"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

viernes, 1 de octubre de 2010

La frustración de la rabia y una revuelta silenciosa

De manera distinta en cada ciudad, ha pasado como un susurro apenas audible para las grandes élites, una huelga general que ha encontrado a unxs trabajadorxs indecisxs acerca de si debían éstxs secundar una pantomima, un paripé acordado con el gobierno que pretendía alimentar con un último suspiro a un sindicalismo muerto en vida, cobarde de enfrentarse a una reforma laboral que, tras echar por tierra los derechos y mejoras por los que tantxs compañerxs murieron peleando, parece querer devolvernos al siglo XIX.

A excepción de Barcelona, en donde la huelga si ha tenido un marcado caracter insurreccional y anticapitalista, desarrollando los piquetes una acción directa lejos de la burocracia y lxs intermediarixs que debía haber sacudido a toda la península, en el resto de territorios los sindicatos mayoritarios y vende-obrerxs han sabido aborregar a las masas las cuales, víctimas de una desidia atroz, sólo consiguieron revalidar el papel de contención social progre que los sindicatos y su burocracia mantienen en estos tiempos y que tanta falta hace a los gobiernos y multinacionales en esta situación, llegando incluso a criticarnos a aquellxs que decidimos llevar la protesta al límite que haga falta. 

Galicia no ha sido una excepción, no obstante, se han podido observar tímidos intentos de desbordar los marcos establecidos (aquellas trabas legales que encorsetan la protesta en los márgenes de lo inocuo e inofensivo), consiguiendo avivar una pequeña llama de combate entre tanto borreguismo oficialista y manso seguidismo sindical. Incluso con anterioridad al inicio de la huelga se realizaron diversos ataques con cócteles molotov a distintas sedes del poder tecnócrata y sus sicarixs, como por ejemplo algunas sedes del PSOE, además de una bomba que causó destrozos considerables en una sede de dicho partido, en el pueblo de A Estrada y que los mass-media atribuyen a Resistencia Galega. Así mismo, se sucedieron ataques a varias sedes de los propios sindicatos y otro atentado con bomba en la sede del INEM en Lugo, también atribuído por los medios a Resistencia Galega (bonito chivo-expiatorio para utilizar cuando no tienen ni puta idea de lxs responsables). Durante la jornada de huelga general del 29, en la ciudad de Vigo también se arrojaron cócteles molotov contra algunas empresas de trabajo temporal (ETT) además de contra el corte inglés. Además, en torno a las 6:00 de la madrugada, un grupo de jóvenes encapuchadxs que conformaban un piquete anarquista autónomo, protagonizó enfrentamientos con la policía que se saldaron con cuatro de lxs jóvenes detenidxs, algunxs de ellxs con magulladuras graves e incluso puntos de sutura así como algunxs policías heridxs. Lxs compañerxs detenidxs, fueron puestxs en libertad con cargos el mismo día, a primera hora de la tarde y se encuentran a espera de juicio. Varixs compañerxs, bloquearon varias entradas y calles de la ciudad con barricadas formadas con neumáticos y contenedores ardiendo en la ciudad con mayor seguimiento de la huelga en todo el territorio galaico, donde el paro de los astilleros logró ser casi del 100% y los piquetes paralizaron la actividad de Citröen en los turnos de la noche. También en Vigo, se contaron un total aproximado de 120 contenedores quemados además de un supuesto ataque incendiario contra un autobús urbano aunque este último accidente no se ha visto reflejado por ningún medio de la prensa comercial o estatista.

En A coruña, se bloquearon brevemente los accesos a la ciudad con barricadas de neumáticos y contenedores ardiendo, lo que provocó varias cargas policiales así como numerosas identificaciones a compañerxs. Un empresario coruñés asegura que la explosión de uno de sus contenedores en el muelle de Oza, repleto de material e indumentaria de obra, fue obra de los piquetes.

En Ferrol, se produjeron varios enfrentamientos con la policía cuando lxs compañerxs formaron barricadas para intentar bloquear el acceso a la estación de autobuses con el fin de paralizar su actividad y se sucedieron varias detenciones. Lxs compañerxs fueron puestxs en libertad horas después pero denuncian malos tratos en dependencias policiales. A pesar de ésto, se consiguió cerrar Alcampo, principal centro comercial de la urbe por la noche y en los turnos de la mañana pero no obstante, se encontraba abierto ya por la tarde. Traición derivada del pacto realizado por los sindicatos amarillos y reformistas que aseguraban el cierre de los establecimientos SÓLO hasta la culminación de las manifestaciones, tras las cuales, los comercios poseerían total libertad para abrir al público. Ésto refleja una vez más, la demagogia de la que ha sido producto esta huelga, que pretendía ser más una farsa de masiva apariencia mediática, que una respuesta efectiva en sí misma. También en Ferrol, según algunas informaciones, miembrxs de la CNT local lograron bloquear la entrada a una iglesia, impidiendo la celebración de una misa, no obstante, compañerxs cenetistas han desmentido dicho dato, por lo que su verosimilitud es cuestionable.


En Santiago de Compostela, se quemaron contenedores y algunos piquetes protagonizaron enfrentamientos con la policía, en los que un total de 5 personas fueron detenidas y llevadas a dependencias policiales donde les fueron intervenidos diversos materiales para realizar barricadas así como una garrafa con gasolina. 


En Lugo se cortaron los accesos al polígono de O ceao, con barricadas y se produjeron cuatro detenciones tras un altercado con la policía que se saldó con varios efectivos de la misma heridxs. Lxs detenidxs, habían sido sorprendidxs haciendo pintadas y según ha declarado "La voz de malicia", digoo, "La voz de galicia" (órgano informativo socialdemócrata y capitalista por excelencia dentro de la comunidad, escaparate del PSOE), fueron acusadxs de daños a bienes inmuebles y sus "pintadas" les relacionaban con un "violento grupo independentista". También en Lugo, una falsa amenaza de bomba consiguió desalojar y cerrar el edificio de la seguridad social. 


Según la policía nació-mal, en Ourense hubo dos compañerxs detenidxs por actos vandálicos contra mobiliario urbano. 


Los sindicatos oficiales han conseguido salir airosos de una movilización que los legitima. No sufrieron el cuestionamiento de su autoridad que cabría esperar en una situación como la actual, en la que solo ejercen de “apagafuegos” institucionales y pretenden derivar el lógico descontento popular por los mansos caminos democráticos de la pantomima mediática y el parloteo sin consecuencias. Lxs trabajadorxs, conocedorxs de la traición de sus “dirigentes”, han oscilado entre seguir a regañadientes las vacías consignas sindicales y hacer oídos sordos a la llamada a la movilización; pero no han arremetido contra la legitimidad de sus pretendidxs delegadxs rompiendo la paz social (ésa que los sindicatos pretenden afianzar mientras aparentan lo contrarío) y sacudiéndose el yugo de aquellxs que dicen representarlxs. Desde este espacio, muestro mi total solidaridad  a lxs compañerxs (y amigxs personales) que se encuentran detenidxs o en libertad con cargos. 


En un mundo que se derrumba, nuestros sueños sucumben ante la agonía de la razón humana. Los gritos de compasión que profire la vox-populi desde el subconsciente en el que la desidia generalizada y el borreguismo de masas la mantienen soterrada, son cada vez más inaudibles y la luz se oscurece a un ritmo cada vez más frenético. Las élites económicas amasan cada vez más y más dinero mientras nosotrxs, aquellxs que con nuestro sudor y nuestra rabia, producimos día a día dicho dinero, nos vemos condenadxs a trabajar para ellxs, a aceptar sus condiciones y medidas, sus mentiras en televisión, difundiendo verdades a medias adaptadas a los intereses o necesidades del gran capital, sus oligarquías de mercado disfrazadas de democracia, su bipartidismo, fomentado por los medios comerciales al mismo tiempo que paralelamente, obvian cualquier mención a partidos minoritarios asegurando así la victoria de uno de los dos grandes partidos de tal manera que gane quién gane, se asegura la perpetuidad de las mismas estructuras. ESTAMOS HARTXS. Por nuestra parte, se han terminado los paseos felices y las sonrisas fingidas frente a la gloria de vendeobrerxs y miniburguesxs. EL TRABAJO ASALARIADO Y LA DINÁMICA Y CIRCUITOS DE CONSUMO CAPITALISTAS NOS DAN ASCO. 


Sólo falta una cosa. Quiero aprovechar para enviar desde aquí un mensaje a toda esa gentuza que se dedica a poner sonrisitas de falsa complicidad pero que despues, a la mínima oportunidad, apuñala por la espalda a ésxs en cuyo nombre dice hablar cuando chupan cámaras en los mítines, discursitos y en sus sucias manifas burocratizadas. Quiero enviar un mensaje a esos sindicatos que todxs, para bien o para mal, conocemos, comisiones obreras y UGT. Quiero deciros, malditxs bastardxs, que pronto pagareis cara vuestra sucia complicidad. Pronto sólo sereis un puñado de estómagos con ojos, sentadxs en su despacho lloriqueando. Estamos hartxs de que negocieis con lxs explotadorxs y asesinxs que pretendemos destruir. Estamos hartxs de palabras bonitas, de que jugueis a dos bandas y que trateis a lxs trabajadorxs que depositan en vosotrxs su confianza y su futuro laboral como si fuésemos putas piezas de vuestro tablero de ajedrez. Os garantizo que os arrepentiréis, tiempo al tiempo, a todx cerdx le llega su San Martín y lo dice un vegetariano. 


También quiero dirigirme especialmente a ti, que me lees. No sé si prestarás atención al artículo, o a lo que he dicho en otros. En realidad, me da igual. Sólo quiero pedirte una cosa, te lo suplico. Siempre dices que no puedes participar en la revuelta, que no puedes hacer nada contra este nuevo orden mundial que se está gestando en las cámaras de seguridad de las más poderosas entidades financieras. Me gustaría proponerte una forma de ayudarnos. No te pediré que te unas a nosotrxs en la próxima barricada contra los organismos armados, no te pediré que okupes un banco ni tampoco que dejes de trabajar de un día para otro pues sé tan bien como tú, que no puedo hacerlo. Posiblemente tengas una familia que alimentar, o seas parte de una. Es normal que te preocupes de tu gente, que no quieras ver a tus hijxs sin comida, sin ropa, sin escolarizar... y por éso no puedo pedirte que nos acompañes en este camino (aunque si quieres, en la frontera de nuestras ilusiones siempre hay sitio para lxs soñadorxs y para aquellxs que gritan ¡libertad! aún al borde de la muerte). Hoy no te hablaré de heroísmo, ni de revuelta. Sólo quiero que ahora, estés donde estés, seas quién seas, dejes de mecanizar tu vida y mires a tu alrededor en silencio. Pregúntate ahora si vale la pena. ¿Hasta qué punto condicionan el ritmo de tu existencia?, ¿cuánto cuesta tu voluntad, tu opinión, tu vida?. Es tan sencillo como ir a la biblioteca más cercana y recoger algún libro sobre política o economía social de alguno de esxs pensadorxs cuyas palabras el Estado intenta silenciar. Decía Isabel Allende que quién busca la verdad, corre el riesgo de encontrarla pero es la verdad la que nos hace libres. Nadie posee verdad absoluta, pero la verdad estriba en saber escuchar a lxs que están a tu lado, aunque discrepes con ellxs. Únete, no olvides tu ilusión. Aún hay resistencia.