"A la vida es necesario brindarle la elevación exquisita, la rebelión del brazo y de la mente" Severino Di Giovanni.

sábado, 10 de julio de 2010

PER NON DIMENTICARE - GÉNOVA 2001 ¿QUÉ SUCEDIÓ?

A escasos 10 días para el cumplimiento de 9 años tras la muerte de nuestro compañero Carlo Giuliani en Génova durante unas protestas contra la cumbre del G-8 que por aquel entonces se celebraba en dicha ciudad, creo conveniente hacer una entrada en su honor y sobre todo, con el objeto de recordarle y de intentar contar una vez más lo sucedido, esclarecer un poco los hechos para esa gente que todavía piensa que aquel joven de 23 años era un terrorista.

Aquella mañana la policía cargó antes de lo previsto. Habían dividido la calle que llevaba al palacio presidencial en varias zonas y tenían permiso para llegar a la zona amarilla pero la policía no les dió tiempo siquiera a llegar allí. Pronto las calles fueron un campo de batalla. Pelotas, cócteles molotov, piedras, granadas de gas lacrimógeno y gas pimienta, golpes, tensión. La revuelta era salvaje y no daba señales de querer calmarse. Lxs manifestantes pedían a gritos el cese de la contaminación, de la pobreza provocada por nuestro mercado en otros países menos desarrollados, de la publicidad, el marketing y su cometido de generar nuevas necesidades de consumo supeditadas a los intereses económicos de las grandes corporaciones neoliberales, del terrorismo de Estado, de las mentiras en los medios, de las leyes monopolio, de la represión policial etc. y la policía respondía a estos gritos con bolas de goma y gas, con porrazos, puñetazos y patadas. Las barricadas ardían. Pronto comenzó la tragedia.


Un todoterreno de la policía de asalto, lxs carabinieri, se estrella en el medio de la reyerta contra una pared. Lxs manifestantes intentan entrar para conseguir armas pero un extintor SALE del coche hacia fuera, arrojado por un carabinieri que se encuentra dentro. Varixs manifestantes intentan abrir la puerta del coche sin éxito.
                                                 

Lxs manifestantes introducen un tablón por la ventanilla del todoterreno con la esperanza de poder romperlas y de ese modo entrar. En ese momento, en la parte trasera del coche un manifestante con casco de moto negro hace el amago de arrojar una piedra al carabinieri que se encuentra en el interior del vehículo y se percata de que éste tiene una pistola y le está apuntando directamente a la cabeza. Carlo Giuliani, con pasamontañas azul, observa el extintor en el suelo, ajeno al carabinieri armado el cual posiblemente todavía no le haya visto.
          
Carlo se agacha para recoger el extintor y al mismo tiempo, el manifestante del casco de moto negro echa a correr ante el carabinieri armado y en su huída, tropieza con el extintor que está recogiedo Carlo quién todavía es ajeno al todoterreno.
                                     

                                                                                    
El manifestante del casco negro tras tropezar con el extintor y con Carlo, ha caído al suelo. Carlo se levanta en ese preciso instante y antes incluso de hacer amago alguno de arrojarle el extintor, se encuentra de frente con el carabinieri armado quien en un santiamén, dispara. Carlo Giuliani recibe un balazo que le perfora el ojo izquierdo y atraviese su cabeza hasta salir por la sién. Cae al suelo agonizante pero todavía vivo.


Un manifestante se agacha a recoger una piedra y descubre a Carlo desangrándose por el orificio de bala. El pánico y la rabia se desatan.




Tras efectuar el disparo, el todoterreno empotrado emprende su huída y al dar marcha atrás, atropella a Carlo Giuliani, quién TODAVÍA SE ENCUENTRA CON VIDA, aplastándole el pecho y luego, vuelve a atropellarle para huír. Carlo es atropellado 2 veces, una marcha atrás y otra hacia delante, en la huída. Las fuerzas policiales se percatan del cuerpo de Carlo.


Algunxs de sus compañerxs intentan tapar la hemorragia y reanimarle pero ya ha perdido demasiada sangre, no obstante, al contrario de lo que han dicho los medios SU CORAZÓN TODAVÍA LATE EN ÉSTE MOMENTO.

Una de las enfermeras del hospital de campaña instalado en la zona para lxs heridxs atiende a Carlo y tras comprobar que ya no tiene pulso, se lleva las manos a la cabeza en señal de desesperación.

CARLO GIULIANI HA MUERTO.

Los medios manipulan la información y primero hablan de que la herida que causó la hemorragia, causa principal de la muerte de Carlo, había sido provocada por una pedrada proveniente de algún manifestante. Diré sobre ésto que los carabinieri y la policía acordonaron el cadáver de Carlo con el objetivo de que la prensa no pudiera grabar la herida pero no se pudieron salir con la suya y se esclareció días después que a Carlo le había matado una herida de bala. Ante esto, la burocracia política disfrazó una vez más los hechos y hablaron de que el carabinieri que efectuó el disparo (que por cierto, se llama Mario Placanica) había disparado a otra parte y que la bala había "rebotado en yeso" yendo a impactar en el cuerpo del joven manifestante. Poco después se volvió a esclarecer por investigaciones forenses que a Carlo le había alcanzado un impacto de bala directo pues le habían disparado desde una distancia inferior a 5 m. Ante eso se llevó al asesino a juicio pero la juez dictaminó que éste era un policía en prácticas y que había sido un error destinarle a aquella zona de la ciudad en aquel momento y que éste, se sintio en peligro y disparó en "defensa propia" por lo que el responsable del asesinato fue absuelto de todos los cargos. La mentira de la defensa propia ha quedado ya más que refutada pues las fotos muestran claramente que Carlo fué abatido segundos después de levantarse, antes incluso de hacer amago alguno de arrojar el extintor que había recogido. Además, como miembro de unas fuerzas de seguridad, el deber de su asesino era reducirle y no matarle si podía evitarlo por lo que, en caso extremo, pudo haber disparado a la pierna o a alguna otra zona no mortal. Una vez más los medios alegaron ante esto que el policía de asalto se encontraba en ese momento en una situación "muy tensa y peligrosa y que estaba muy nervioso". 

Placanica cambió su versión de los hechos hasta un máximo de 4 veces y en 2003, dos años después de su crimen, dijo que había sido utilizado por sus superiores para encubrir la responsabilidad de otrxs y se declaró abiertamente inocente al decir que la escena de los hechos había sido alterada por sus compañerxs y que el disparo que alcanzó a Carlo había llegado de otra parte exterior y que había sido efectuado por "otrx compañerx suyx" (nunca concretó nombre alguno). Tras hacer estas declaraciones cayó en una supuesta baja de enfermedad provocada por el estrés de los últimos acontecimientos y un día, mientras acudía a junto de su abogado para denunciar que estaba convencido de que alguien había manipulado su coche, tuvo un accidente en el mismo (perdió el control del coche, se salió de la carretera y chocó). Placanica sufrió heridas graves que le pudieron haber provocado una parálisis permanente e ingresó en el hospital donde se le prohibió a su familia ir a verle. El padre de Carlo declaró que no descartaba la posibilidad de que alguien hubiera manipulado el coche de Placanica pues éste había recibido varias amenazas tras las declaraciones falsas que había hecho recientemente en los medios locales. En el año 2005, Placanica fue relegado de su cargo en lxs Carabinieri por "no ser apto para las condiciones del trabajo" y alegaron su inhabilitación a unos supuestos problemas psicológicos.

En el año 2007, varios movimientos sociales relacionados con técnicas de acción directa y desobediencia civil activa protagonizaron varios actos en recuerdo de Carlo entre los que se contaba otra revuelta similar donde varixs compañerxs dejaron claro una vez más que por cada anarquista muertx, nacemos mil y que si quieren callarnos, la violencia no les servirá pues sólo aumenta nuestro odio y nuestra rabia.

A CARLO NO LE MATÓ UN TERRORISTA, LE MATÓ UN POLICÍA. ¿O QUIZÁS EN ESTE CASO, ESTAMOS HABLANDO DE LO MISMO?.

NO FUE UN ACCIDENTE, ¡¡¡TERRORISMO DE ESTADO!!!

CARLO GIULIANI, PER NON DIMENTICARE
VE EN PAZ HERMANO, HAREMOS QUE VALGA LA PENA.



ACTUALIZACIÓN 25/09/10 - Dejo un documental sobre este tema, espero que ayude a comprender lo sucedido. Difundid por donde os sea posible, gracias compis.