"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Documental Okupa : Crónica de una lucha social

En el año 1996, un grupo de jóvenes partícipes del movimiento anticapitalista y otras iniciativas sociales autónomas con un fuerte afán por reconstruir un espacio deshabitado y abandonado para desarrollar un proyecto cultural autogestionado y fuera de toda lógica, circuito o estructura de mercado okupan el edifició que había albergado ya hacía mucho tiempo, el cine princesa, y por aquel entonces abandonado y destrozado por el tiempo y la memoria. Ubicado en la calle Vía Layetana en el centro de Barcelona y una de las calles más emblemáticas de la ciudad se transformó en un verdadero generador de democracia cultural, asamblearismo y autogestión, ejemplo a posteriori para decenas de jóvenes que siguieron su estela, liberando espacios por todo el Estado bien para vivir sin caer en la trampa de los bancos y sus hipotecas rompesueños o bien para utilizarlos como iniciativas culturales, locales de ensayo, locales sindicales etc... Tras varios meses de actividades del centro social, se produce, a día 28 de Octubre de 1996 un brutal desalojo por la policía nazi-onal la cual irrumpe con violencia en el inmueble en plena madrugada sacando a la gente entre golpes, bombas de gas y confusión. Algunxs activistas del centro deciden responder al atroz desalojo con violencia y son detenidxs y tras ser identificadxs, son puestxs en libertad a espera de juicio. Tras el juicio, algunxs son absueltxs y otrxs mantienen pendiente su sentencia. Finalmente, meses después, son absueltxs de todos los cargos al dictaminar la audiencia nacional que el desalojo había sido dictado por un juez de lo penal y no por un juez civil lo cual lo convertía en ilegal y por tanto, lxs okupantes que en ése momento se encontraban en el edificio, estaban realizando ejercicio de su derecho a la intimidad en la vivienda en el momento del asalto policial.

El resultado de la represión policial no fue sino el desencadenante de un auténtico fenómeno de lucha anticapitalista, basado en demostrar en pequeños espacios como con trabajo, apoyo mutuo, autogestiòn colectiva, horizontalidad, respeto y unidad, florece la libertad sin complejos ni ataduras, como un alma libre que lucha por salir de las cuatro paredes en las que la encierran éste sistema y su burocracia.

DERECHO A TECHO, 1 DESALOJO, 1000 OKUPACIONES.
DESALOJOS SON DISTURBIOS.