"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 13 de diciembre de 2010

La humanidad, Cancunhage y la codicia como un suicidio colectivo. COP-16

La cumbre de Cancún, enmarcada en el programa de reuniones de la ONU sobre el cambio climático, ha resultado ser un completo fracaso, igual que su homónima de Copenhague el pasado año. Las resoluciones han sido practicamente las mismas, una serie de planteamientos que lejos de intentar solucionar el problema del calentamiento global, parecía hacer uso de la demagogia para prolongarlo, continuando con el mismo ritmo de emisiones. ¿Quién sabe?, será que han encontrado la forma de usarlo en pro de su rentabilidad.

Hay algo que está claro, no es muy difícil concluir si observamos datos y estadísticas de los últimos años que de concretarse lo allí expuesto, el protocolo de Kyoto no sólo sería ya una falacia, sino que podríamos hablar de una condena a muerte literal para la humanidad pues dichos acuerdos derivarían en un aumento de la temperatura de una media de 5 grados celsius, lo que volvería este planeta definitivamente inhabitable para nuestra ¿civilización?, ¿lo llamaríais así?. De hecho, numerosxs analistas definen un incremento de tan sólo 2º C como catastrófico, que provocaría en la tierra daños irreversibles que se traducirían en una aceleración progresiva en el deshielo de los Andes y los Himalayas, extensión de los desiertos, graves efectos en la biodiversidad al acelerar el proceso de extinción de un gran número de especies, efectos negativos en selvas y bosques y un sinfín de problemas más que nos conducen hacia el apocalipsis relatado en el manifiesto Unabomber, el colapso de la sociedad industrial. En este contexto de propuestas ilógicas y absurdo generalizado, las corporaciones y los gobiernos de los países denominados como desarrollados, en complicidad con un segmento de la comunidad científica, nos ponen a discutir el cambio climático como un problema reducido a la elevación de la temperatura sin cuestionar la causa que es el sistema capitalista y su desarrollo productivo. 

La organización ATALC (Amigxs de la Tierra en America Latina y el Caribe) respaldan la postura de Bolivia al definir esta cumbre como objeto de resultados totalmente inadecuados y extravagantes que lejos de poner en cuestión la dramática y peligrosa realidad climática del planeta, así como de abordar la actualidad de numerosos países en desarrollo, parecen buscar, como es costumbre, planes que favorezcan los intereses económicos de las grandes corporaciones multinacionales, las cuales son, por otro lado, culpables de todo ésto. Obviamente, todo ésto será presentado a sus rebaños de masa como la solución a todos nuestros problemas, solución que no es solución, que define unas dinámicas que ponen muy en cuestión el futuro de la humanidad pero que responde a una lógica de mercado, por parte de aquellxs que cuanto peor se ponga la cosa, más verdades a medias e intervenciones de despacho podrán vendernos.

Además, desde ATALC considera el proceso de negociaciones como una estructura nada transparente ni mucho menos democrática, reduciendo sus posibilidades a los llamados salones verdes, negociaciones bilaterales entre grupos de países, algo que, obviamente, elimina la posibilidad de negociación de todas las partes. Frente a este modelo, ATALC sigue proponiendo y reivindicando su Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba, medida que incluye soluciones reales al cambio climático. 

Los textos expuestos tras finalizar la cumbre, hablan sobre una segunda cumbre en el futuro para seguir negociando y debatiendo dentro de las bases del protocolo de Kyoto pero no aportan fecha para dicha reunión además de dar la impresión de que evitan mencionar ciertos detalles y parámetros a fin de dejar la puerta abierta para un quizás cercano desmantelamiento de Kyoto, único acuerdo vinculante que obliga a las naciones "desarrolladas" a controlar sus emisiones.

De todas maneras sobre dichos textos podemos concretar que siguen enmarcados dentro de un sistema de "promesas" de cada uno de los países sin referenciar en ningún momento un acuerdo unánime que los corte a todos por el mismo patrón de tal manera que en los textos se habla ya de supuestos mecanismos de flexibilidad para los países ricos que contemplan todavía los bosques como reservas de carbono, abogan por el comercio de emisiones o el Mecanismo de Desarrollo Limpio, una falacia nauseabunda que utilizan para vendernos su ya típica dialéctica de promesa que promete más promesas.

En los acuerdos de largo plazo, comenzaré diciendo que de ningún modo se asegura el pleno derecho de indígenas y comunidades locales que vivan en los terrenos a explotar y ésto se ha podido comprobar recientemente en Argentina, donde la represión de lxs terratenientes y lxs paramilitares contra aquellxs que ocupan tierras para vivir se está volviendo encarnizada de modo paralelo a los disturbios populares, que intensifican su rabia cada minuto que pasa. En materia de transferencia de tecnología se crean dos nuevas entidade que planteen el tema pero no se aclara de dónde saldrán los fondos para financiarlas mientras al mismo tiempo, se invita al Banco Mundial a jugar un rol fundamental dentro de la creación de un fondo verde que tendrá como objetivo almacenar dinero para financiar la no-lucha contra el cambio climático propuesto desde los altos escalafones de EE.UU. y la U.E. en clara concordancia con los intereses de la élite bancaria y financiera global.

Como declara Rose García, activista de COECOCEIBA - Amigxs de la tierra Costa Rica, “sólo a un grupo de lunáticxs se le puede ocurrir invitar al Banco Mundial a recibir los fondos del clima, con el historial inmenso que tiene de financiamiento de los proyectos más sucios del mundo y de condicionamientos de muerte a nuestros pueblos”.

Así mismo, Lucia Ortiz, de NAT – Amigos de la Tierra Brasil señaló: “Rechazamos un acuerdo sobre bosques que, más que buscar su preservación, los valora económicamente de acuerdo al carbono que almacenan y abre la puerta a más comercio de emisiones para favorecer a las naciones poderosas más contaminantes”.

Por último, Domingo Lechón, de Otros Mundos – Amigos de la Tierra México, subrayó: “Los textos presentados en Cancún no responden bajo ninguna circunstancia a la urgencia planteada por la ciencia y provocarán un aumento de la temperatura mundial promedio de más de cinco grados. Actualmente, con un aumento que no llega a un grado, los impactos del cambio climático ya son gravísimos. Cada año mueren 300.000 personas a causa del cambio climático y de los desastres naturales y sociales que provoca”.

Durante los días que han durado las negociaciones, se han venido realizando tanto en la propia ciudad de Cancún como en todo el mundo, acciones de diverso calibre que tenían como objeto mostrar la repulsa popular hacia los acuerdos de la no-vida. Algunos de los más significativos han sido las conferencias contra-cumbre que numerosos grupos ecologistas han llevado a cabo en zonas cercanas al Palacio de la Luna, emplazamiento elegido para la cumbre oficial, dinámicas de desobediencia civil y otras formas de protesta pacífica. Además, ante la campaña sensacionalista que los medios habían venido desarrollando de manera similar a la aún cercana cumbre de la OTAN en Lisboa, contando estupideces sobre una amenaza de grupos anarquistas de acudir a reventar la cumbre a fin de naturalizar en la masa el excesivo control policial desplegado en Cancún, activistas autónomxs del Frente de Liberación Animal y del Frente de Liberación Total han remitido un comunicado de prensa a varias estructuras del espectro mediático amarillista Mexicano conforme el cual se advertía de una serie de atentados con coches bomba. 

Quiero hacer un inciso para explicar el por qué de estas advertencias. Frente a unxs asesinxs sin escrúpulos que prefieren garantizar y aumentar exponencialmente sus beneficios aunque el precio de ello sea el mismísimo futuro de la humanidad, la respuesta ha sido patética. Buenrollismo, paz y amor propias del Woodstock más rancio, altermundialismo hippie y cero intento de sabotear su orden y complicidad con las fuerzas de seguridad al pactar horas para las protestas y permitir que éstas estuviesen vigiladas en todo momento por la policía criminal de México. Han tenido en cuenta el aumento en los últimos meses del uso de coches bomba por narcotraficantes Mexicanxs y se expuso en los comunicados de prensa que si éstos no avisaban a las autoridades del atentado para poder desalojar la ciudad lo antes posible, toda víctima caería sobre sus hombros por obviar la advertencia. Cayeron en la cuenta de que una amenaza de ese calibre en una situación delicada y de máxima seguridad en la ciudad, derivaría en el caos, el miedo y el desorden. Obviamente, era éste el objetivo de unas amenazas que ignoradas por unos y publicadas por otros, nunca llegaron a cumplirse, ni se cumplirán. Su objetivo no era cumplirse, no era estallar y matar a gente inocente. Su objetivo era provocar el miedo y la incertidumbre especialmente en aquellxs que hacen uso del terror sistemático para su destrucción del medio ambiente. El FLA o el FLT no son estructuras de guerrilla urbana, ni tampoco el IRA o la Conspiración de Células de Fuego en Grecia. Son anarquistas, salvajes, autónomxs e insurreccionalistas que frente al modelo de revolución pasiva de "ahora no es viable" prefieren sabotear ¡Ya! la paz social a fin de provocar una brecha en su sistema, máquina expendedora de comodidad artificial que permita, poco a poco, derivar en una huelga indefinida y masiva que tiene como objeto terminar de una vez por todas con la economía capitalista, sustentada gracias al consumo que legitiman y venden cual panacea medios y organismos publicitarios.

Creo que podemos comenzar a estimar ya la verdad detrás de aquella cita que a mí, por lo menos, me conmovió en su momento. ¿En qué momento el futuro dejó de ser una promesa para volverse una amenaza?.


Aquí podéis leer la cláusula de propuestas del Acuerdo de los Pueblos de Cochabamba, 


 "[...] Pueden lxs bárbarxs liberarse. Pueden afilar sus espadas, pueden blandir sus hachas de guerra, pueden golpear a sus enemigxs sin piedad, pueden aborrecer tomar el lugar de la tolerancia, puede la furia ocupar el lugar de la resignación, puede la barbarie ocupar el lugar del respeto. Pueden las hordas bárbaras asaltar, autónomamente, de la manera que crean oportuno. Y pueden no volver a crecer tras su paso parlamentos, instituciones de crédito, supermercados, barracas, fábricas. Contra el cemento armado que se levanta para dañar nuestro cielo y la polución que lo ensucia, uno puede asegurar como decía Dejacque “No es la oscuridad lo que lxs bárbarxs esta vez traerán a este mundo, es la luz”— Crisso y Odoteo - Bárbarxs, la insurgencia desordenada

¿Acuerdos para combatir el cambio climático? ¡SANDECES!
¿Capitalismo verde? ¡FALACIA!
¿Tecnologías amigables? ¡GENOCIDIO!

NO NOS CONFORMAMOS CON VUESTRAS REFORMAS BUENROLLISTAS
NO NOS CONFORMAMOS CON QUE UNXS ASESINXS SEAN LOS QUE DICTEN EL DESTINO DEL MUNDO
SOMOS ANARQUISTAS ,SALVAJES, LIBRES Y VENGADORXS DE LA NATURALEZA.
CÉLULAS DESORGANIZADAS, ESPONTÁNEAS Y AUTÓNOMAS QUE TIENEN COMO ÚNICO OBJETIVO PROPAGAR EL CAOS.
POR LA EXTENSIÓN DE LA REVUELTA...
¡¡COP-16 ES MENTIRA!!
¡¡EL CAMBIO CLIMÁTICO ES UN PRODUCTO!!