situación como la del pasado día 13.

En Palermo, lxs universitarixs, que fueron abordadxs por agentes antidisturbios cuando intentaban entrar en tromba en el palacio de Orleans, protagonizaron algunos altercados y arrojaron naranjas, huevos, pintura y petardos contra el edificio. Un periodista resultó herido en una mano. En Milán, por otro lado, lxs estudiantes se organizaron en un bloque que mantuvo algunos minutos de tensión cuando provocaron al bloqueo policial que les impedía el paso. Además, según informa el diario La repubblica, el bloque conformado por aproximadamente 300 estudiantes a su paso por el centro de la ciudad cortó el tráfico durante varias horas.

En Roma la manifestación transcurrió como ya he dicho antes sin problemas, encabezada por un grupo de estudiantes que portaban paquetes de regalo con carteles en los que se podían leer algunas consignas como "La mafia agradece al gobierno la muerte de la educación" o "Derecho a disentir, ¡huelga ya!". La masa manifestante continuó hasta el palacio de Quirinal donde lxs estudiantes instaron al presidente de la república Giorgio Napolitano para que no apruebe la injusta ley, cuya resolución final debería conocerse esta tarde.

La educación no es otro mercado más a vuestro servicio.
No a la austeridad neoliberal y viva la huelga.
Que lxs empresarixs y banquerxs paguen la crisis.